Los protagonistas foráneos de los Sucesos. Antero Rodríguez, Julio Ramos y Ramón Enríquez

Julio Ramos Hermoso en 1919, durante su etapa militar en Larache. La Voz Digital
El primero que inicio las diligencias por los Sucesos fue el teniente García Castrillon, de la Guardia Civil, pero tenían un carácter administrativo. Luego aparecerán dos jueces más que se harán cargo del proceso, primero Antero Rodríguez y luego el capitán Julio Ramos, que fue el juez encargado de instruir el asunto del ataque al cuartel. Dentro de los jueces también vamos a analizar a Enríquez Cardóniga, el presidente del tribunal que juzgo a Rojas. Estos dos últimos llegada la Guerra Civil fueron depurados, juzgados y condenados. 




Antero Rodríguez Martín era el juez de Instrucción de Medina que llevó a cabo la primera diligencia judicial. En la mañana del día 12 se presentó en Casas Viejas para el  levantamiento de los cadáveres. Lo acompañaba el alcalde pedáneo Juan Bascuñana y el forense Salvador Jiménez Lebros.  Se dirigieron a la calle San Elías, Medina y Nueva, donde estaban los cuerpos sin vida de Rafael Mateo Vela, Antonio Barberán y los muertos de la corraleta de Seisdedos. El juez ordenó su traslado al cementerio. Lo hicieron en una ambulancia con la ayuda de Antonio Lara, José Bancalero, Enrique Alcedo, Manuel Pérez-Blanco y José Suárez. Luego fue a la casa de María Cruz donde  le informaron del nombre de los carbonizados. El 13 de febrero cedió la instrucción a la Jurisdicción Militar y remitió al capitán Ramos todas las actuaciones practicadas quedando unidas al procedimiento militar. Continuó su carrera judicial  durante la postguerra. Fue nombrado presidente de la Audiencia Provincial de Huelva el 2-2-1961 y se jubiló a la edad reglamentaria el 20-7-1974.



Julio Ramos Hermoso (Sanlúcar-1890, Cádiz-1965) era conservador, católico y republicano. Este amigo personal de Niceto Alcalá Zamora fue capitán de artillería, abogado, hombre culto y juez del Consejo de Guerra encargado de instruir algunos de los sumarios más relevantes en los años treinta. Julio  desempeñó el cargo de  juez instructor en asuntos relacionados con  las agresiones sufridas por las fuerzas del orden en Casas Viejas. Será, por tanto el juez que instruye el proceso contra los campesinos de Casas Viejas que atacaron el cuartel. Primero se hace cargo de las diligencias ya abiertas por el teniente García Castrillón primero y Antero Rodríguez después. No da por ciertos los fusilamientos hasta que Rojas confiesa. El informe realizado  constituye un verdadero documento histórico para conocer la situación económica y social de Casas Viejas en 1933. Ramos no apoyó a los sediciosos en julio de 1936 y fue juzgado y condenado a seis años de prisión en un Consejo de Guerra celebrado en Sevilla en marzo de 1938. Permaneció varios años encarcelado en el Castillo de Santa Catalina, el mismo lugar en donde estuvo Rojas. Tras sufrir condena, se reincorporó a su profesión de abogado. Falleció el 15 de marzo de 1963



Ramón Enríquez Cardóniga, gallego,  fue presidente del tribunal de magistrados que juzgó al capitán Manuel Rojas Feigenspan en 1934.  Había llegado a Cádiz desde la audiencia de Ciudad Real en 1932. En 1936, triunfante el Frente Popular, en abril fue trasladado a la Audiencia de Madrid que pasó a presidir hasta julio de 1936. Después del golpe de estado es encarcelado en Burgos hasta marzo de 1939. A la acusación inicial de haber condenado a Primo de Rivera por tenencia ilícita de armas, se le añadió   una actuación favorable a Azaña y Casares Quiroga  en los juicios contra Rojas. En realidad era una secuela más del enconamiento político en el que derivó la matanza, acusándolo de que al evitar  el trance de la comparecencia en la vista a Azaña y Casares esta actitud le permitió un rápido ascenso de la audiencia gaditana a la madrileña.. Enriquez Cardóniga fue separado de la carrera judicial. Continuó detenido dos años. Sólo logró la rehabilitación en 1947. Fue trasladado a la Audiencia de Palma como magistrado por 5 años. Se jubiló el 28 de octubre de 1955 en la Audiencia de La Coruña. 

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV