headerphoto

Los sucesos de Casas Viejas según Manuel Fornet

En septiembre del 2015 Manolo Fornet  presentó una exposición de pinturas en el centro cultural Jerome Mintz. Sin duda el cuadro más monumental era el de los sucesos de Casas Viejas. Es una visión muy particular, íntima, subjetiva, como todos los cuadros, de estos hechos.
Me interesaba mucho saber como se había hecho esa imagen de estos hechos. Me contó que su profesor de pintura le pidió que hiciera un cuadro sobre ellos, se documentó, consultó internet y con una serie de fotografías montó el cuadro. 



Es normal que cuando algún alumno sale a estudiar fuera le encomienden hacer trabajos sobre su pueblo natal, y ahí los sucesos, en el caso de B-CV tienen siempre las máximas papeletas. Pero la cosa ha cambiado bastante. En los años setenta un grupo de benalupenses que hacía magisterio realizaban un trabajo sobre ellos y fueron a preguntarle sobre ellos a Pepe Pareja. Cuando salieron de su casa tuvieron que responder a las preguntas de la guardia civil en el cuartel, que no entendía como se podía estudiar aquello. Luego pasaron muchos años y la gente seguía sin hablar. Llegaron los noventa, las obras de teatro, el libro de Mintz, el de la Tierra, muchos otros y la información sobre los sucesos se divulgó facilmente en el pueblo. 



Pero el gran cambio, como en otros aspectos de la vida, se ha debido a internet. La imagen que todo el mundo tiene de los sucesos se ha hecho a través de las fotografías. Sin las fotografías no hubiera habido documentos gráficos de ellos, y sin estos los sucesos no hubieran alcanzado la difusión mediática que lo ha hecho. Por tanto no se entiende la percepción que tiene hoy la gente sobre ellos sin las fotografías que han circulado profusamente por la red en los últimos tres lustros. Pero las fotografías no son acépticas, ni su elección. Tampoco internet es una fuente completamente segura y objetiva para conseguir documentos históricos.



En Casas Viejas el 11 y 12 de enero no había ninguna cámara fotográfica (y menos cámara de vídeo), por eso bajo ningún concepto puede haber fotografías sobre lo que ocurrió en ese momento. Todas las que se refieran a tiroteos, registros, enfrentamientos o quema del casarón son falsas, inventadas. Las que hay lo son del día 13 y recogen hechos posteriores o montajes aparentando los hechos acaecidos esos días. Por otra parte, la inmensa mayoría de las personas que aparecen en las fotos son gente de fuera, no hay víctimas (salvo las anónimas del cementerio), dominan aplastantemente las fuerzas de seguridad. Y por último, están los montajes. 



Las fotografías más famosas lo que quieren recoger no se corresponde con lo que está ocurriendo en el instante que se hace la fotografía.  El registro del casaron es una pose fotográfico, lo mismo que las fotos que recogen el incendio del casaron de Seisdedos, en este caso, con sesenta años de diferencia. Un análisis pormenorizado del cuadro de Fornet nos permite adentrarnos en los detalles de cómo se ha ido forjando la percepción de estos hechos.



La primera fotografía es una vista general de Campúa, es del día 14 de enero. Aunque hay mucha polémica para localizar el lugar concreto, me inclino porque la foto está realizada en las proximidades del cementerio viejo, hacia el este y por tanto lo que se ve es el Cañuelo, más allá la vega del río Álamo y al fondo la sierra de Alcalá. La segunda foto es de Sánchez del Pando, del día 13, cuando periodistas departen con guardias civiles y de asalto en la puerta del cuartel. Fornet se permite la licencia de dibujar un guardia civil muerto en la ventana del cuartel. La foto de la derecha es un montaje fotográfico. Es de Serrano del 13 de enero y asemeja un registro de un casarón. Como la tranquilidad era absoluta y los fotógrafos habían venido a cubrir el tumulto, al no existir se inventa. La última por la derecha es de Serrano y recoge el momento en el que están haciendo la autopsia a los muertos el día 13 en el cementerio. Pasamos al piso central. Empieza Fornet con una foto de Mintz, de principio de los setenta, donde aparece una niña en la puerta de una choza. Es una manera simbólica de retratar la pobreza. La siguiente foto es de Campua, apareciendo la Alameda. La siguiente es de Sánchez del Pando, también del 13 de enero y en ella aparece el sindicato de los invisibles totalmente destrozado. Termina este piso con otra foto de Campúa. En este caso un perro negro y los restos de la cama de Seisdedos sirven para fijar el lugar donde se encontraba su casaron. En el tercer piso, a la izquierda aparece la calle Nueva, no sabemos de quien es la foto, pero por sus característica parece ser de Campúa. Si conocemos que se realizó el día 13. Lo mismo que la siguiente de la calle San Juan, desfilando la guardia de asalto que había quedado al mando del teniente Sancho. La foto es de Serrano. Las dos siguientes también son un montaje, ya que son de la década de los noventa. En concreto de la película El Grito del Sur de Basilio Martín Patino, aunque mucha gente las fecha el 12 de enero de 1933. La penúltima es el Capitán Rojas con un guardia civil, no he encontrado fotografía de Rojas en la cárcel, creo que no la hay. Y la última es el azulejo que estaba en el monolito de la Alameda y ahora está en la plaza de los jornaleros.



A mí el cuadro me gusta y creo que se debería exponer permanentemente en algún edificio institucional del pueblo. Refleja la imagen que tiene  un benalupense de la segunda década del siglo XXI sobre unos hechos que pasaron hace más de ochenta años, pero que marcaron, marcan y marcarán el pasado, el presente y el futuro de este pueblo. Conocido es que quien se siente atraído por la pintura, también le atrae la fotografía. En el fondo se trata de atrapar un instante, aunque se utilicen diversas técnicas. Manolo Fornet refleja en este cuadro la percepción que tiene él de los sucesos. Una imagen basada en otras imágenes, algunas verdaderas otras tergiversadas, pero que son un exacto reflejo de la idiosincrasia de estos hechos. 

2 comentarios:

José Luis dijo...

la foto de Rojas con el guardia civil está tomada en la Audiencia de Cádiz durantecel juicio al capitan. El guardia que le acompañaces el teniente Martinez Pedre. El prenda que se sublevo el 18 de julio de 1936 en Medina Sidonia.

Al azulejo le falta la firma de quien realmente lo colocó en 1983 cuando el monumento estaba en la Alameda: la CNT.A hoy CGT. Al Ayuntamiento le debió parecer excesivo reconocerle la autoria y.cuando reepuso el monumento dobdd está h

Miguel A. dijo...

Excelente artículo Salus, como siempre. Encantado de leerte.