La Falange en Casas Viejas


La Falange Española apareció durante la tumultuosa Segunda República en torno a una serie de amigos oligarcas y señoritos del campo de Jerez. Así, el hijo del dictador Miguel Primo de Rivera , José Antonio y sus amigos Francisco Moreno Herrera, José Mora Figueroa Gómez Imaz (al que su sobrino José Ramón compró parte de las Lomas), Sancho Dávila Zayas, Merry del Val, etc que junto a otros exmiembros de la Unión Patriótica (el único partido permitido durante la dictadura de Primo de Rivera), militares retirados intentaron darle vida al proyecto falangista. Durante el bienio conservador, el 4 de marzo de 1934 se fusionó la falange con las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista de Onesimo Redondo, apareciendo la FE de la JONS.



En Medina Sidonia pronto apareció el partido falangista, teniendo problemas legales con el gobierno republicano, siendo varios de sus miembros encarcelados. Según escrito de 21 de abril de 1936 del ayuntamiento de Medina a la falange de Medina pertenecían entre otros los hermanos Manuel y José Patiño, Manuel Núñez, Javier Álvarez, Arcadio Ávila, Jorge González, Nicolás Jiménez, Antonio Rojas y Antonio Vázquez. 




En Casas Viejas no hubo miembros de la falange hasta que comenzó la Guerra Civil. Dice Mintz en Los anarquistas de Casas Viejas: “En Casas Viejas había un pequeño grupo de hombres, unos veinte aproximadamente, que se alistaron a la Falange. La mayoría eran miembros de la clase media, pero también entre los recientes conversos había unos pocos obreros especializados e, incluso, dos o tres campesinos entre los nuevos convertidos. A juzgar por los informes, los motivos de los miembros, como en toda organización, eran diversos: algunos se unieron por poder y prestigio; otros por provecho; y, otros, en busca de emociones y de una oportunidad de estar en el bando victorioso. Es imposible saber con certeza en qué acciones –si es que participaron en alguna- participaron. Antonio: “Tres días después de que empezara la revuelta, había aquí veinte o treinta falangistas. Eran trabajadores y gente de clase media: dos eran campesinos, uno era carpintero, y dos, albañiles.””



Del intento de formación de un grupo local de la falange en Casas Viejas es un escrito que recibe José Regino Vidal autorizándole el jefe local de Medina José María Patiño Pérez para que realicen las actividades oportunas que conduzcan a su consolidación como grupo: “Como jefe de Falange Española de Medina Sidonia autorizo a los camaradas de Casas Viejas para que hagan una suscripción en esta aldea con objeto de uniformarse y organizar el cuartel. Medina Sidonia 7-9-1936. Fimado el Jefe José María Patiño”.



En Casas Viejas no hubo Guerra Civil pero si consecuencias de que el golpe de estado hubiera triunfado en la provincia de Cádiz. Un grupo de falangista formado en Medina visitan Malcocinado y Casas Viejas. Asaltan y expolian las casas de Pepe Suárez y Curro Guerra en Malcocinado, queman y destruyen en Casas Viejas las dos sedes de los sindicatos, la de los anarquistas y la casa del pueblo y sede de UGT, que estaba en lo que hoy es el pub Pajarito. Ellos son los responsables de las muerte del camarero Benio y de los también socialistas pero que vivían en la Comunidad de Campesinos de Malcocinado Francisco Fernández y Francisco Guinea Pérez.
Andrés Muñoz Ladrón de Guevara



En cuanto al grupo de falangistas de Casas Viejas no tuvo excesivo protagonismo. En un principio estaba liderado por un maestro de origen madrileño: “El jefe de la Falange durante la guerra, Sergio, era maestro de escuela, y vino de Madrid…No teníamos miedo de la Falange local, sino de los de Alcalá y Medina, por el grupo local no mató a nadie del pueblo”.  Pronto le sucede Andrés Muñoz Ladrón de Guevara “que era falangista. Tenía capital. Tenía tierras y 100 vacas”. Este junto con José Regino van a denunciar a Ricardo Rodríguez Pérez Blanco, al que apoya el alcalde pedáneo, el hombre fuerte Juan Pérez Blanco y el cura Padre Muriel. El resultado favorable a estos últimos ( al igual que va a pasar en España cinco años después cuando se vislumbre la derrota de las potencias totalitarias en la Segunda Guerra Mundial) va a decantar el triunfo de la tendencia del catolicismo tradicional, más moderado que el falangista. Ello va a posibilitar la integración en el sistema franquista a través de la religión de un sector de la clase media que durante la Segunda República había optado por esta, además de que unido a la huida masiva a la zona republicana de los que habían optado por el Frente Popular hubiera tan pocos muertos en este pueblo comparado con el entorno. Este arrinconamiento del sector más radical del franquismo, representado por la falange, es una de las características del primer franquismo y se adelanta en cinco años, como ya he escrito a lo que luego pasa en el resto de España.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV