Los protagonistas de los sucesos de Casas Viejas. Y recapitulación.

Hoy hace cuarenta años que murió Franco y me parece un momento adecuado para terminar esta serie sobre los protagonistas de los sucesos de Casas Viejas. Las Ciencias Sociales no son exactas (los matemáticos dicen que las suyas tampoco). Tratamos con personas y si toda excepción tiene su regla, las personas tenemos muchas reglas y muchas excepciones. No obstante, los historiadores tratamos de buscar características, causas y consecuencias generales, siendo conscientes de que a los humanos la generalización no le sienta demasiado bien.




Entre el estudio de las víctimas de los sucesos y los protagonistas tanto del pueblo como foráneos he estudiado y publicado un post sobre 100 casos aproximadamente. De ellos sesenta son del pueblo y cuarenta de fuera. Me parece que podemos sacar algunas conclusiones a la vista de algunos datos. Por ejemplo entre los sucesos y la Guerra Civil murieron 38 personas, de ellas solo ocho no eran del pueblo (Manuel García Álvarez, Ramón García Chuescos, Ignacio Martín Diaz, Juan Gutiérrez López, Gregorio Fernández Artal, Arturo Menédez, Vicente Ballester y Miguel Pérez Cordón). De ellos hay cinco militares y tres políticos. Treinta casaviejeños que habían tenido relación con estos sucesos encontraron la muerte en el 33 o en la Guerra Civil, 25 en los Sucesos y 5 en la contienda civil. Sus nombres son Francisco Cruz Gutiérrez, Pedro y Francisco Cruz Jiménez, Juan y Jerónimo Silva Cruz, Fernando y María Lago, Josefa Franco Moya, Francisco García Franco, Juan y Manuel García Benítez, Manuel Benítez Sánchez, Manuel Quijada Pino, Manuel Pinto González, Andrés Montiano Cruz, Balbino Zumaquero Montiano, Juan Grimaldi Villanueva, José Utrera Toro, Juan Galindo González, Cristóbal Fernández Exposito, Vicenta Pérez Monroy, Joaquina Fernández, Manuel Cruz Montiano, Rafael Mateos Vela, Antonio Barberán Castellet, Antonio Cabañas Salvador, María Silva Cruz, Manuel Vera Moya, Juan Estudillo Mateos, Antonio Lino Reyes. Todos campesinos o pertenecientes a ese ámbito. Lo mismo que las muertes y las barbaridades se produjeron en los dos bandos, pero la comparación no resiste ni la prueba del algodón. 



De los cien casos, en seis ocasiones los protagonistas de estos sucesos abandonaron España para exiliarse en el extranjero  una vez finalizada la Guerra Civil. Son los casos de Manuel Azaña, Santiago Quiroga, Alejandro Lerroux, Eduardo Ortega y Gasset, Pedro del Pozo y Benito Pabón. Todos eran foráneos y habían tenido la política como actividad económica (el caso de Benito Pabón era abogado anarquista). En cuanto al exilio interior, aquellos que tienen que irse de su lugar de residencia, no sólo por cuestiones económicas sino por el papel que los vencedores le otorgan a los vencidos he contabilizado diez casos de ellos dos foráneos (López Gálvez y Antonio Suffo Ramos) y ocho locales (Antonio Durán, Juan Jiménez, Juan Sopas, Sebastián Pavón, Francisco Gutiérrez Rodríguez, Francisco Vargas Casas, Pedro Moya Paredes y José Pérez Franco), sin contabilizar a los que en los años sesenta se van a vivir a Torrent o pueblos próximos, que en este caso habría que añadirle seis casos más. En cuanto a la Guerra Civil los militares relacionados con los sucesos se adscribieron al bando de los golpistas (Pedro Salvo, Manuel García, Bartolomé Barba, Rafael Anarte, Manuel Rojas, Pardo Reina...) mientras que los campesinos, políticos republicanos, abogados lo hicieron al bando republicano. Como los políticos se exiliaron mayoritariamente, como única salida para no perder la vida, los que sufrieron la represión posterior en las cárceles franquistas fueron campesinos y miembros de la juridicatura. Así Ángel Butrón, Julio Ramos, López Gálvez, Enríquez Cardórniga, Antonio Suffo, Antonio Cruz, Antonio Durán, Cristóbal Toro, Juan Jiménez, José Pérez, Manuel Moreno, Manuel Vera, Miguel y Sebastián Pavón, Manuel Sánchez Olivencia, Sebastián Cornejo, Francisco Gutiérrez, Francisco Vargas, Francisco Rocha, José Rodríguez Quirós, Pedro Moya Paredes.... 21 en total de los cuales 16 eran campesinos de Casas Viejas.

Analizando la evolución posterior en la Guerra Civil y en el Franquismo de los que participaron en los Sucesos vemos como existe un hilo de conexión, una solución de continuidad entre los diferentes periodos históricos y lo que les ocurre a estos protagonistas. Observamos que todos los que atacan al poder, económico o político, a la larga, en esta triste historia de España, son devorados, aniquilados o castigados por ese poder que quieren eliminar o sustituir. También vemos que aquello que decía la canción que citaba López Gálvez sobre si habrían nacido sin estrella  los campesinos de Casas Viejas que la buscaban  en el firmamento y no la encontraba, era algo más que una bonita metáfora.


Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV