headerphoto

Los protagonistas foráneos de los Sucesos de Casas Viejas. Santiago Casares Quiroga y Arturo Menéndez López


Azaña, Casares Quiroga y Arturo Menéndez  serán los miembros del gobierno en los que la oposición focalice la responsabilidad de Los Sucesos. Casares Quiroga era el Ministro de Gobernación, Arturo Menéndez López era el Director General de Seguridad cuando ocurrieron los hechos. Sólo él último sera procesado por los Sucesos. Los tres tienen un final trágico en la Guerra Civil, los dos primeros tienen que exiliarse y el tercero es asesinado por los partidarios de los golpistas.

Santiago Casares Quiroga fue el líder y fundador de la Organización Republicana Gallega Autónoma (ORGA), participó en el Pacto de San Sebastián (1930), una plataforma integrada por los principales partidos de la oposición a la dictadura de Primo de Rivera para propiciar la caída de la monarquía de Alfonso XIII. Unió su carrera política durante la II República a Manuel Azaña, del que era amigo personal. Ocupaba el cargo de Ministro de Gobernación en enero de 1933. Conocido lo sucedido en Casas Viejas la mañana del 11 de enero, de él partió la orden de que se tomara la choza de Seisdedos aunque hubiera que incendiarla. El día 15 enviaba al periodista y diputado radical socialista Antonio de la Villa a Casas Viejas para que averiguara realmente lo sucedido.   



Casares Quiroga causa baja temporal en el gobierno el 30 de enero retirándose convaleciente de una enfermedad a Ronda, por tanto el debate parlamentario le cogió fuera de juego y Azaña tuvo que asumir todo el protagonismo y desgaste. En el primer juicio a Rojas en mayo de 1934 tanto él como Azaña declararon por escrito, en el segundo (en junio de 1935) debieron  acudir personalmente  como testigos. Era el presidente del gobierno el 18 de julio cuando se produjo el golpe de estado. Al final de la contienda marchó a Francia junto a Azaña y Martínez Barrio tras la caída de Cataluña. Murió en el exilio en París en 1950.



Arturo Menéndez era Director General de Seguridad en enero de 1933. Será quien ordene a Rojas y su compañía, llamada Murcia,   que se dirija a Jerez para reprimir las revueltas obreras.  La noche del 10 de enero acude a la estación de Atocha a despedirlos. También es el que envía un telegrama a Jerez ordenando a Rojas que se dirija a Casas Viejas. Cuando en marzo Azaña decide dar luz verde a una comisión parlamentaria oficial, Arturo Menéndez  crea un expediente administrativo sobre los Sucesos. En él Artal empieza a contar lo que realmente ocurrió. En ese momento dimite, presionado además por la polémica política desatada; corría  marzo de 1933 y posteriormente será encarcelado. Era el peaje que pagaba la administración por los Sucesos, pero pronto el expediente fue sobreseido y puesto en libertad. 



Más tarde es nombrado delegado del gobierno en el puerto de Barcelona.  En la revolución de octubre de 1934 (bienio de derechas) participó en las revueltas de Barcelona, tras lo cual huyó a Francia donde estuvo exiliado hasta que se acogió a la amnistía de febrero del 36 efectuada por el Frente Popular. Fue fusilado en Pamplona el 5 de agosto de 1936 por el bando golpista, había sido atrapado en Calatayud cuando pretendía llegar a Madrid desde Barcelona en tren.

0 comentarios: