headerphoto

Los protagonistas foráneos de los Sucesos de Casas Viejas. Pedro Del Pozo, Fernando de Arruginaga, Luis Gessa y Antonio Suffo

Los cuatro personajes que traemos hoy a esta sección fueron los representantes del gobierno que más cercanos estuvieron a los Sucesos. El primero no estuvo en Casas Viejas hasta el 18 de enero, los otros tres estuvieron desde el día como representantes del Gobernador Civil. A los cuatros los engulleron los Sucesos.
Pedro del Pozo Rodríguez, era ingeniero de montes, militante del partido Acción Republicana de Azaña (del que era amigo personal). Antes de serlo de Cádiz había sido gobernador civil en Ávila y Guipuzcoa. En Cádiz lo fue el 7 de diciembre de 1932 con lo que llevaba menos de un mes cuando ocurrieron los Sucesos. Veremos como a consecuencia de ellos dimite en marzo, por lo estuvo apenas cuatro meses en el cargo. Tuvo las primeras noticias sobre los Sucesos a las dos de la tarde, cuando ya Anarte controlaba la situación en el pueblo. Su primera decisión fue que marchara a Casas Viejas una ambulancia y una patrulla de Guardias de Asalto al mando del Teniente Fernández Artal, que aunque con destino en Sevilla se encontraba en San Fernando en previsión de posibles revueltas. A media tarde llegó a su despacho un telegrama de Artal comunicando la situación en Casas Viejas. La decisión fue que partieran hacia allí Fernando Arrigunaga como delegado informativo, su secretario personal Luis Gessa y el médico Antonio Ramos, militante también de Acción Republicana. 



Una vez transcurridos los acontecimientos,  el gobernador civil se sumó a la versión primera del gobierno sobre los hechos. Al principio manifestó que las muertes de los campesinos se habían producido durante el ataque al cuartel y más tarde  que habían sido producto del choque entre “extremistas” y guardias de asalto. Cuando se supo la verdad y el mismo Azaña la reconoció, Pedro del Pozo se sintió abandonado y dimitió el mismo día que Menéndez, el Director de Seguridad (8 de marzo de 1933). En el juicio a Rojas declaró por escrito  hasta febrero del 33 no había tenido noticias de los fusilamientos. Finalizada la Guerra Civil marchó al exilio, donde murió en Colombia en 1946. 



Fernando Arrigunaga Martín-Barbadillo era un empleado de la Junta de Obras del Puerto de Cádiz que a veces hacía labores de delegación e información para el gobernador civil. Estaba en el despacho del gobernador cuando llegó el telegrama de Artal. Inmediatamente se ofreció para ir a la aldea e informar de lo que estaba ocurriendo. Desde Cádiz parte a las seis y media de la tarde en un coche del diputado Aramburu  acompañado por tres guardias, el secretario particular del Gobernador y el médico Antonio Suffo. Va a tener un protagonismo especial en los diversos juicios pues será considerado como el delegado del gobierno que estuvo presente en los hechos. Así lo vemos en la pensión San Rafael cuando se toma la decisión de la razzia o convenciendo junto Artal a Rojas para que no queme las chozas de Casas VIejas. Una vez terminada la razzia de las siete de la mañana, dirigió unas palabras a los guardias y las termina pidiendo a estos que le secunden en los gritos de Viva la República. Terminada su labor, según sus declaraciones,  comunico lo ocurrido al Gobernador Civil, cosa que este negó posteriormente. Lo que sí sabemos con certeza es que también se lo contó al diputado por Cádiz Rodríguez Piñero, que a su vez se lo dijo a Guerra del Río y este a Lerroux. 



Luis Gessa Loayza era el secretario particular del Gobernador Civil Pedro del Pozo. Viajó a Casas Viejas en compañía del médico Antonio Suffo Ramos . Aunque Gessa pasó desapercibido, fue testigo de todo lo ocurrido y habló por teléfono con el gobernador y con Casares Quiroga la mañana del 12 de enero. Pese a que luego en los diversos juicios no declaran ninguno de los dos, van a ser los verdaderos delegados del Gobernador Civil.  Después de la Guerra entró como Secretario del Ayuntamiento de Algeciras, donde se jubiló el 3 de julio de 1972.



Antonio Suffo Ramos era uno de los militantes más destacados el republicanismo gaditano. Ejerció de delegado gubernativo en diversas ocasiones y acabó integrado en Izquierda Republicana, el partido de Manuel Azaña. Detenido los primeros días de la Guerra Civil, fue liberado y detenido en diversas ocasiones. Después es desterrado a Badajoz y, finalmente se le condenó a 20 años. La sentencia condenatoria de 1939  hace referencia al hecho de que durante los Sucesos de Casas Viejas fue delegado gubernativo. Otra prueba más de lo alargada que fue la sombra de Los Sucesos para los que se relacionaron con ellos.

0 comentarios: