Facebook y la política local. Y 3


Como resumen de todos estos aspectos negativos voy a recoger las recientes declaraciones de Umberto Ecco: “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas. La televisión ha promovido al tonto del pueblo, con respecto al cual el espectador se siente superior. El drama de internet es que ha promocionado al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad".




Evidentemente Ecco es partidario de establecer una serie de filtros que limiten esas posibilidades y en suma limen la democratización de la vida política y social  que implican estas redes sociales. Algo así como ponerle puertas al campo o al mar. Este elitismo político de Ecco me recuerda a aquellos que todavía defienden el sufragio censitario, que voten solo unos pocos, aunque ahora cambien el dinero por otras cosas, como los estudios, por ejemplo. De ahí a legitimar la supremacía de las decisiones de los mercados sobre la de los pueblos me parece que existe poca distancia. 



Mi opinión personal es que Facebook, las redes sociales e internet en general son propios de la sociedad actual y tiene sus ventajas y sus inconvenientes. No creo que Facebook fuera fruto de una brillante idea de Mark Zuckerberg y gracias a ese genial invento hayan cambiando nuestras vidas. Más bien, opino al revés, nuestras vidas habían cambiado y exigían instrumentos que permitiera la universalización y democratización de la información. Si Zuckerberg no hubiera ideado facebook para la universidad de Harvard, otro lo hubiera hecho para otro colectivo. La necesidad es lo que provoca el invento, no lo contrario. 



Al convertirse Facebook en un instrumento y una herramienta tan importante y de tanta centralidad en nuestras vida hay que incluirla en la educación, tenemos que aprender a utilizarla y a convivir con ella. Hay que posibilitar que cada persona adquiera las herramientas necesarias para discernir acerca de la información que circula, poder establecer lo que es verdad y lo que no es, sobrevivir a la sobreinformación y la desinformación y luchar entre la saturación y sobreestimulación de internet. Siendo conscientes, que hoy más que nunca tiene más vigencia aquella vieja frase de Bacon de que la información es poder. Por eso me parecen un tanto anacrónicas las posiciones antifacebook radicales. 



El Facebook no es malo, ni es bueno, tampoco nos hace más inteligentes, tontos, críticos o sumisos, sino que todo depende del uso que hagamos de él y como todo, esto también se aprende y es necesario dotarnos de las estrategias para una correcta utilización. Eso sí, el facebook está lleno de información (y por tanto de poder), que hay saber consumir, utilizar, digerir y enfrentarse a ella. Facebook es un reflejo de la sociedad actual, culpándolo de todos los males de la sociedad actual solo estamos matando al mensajero, como cuando en Grecia mataban al portador de las malas noticias sobre la guerra. 



Me manda por correo electrónico Fran Sánchez Mazo lo siguiente sobre este tema: "Es ya habitual la expresión "por culpa del Facebook...", como si el Facebook tuviera la culpa de que la hayas liado parda con tus comentarios. La culpa será tuya, usuario, de tus dedos rápidos y furibundos (esa ortografía, por favor). La culpa será tuya, usuario, de la mala leche que te permites gastar gracias a la distancia que hay entre la pantalla y la persona a la que te diriges (mala leche que no tendrías huevos de gastar en un cara a cara). La culpa será tuya, usuario, de que no te informes antes de opinar y no contrastes la información y te creas lo primero que te digan (siempre hay dos o más versiones). La culpa será tuya, usuario, de que te vengas arriba entre la masa a ver quién dice la barbaridad más grande (como aficionados de fútbol en las gradas). La culpa será tuya, usuario, que aprovechas que el Celemín pasa por Benalup para ajustar cuentas personales y desahogarte. La culpa será del conductor que va a 200, no del coche que se estampa". 


El mismo Fran dice muy acertadamente: "Tienen los partidos políticos y los usuarios la responsabilidad civil de usar las redes sociales con dignidad: comentarios anónimos, NO. Caza de brujas, NO. Hay que dar ejemplo y comentar desde el respeto y la educación. La libertad de expresión sí, pero sin insultos, menosprecios, injurias o calumnias... Se pueden establecer debates polémicos, argumentados en un tono correcto. Y se puede ser firme sin recurrir a la violencia verbal. Las instituciones tiene que usar las redes sociales para informar, no para hacer propaganda ni emitir juicios de valor: la noticia principal no es que un político haya visitado una obra, la noticia es la obra".  



Si me tuviera que mojar un poquito más, entre el pragmatismo y el elitismo intelectual del viejo cascarrabias de Umberto Ecco y la utopía y candidez de lo que opina Andes García, con sus matices, me quedo con el segundo, pero que no sirva de precedente. Soy de los que piensa que los peligros de la libertad solo se combaten con más libertad. 

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV