headerphoto

Ratataplas Número 1. 2. ¿Qué pasa con nuestros monumentos?

Parece ser que los benalupenses nos olvidamos que tenemos bienes culturales tan importantes como el "Convento del Cuervo y las cuevas del "Tajos Figuras". 
El Monasterio de San José del Cuervo fue construido en el siglo XVIII por los carmelitas en nuestra sierra, conocida como Sierra del Cuervo. Esta gran obra se encuentra totalmente abandonada y en ruinas, pasto de una especie de rapacidad incontrolada de algunos humanos.

Las Cuevas del Tajo de las Figuras pertenecen al Paleolítico inferior y representan uno de los periodo más trascendentales y esplendorosos de la historia de Casas Viejas.
Numerosas manifestaciones pictóricas embellecen las paredes de estas cuevas. 



Es necesario remontarse a principios de este siglo para tener noticias de las primeras investigaciones científicas del terreno. Tanto los prehistoriadores españoles Eduardo Hernández Pacheco y Juan Cabré como el francés H. Breuill acompañado de M. Burckitt recorrerán la zona en un momento aún virgen de curiosos y encontrarán las pinturas en un buen estado de conservación, sólo atacadas por los factores erosivos propios de la naturaleza. Otros muchos investigadores sucederán a estos y, tras ello, una ralea de esquilmadores y corruptores de pinturas rupestres.
El estado de las pinturas es realmente deplorable. Una sistemática labor de depredación por parte de curiosos de nuestra época unida a la propia erosión ha puesto en peligro la conservación de estas realizaciones artísticas del hombre prehistórico. El 25 de Abril de 1924 el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes declaró Monumento Histórico Artístico las Cuesvas del Tajo de las Figuras.



Después de tener conocimiento de todo esto a nosotros sólo nos queda mostrar nuestra preocupación por la falta de interés que existe en Benalup por nuestras manifestaciones culturales. Pero falta de interés tanto por parte del Ayuntamiento como por parte de los ciudadanos. ¿Qué ha hecho el Ayuntamiento por estos dos monumentos? Prácticamente nada.



¿Qué hemos hecho los ciudadanos? Pues destruir, destruir y destruir. Parece mentira que muchas personas disfruten con el mero hecho de atentar contra reliquias históricas. Esperemos que algún día, no muy lejano, alguien tome cartas en el asunto y ayude a recuperar "algo" de nuestro pasado.
El artículo es de 1988, 27 años después su reivindicación está de plena actualidad y la situación no ha mejorado significativamente.

0 comentarios: