headerphoto

El Benalup-Casas Viejas medieval. La economía musulmana. Los huertos y otras actividades

Además de los molinos, el segundo elemento característico de la economía musulmana son los huertos. Estos nos  los encontramos cuando termina la pendiente y en la misma ladera. Tanto los molinos como los huertos nos los encontramos en el relieve en cuesta con el que termina la mesa tanto al norte (Los Badalejos), como al oeste (Cucarrete y torre de Benalup), como al sur (Casas Viejas) 




El sistema de riego empleado es de origen árabe, acequias y tajeas, permanecen desde entonces en el pueblo. Aunque hay muy pocos estudios al respecto todos los indicios hacen pensar que la dehesa de las huertas apareció con la ocupación andalusí. 



Se ha podido comprobar que el regadío es una técnica que proviene del oriente próximo, donde la escasez de precipitaciones hace que aparezcan estrategias para compensar la falta de lluvia. Es con los musulmanes con la implantación del regadío cuando se da el mayor cambio cualitativo en la agricultura desde el Neolítico, el segundo sería en el siglo XIX con la desamortización. Muchos de los vocablos relacionados con el regadío tienen origen árabe. Se pueden dividir según el origen (manantial, canal, pozo…) captación (azud, aceña, noria…) conducción (acequia, canal…), regulación (alberca, aljibe, lago…), distribución (acequía, tajeas, sifones, alcantarillas –alcantara-)… 



Como dice Juan Abellán: “Los frutales fueron muy abundantes y variados en esta zona en la Edad Media. Las fuentes árabes hablan de cultivo de árboles frutales, que se regaban abundantemente, incluso en tiempos de sequía, cuando no había rocío. También aluden a las abundantes huertas. La abundancia de agua se manifiesta también en la extensión y distribución del cañaveral que había en las riberas de ríos y arroyos, producto que tanto aplicación tuvo para las huertas y la construcción de las chozas, por ejemplo”. 



Ya vimos como la alquería de Benalup, unía a la función militar la explotación agrícola. En ella sería importante tanto el regadío como el secano, a lo que habría que unirle la explotación ganadera. Esta explotación agraria implica una ocupación demográfica importante, ya que estamos ante una agricultura intensiva de óptima rentabilidad. Tienen dos cosechas, una de invierno (nabos, coles, zanahorias, puerros, acelgas, espinacas, alcachofas…) y otra de verano (calabazas, berenjenas, sandías, pepinos, melones, ajos…). Si en la época andalusí su explotación es más intensiva, en la Edad Moderna se redujo, pero no desapareció (las fuentes siguen hablando de la dehesa de las huertas). 



En cuanto a la explotación ganadera las fuentes hablan de importantes cabañas de vacuno, caprino, ovino y equino. Especial importancia tenía la caza. El mismo Abellán dice: “La cora de Sidonia era un excelente lugar para la caza de aves debido a su posición geográfica, que la situaba en una zona de paso, de migraciones, de numerosas especies que llegaron a dejar huella en la toponimia…Otro testimonio lo ofrece Ibn Hayyan, quien recoge de al-Razi que el emir “Abd al-Rahman II solía venir a Sidonia a cazar grullas. S afición fue tal que los andalusíes le dieron a esta ave el nombre de “Abdarramía” (la de “Abd al-Rahman”)… Algunos siglos después, la Crónica de Alfonso XI informa que cuando este monarca emprendió la conquista del Estrecho plantó su pabellón de caza en la laguna de la Janda, y durante unos días se dedicó a cazar cisnes”.  


En cuanto a las especie vegetales dice el mismo Abellán: “En la ribera de Sidonia se halla también la variedad de palmera enana, llamada muql, cuyo cogollo es tan grande que alcanza el volumen de un corazón de palmera. Las hojas de la misma planta sirven también para fabricar tamices en sustitución del esparto”.

0 comentarios: