headerphoto

Los protagonistas foráneos de los Sucesos de Casas Viejas. Andrés López y Benito Pabón


De los muchos abogados que se relacionaron con los Sucesos, dos son los que más relación tuvieron con las víctimas;  López Gálvez y Benito Pavón. Los dos fueron perseguidos y acosados en la postguerra. López Galvez después de varios años en la cárcel, terminó huyendo hacia Madrid, Pabón Suárez tuvo que exiliarse, donde murió.


Andrés López Gálvez era masón y miembro del Partido Nacional Republicano de Sánchez Román. Fue el  abogado que representó los intereses de las tres familias de víctimas que ejercieron la acusación particular (Salvador Barberán, María Toro y María Cruz) contra el capitán Rojas, también representó a algunos campesinos en el Consejo de Guerra celebrado en junio contra ellos (Antonio y Sebastían Cornejo, padre e hijo, Antonio Cruz, Cristóbal Toro, Diego Fernández, Estebán Moreno, Francisco Quijada y Pepe Pareja). La madre de Francisco Quijada le dice a López Gálvez: “ Sávemelo usted¡ ¡Es el único que me queda! ¡Porque de dos que parí, al otro me lo mataron como un perro en la corraleta de “Seisdedos”!  Cuando llegó la Guerra Civil  fue detenido por los golpistas que le aplicaron la justicia al revés en 1937. Condenado a cadena perpetua, será puesto en libertad en abril de 1941. En 1942 se marchó a Madrid. Como tantos otros de los vencidos, la emigración fue la única salida posible tras conseguir la libertad. Rehízo trabajosamente su vida en la capital de España. Murió el 28 de septiembre de 1976.




Benito Pabón Suárez de Urbina, nació en Sevilla en el 25 de marzo de 1895 y murió en Panamá en 1958.  Militante de la CNT y abogado, como tal, defendió a muchos de sus miembros en numerosos procesos por todo el país. En el juicio de junio del 34 defendio a los siguientes campesinos de Casas Viejas: Juan Jiménez, José y Manuel Moreno Cabezas, José Pérez Franco, José González Pérez, José Monroy Romero y Manuel Vera Moya. Cercano al sindicalismo de Ángel Pestaña, fue elegido diputado nacional por Zaragoza en 1936. Defendió a los dirigentes del POUM catalán en el proceso que el estalinismo español les abrió en 1938. Amenazado de muerte, tuvo que salir del país, primero se dirigió a  Francia y posteriormente a Filipinas. En 1942, durante la  ocupación japonesa, denunciado por la Falange española en Manila, fue encarcelado para su extradición a España. Al terminar la guerra mundial marchó a México y finalmente se instaló en la ciudad de Colón, en Panamá, en donde fue profesor de la Escuela de Periodismo de su universidad. 
El apartado de Benito Pabón se ha hecho con los datos de José Luis Gutiérrez Molina

0 comentarios: