headerphoto

Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. Conclusiones y 35

Termina con este post una serie de 35 artículos, de las más grandes de las que he  hecho. He elegido los 33 casos más significativos, los que más se significaron y los que más represión sufrieron, aunque la nómina de participantes supera el centenar yo creo que con el estudio de esta treintena es más que suficiente para profundizar el perfil antropológico de estos personajes con historia. Por eso el último de post de la serie está dedicado a las conclusiones generales.

Para no perdernos y que la exposición no resulte compleja vamos a dividir las conclusiones en aquellas que tienen carácter general para todos estos participantes y las que se pueden dividir por grupos. Salvo las excepciones correspondientes (dos zapateros, un vendedor ambulante y un maestro itinerante) son jornaleros que trabajaban eventualmente en tareas agrícolas, ganaderas y forestales (el carbón y la corcha son muy importantes entre sus ocupaciones) y que completan con actividades depredadoras como la caza furtiva, los espárragos, los caracoles, las tagarninas, etc. Todos sufrieron cárcel por su participación en los Sucesos, bien posteriormente o cuando fueron apresados una vez terminada la Guerra Civil como en el caso de Curroestaca y Juan Sopas. Todos los que sobrevivieron sufrieron el estigma de "rojos de los Sucesos" en el franquismo, pero hubo 10 que el grado de seguimiento y acorralamiento fue superlativo (Tariero, Antonio y Francisco Durán, el Boticario, Miguel y Sebastián Pavón,  Pepe Pilar, el Tuerto Manguita, Juan Sopas y Moyita).



En cuanto a las características que se dividen en grupos podemos hablar en primer lugar de la procedencia de la familia. No parece casual que dominen las familias procedentes de la Serranía, los sopacas que venían en verano a segar y algunos se establecían en la zona, muchos en Casas Viejas directamente y otros previos estancia en la sierra o en Alcalá o los Barrios. Así el 60% de los estudiados provienen de pueblos como Juzcar (4), Guaro (3), Faraján (3), Ubrique (2), Monda, Igualeja, Adra, Gaucín y Villanueva del Rosario. Otro 30% procede de Medina Sidonia, jornaleros que empezaron trabajando en tareas estacionales en Casas Viejas y luego establecen su unidad familiar definitiva en lo que ellos llaman "aldea".



Hemos visto como todos son encarcelados por su participación en los hechos, pero no están en la cárcel el mismo tiempo. De los treinta siete no son procesados en el juicio de junio del 34. De los 23 que sí lo son la mitad aproximadamente son absueltos o condenados a un año y la otra mitad a dos años más, hasta seis que fue la máxima para Gallinito. Pero con la excepción de este, los hombres que tuvieron más protagonismo en los Sucesos y eran clasificados como "campesinos con ideas" u "obreros conscientes" son los que a menos penas se les condena, mientras los que estaban menos politizados y tuvieron menos protagonismo fueron los que estuvieron más tiempo en la cárcel. Ello se debe a que el grado de instrucción en el juicio fue superficial, a que no consiguieron averiguar el papel real de cada uno, a que los "campesinos con ideas" estaban acostumbrados a trabajar en la clandestinidad resguardándose de las autoridades y, sobre todo, a que las máximas penas fueron simplemente para los que dispararon contra el cuartel y eso fueron aquellos que tenían fama de buenos cazadores y tiradores, no que estaban más implicados en el sindicato. 



Otra división que podemos hacer es el grupo de los obreros conscientes y de los que no, de los que tienen un especial protagonismo en los Sucesos y de los que tienen un papel secundario. Al primer grupo pertenecen nueve (Gallinito, Antonio Durán, Monroy, Pepe Pilar, Andrés Candón, Curroestaca, Sopas, Pepe Pareja y Juan Estudillo), veintiuno al otro. En cuanto a la evolución posterior de sus vidas, destaca lo ocurrido durante la Guerra Civil. De los treinta solo ocho no participan de ninguna forma en ella. Los otros 22 lo hacen de una u otra forma a favor de la República y en contra de los  sublevados. Analizados los 22 sumarios que se le abren a estos campesinos cuando vuelven a Casas Viejas, en todos el hecho de haber participado en los Sucesos aparece como causa de la huida y del fallo que es condenatorio. Podemos establecer varias categorías. Por un lado 6 son juzgado en marzo de 1937 pues son los menos comprometidos y señalados y al caer Málaga vuelven a Casas Viejas pensando que no les iba a ocurrir nada. Ninguno de ellos participó en acciones militares y los siete meses que estuvieron en el frente republicano trabajaron en los cortijos y huertas de los pueblos malagueños. Les caen de cuatro a doce años pero es conmutada la pena y salen de la cárcel a lo largo de 1940. Trece de ellos, los más comprometidos y señalados, una vez que ha caído Málaga se interna en la zona republicana, pues no vuelven a Casas Viejas temiéndole a las represalias que les esperan. Nueve participan en acciones militares y cuatro trabajan en colectividades agrarias anarquistas. Cuando terminan la guerra, la mayoría vuelven y son encarcelados. Tras juicio sumarísmo de urgencia son absueltos por la eximencia de miedo insuperable. Pero hay cinco que pierden la vida en la contienda; María Silva  en Paterna en agosto del 36, Gallinito en acción de guerra, Juan Estudillo se suicido al inicio, Vera Moya en la cárcel y Antonio Lino en el campo de concentración de Mauthausen. De los casos estudiados y conocidos la mitad emigra a otras zonas y la otra mitad vive hasta que muere en Benalup-Casas Viejas. Dentro de las zonas de recepción domina aplastantemente Torrent, pero hay otras zonas como Sevilla, Algeciras, Jerez... Las causas son económicas, pero también políticas, lo demuestra el hecho de que sea el grupo de "campesinos con ideas" el que más se ve afectado por la emigración. La fecha de la muerte de estos participantes también es significativa. Hay un grupo de cuatro que mueren durante la Guerra Civil, el grupo más importante lo hace durante el franquismo, con casos tan trágicos como dos suicidios y otro grupo que muere ya en democracia. 



Para terminar podemos concluir que este grupo mayoritario de jornaleros que intento cambiar las pésimas condiciones de vida salio derrotado, sufriendo cárcel y represión no solo durante los Sucesos, sino durante el resto de su existencia. Si hay algo común a este grupo es que por mucho que buscaron su estrella no la encontraron, o porque no tenían o porque se la habían robado. Echaron un pulso al poder político y económico y no consiguió sus objetivos, viéndose sometido a un continuo y largo exilio interior o/y exterior. El hostigamiento, la persecución, las penurias económicas... son fenómenos comunes a todos ellos, que además afecta también a su familia, muchas de las cuales se rompen en este complicado proceso. Voy a dar un giro a la serie y aunque continué con los protagonistas de los Sucesos en este caso me voy a centrar en aquellos que no eran del pueblo, los foráneos. Pero eso será ya en la temporada próxima, en septiembre.

0 comentarios: