headerphoto

El carbón a través de la historia de Benalup-Casas Viejas. Explotación y elaboración de un horno de carbón. 6

En el proceso de elaboración y explotación de un horno de carbón vegetal hay que distinguir dos tipos de materias primas. Si se utiliza la madera de los árboles se denomina carbón de caña y es un combustible de mayor calidad que el de breña, para lo cual se requiere la leña de las cepas y las raíces.



Dice Agustín Coca en los Camperos: "En primer lugar, hay que conseguir la leña, materia prima imprescindible para poder  transformarla en carbón. Esta puede ser de dos clases: de breña o de caña. La leña de breña es la conseguida gracias a la extracción de los bulbos o cepas de diversas especies. Las más comunes en las vegas son los lentiscos, majoleto o acebuches. En las sierras el sotobosque del alcornoque y quejigo se aprovechaba entero: cepas de brezo- en sus distintas variedades- jara, madroño, etc. La leña de caña es la proveniente de las ramas del árbol talado o de los pies enfermos o secos. Es la leña conseguida de aquella superficie de la arboleda que se mantiene en contacto con el aire".



Uno de los factores que condiciona la calidad del carbón resultante es el tipo de leña que se use. El carbón proveniente de la leña de caña estaba más valorado en el mercado que el de cepa, al orientarse fundamentalmente al uso doméstico. El carbón de caña de más calidad se explota mediante jornal, a cuenta, a aparecerías o arrendamiento. Después de la Guerra Civil, con la subida de la demanda y el precio el proceso de apropiación de este tipo de carbón por parte de los propietarios y los remitentes fue absoluto. “El trabajo en cuadrillas y a jornal se asociaba a las dehesas en las que predomina el alcornocal o el quejigo, ya que la manera de realizar las podas o talas de estas delicadas especies, repercute directamente en otros aprovechamientos como son la producción de bellotas para la montanera o el descorche. Se ha demostrado cómo realizar estas faenas con el cuidado que impone los ritmos de trabajo asociados al jornal implica una mejora para estos otros principales aprovechamientos aumentando la producción de bellota, mejorando la forma del árbol, facilitando la pela y aumentando la cantidad y calidad de la producción”



Para el carbón de breña van a ser los grupos familiares los que se encarguen de su elaboración y explotación. En este tipo de carbón, de menor calidad, se suele llegar a acuerdos con los propietarios de las tierras y las leñas. “Estos grupos domésticos mantenían las dehesas de la temida matorralización, provocando la regeneración sucesiva de la maleza y la adaptación del sotobosque que permitía optimizar el aprovechamiento ganadero. Se alojaban al completo en chozas que ellos mismos se construían y complementaban sus economías con la labranza de algún trozo de terreno de bujeo (suelos arcillosos en medio de las areniscas) y el mantenimiento de algunos cochinos y cabras, previa autorización del dueño de la finca. También, esta mano de obra era aprovechada para distintos fines. Se trataba de una mano de obra disponible y dócil de suma utilidad cuando en determinados momentos se precisa para actividades concretas. Así se incorporan en las cuadrillas de corcheros, trabajan en los herraderos, los hijos menores hacen las veces de ganaderos, paveros o cabreros y las mujeres se emplean en las tareas de la limpieza del cortijo”. (Agustín Coca, Los Camperos)

0 comentarios: