headerphoto

Un siglo de iglesia en Benalup-Casas Viejas. La centralidad. La omnipresencia de la Iglesia. 13


Aunque con matices según la época, como veremos en otro apartado, la presencia de la iglesia católica, en Benalup-Casas Viejas, en estos cien años transcurridos desde 1915 ha sido absoluta. Tanto en intensidad, como cantidad, como calidad. La iglesia católica ha dominado el ámbito público y privado de las familias benalupenses. Fruto de ello es su implicación en todos los aspectos de la vida, no solo religiosos o morales, sino también políticos, económicos, sociales, culturales o lúdicos.




Como dice Mintz en Los anarquistas de Casas Viejas:” En los pueblos pequeños la sombra de la iglesia llegaba a todas las casas. Los  ritos y doctrinas católicos penetraban en la vida cotidiana: el saludo diario (¡Vaya con Dios!), el calendario; las misas; y una miríada de costumbres sociales ofrecían homenaje a Dios, la Iglesia y el cura. La Iglesia controlaba la educación: establecía las normas de conciencia y de conducta, ordenaba los ritos y archivaba las partidas de nacimiento, los certificados de boda y de defunción”.  



Prueba de ello son las fotografías que presentamos en esta entrada. La primera es un recordatorio de la misión de  los padres dominicos en 1947 o en la segunda el Padre Muriel espera la llegada el 30 de julio 1963 del gobernador civil, en la tercera y cuarta el mismo Padre Muriel aparece posando con el equipo de futbol de la localidad o en el homenaje a Antonio Del Río Ronda, el molinero, el practicante del pueblo durante muchos años. En la última aparece el cura Próculo Yébenes sacralizando el enterramiento en el nuevo cementerio de los restos de las víctimas de los  Sucesos que habían sido enterrados en la zona profana en 1933 y ninguneados durante más de cuarenta años.


0 comentarios: