Los protagonistas foráneos de los Sucesos de Casas Viejas. Ángel Butrón Linares

El alcalde Ángel Butrón enseña a los periodistas el lugar desde donde dispararon los rebeldes en Medina. Foto Campúa
Ángel Butrón Linares nació en El Puerto de Santa María el 18 de noviembre de 1877. Se doctoró en medicina a comienzo de los años diez con una memoria sobre los tratamientos de la sífilis mediante fricciones mercuriales en Medina Sidonia. Era médico titular Inspector Municipal de la población. Republicano desde los años veinte, en 1931 fue nombrado alcalde de Medina y diputado provincial. En la Diputación ocupó durante un periodo la vice-presidencia. Abandonó el Partido Radical en 1934.



La noche del 10 de enero hubo un conato de revuelta en Medina pero fue repelido. En el periódico Crónica el carabinero José Canalejo Moreno declara: “Los revoltosos atacaron la ciudad en las primeras horas de la noche del 10. Se parapetaron en ese castillo que desde lo alto de la montaña domina por completo a Medina Sidonia”.  No podemos olvidar que la huelga general y el comunismo libertario se proclamaron en ambas localidades. Medina triplicaba el número de militantes del sindicato anarquista y era el centro y vanguardia de la comarca. Ángel incomunicado con la aldea, al ser eliminados el teléfono y el telégrafo, permaneció con sus escasas fuerzas de orden vigilando la ciudad, sin poder trasladarse a la “aldea”. La llegada del capitán Rojas a Medina alivió la tensión en ella. 
Ángel Butrón Linares. Archivo familiar



Por facilitar informaciones tanto a la prensa como por confirmársela a los diputados de su partido, como Guerra del Río, fue fulminantemente destituido de la alcaldía por el Gobernador Civil. El gobernador civil Pedro Pozo, que hace una pésima gestión de la crisis, no viene a Medina hasta el 18 de enero. Cuatro días después de los Sucesos el gobernador civil había cesado fulminantemente a Ángel Butrón, las razones según escrito de 17 de enero de 1933 son las siguientes: “Comprobadas personalmente las extralimitaciones sometidas por el Alcalde de esa D. Ángel Butrón Linares, ordenando comunicar con los detenidos a disposición del Sr. Juez de Instrucción, fuera de las horas de visitas y haber procedido a la destitución del encargado del Depósito municipal que se negó en el cumplimiento de sus deberes a llevar a efecto la orden del expresado Alcalde, motivando con esta alguna efervescencia en la población que pudo haber degenerado en una alteración del orden público, en uso de las facultades que me están conferidas por las disposiciones vigentes, he acordado suspender a D. Ángel Butrón Linares en el cargo de Alcalde del Ayuntamiento de Medina Sidonia, ratificando mi orden telefónica de ayer, debiendo hacer entrega de la Alcaldía al primer teniente Alcalde”. Posteriormente se tomaría como  causa oficial  la incompatibilidad entre el oficio de médico y de alcalde. Butrón fue otro más que se vio engullido por el torbellino de los Sucesos.
Foto Campúa. Periódico Crónica



Tras el golpe de estado no fue molestado. Sin embargo, en junio de 1938 su suerte cambió. Desde la Delegación de Orden Público de Sevilla se envió a la de Cádiz una carta en la que Butrón, el 18 de julio  de 1936, se ofrecía a Diego Martínez Barrio para defender la legalidad. El 6 de julio fue detenido y encarcelado en la prisión de Medina. Allí permaneció hasta noviembre cuando fue trasladado a la cárcel de Cádiz. La vista del consejo de guerra se celebró el 16 de diciembre. Fue condenado a 6 años de prisión y enviado a la Colonia Penitenciaria de la Isla de San Simón en Pontevedra donde los golpistas concentraban a los penados de más de 60 años.  Se le condena “como autor de un delito de exaltación a la rebelión militar en grado de frustración y por estimarse agravada su responsabilidad criminal, a la pena de seis años de prisión correccional, así como a las accesorias de suspensión de todo cargo, profesión u oficio y del derecho de sufragio durante el tiempo de la condena, sirviéndole de abono para el cumplimiento de la misma la totalidad del tiempo que ha permanecido en prisión preventiva”. Se le condenó, además, a pagar 500 pesetas, que no llegó a abonar, ya que en 1945 por carecer de bienes y los ingresos de su carrera ser insuficientes para atender a sus necesidades y las de su familia, se archivó el expediente de responsabilidad política. Los textos judiciales en torno a la condena del Dr. Butrón, como la de tantos otros,  son un estupendo ejemplo de injusticia y estulticia jurídica, cuya lectura produce vergüenza ajena y la natural indignación. Fue condenado a 6 años de prisión y enviado a la Colonia Penitenciaria de la Isla de San Simón en Pontevedra. La condena la cumplió durante un año y 11 meses, saliendo de la Penitenciaría el 6 de junio de 1940 en libertad condicional. En ese tiempo ejerció como Médico Auxiliar del Médico Oficial de la Isla a completa satisfacción “por su espíritu de trabajo y sacrificio”. La “liberación definitiva” se le concedió el 3 de julio de 1944. Regresó a Medina en donde lo habían desposeído de su plaza de médico municipal. Sobrevivió dedicándose al ejercicio profesional privado. Falleció en Medina Sidonia el 10 de septiembre de 1951.
Este post se ha realizado con las informaciones Eduardo Ángel Ruiz Butrón y José Luis Gutiérrez Molina.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV