Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas, Manuel Moreno Cabeza. 33

Manuel Moreno Cabeza y Gallinito a su derecha. A la derecha de nuevo Rompemontes

Con el caso de Manuel Moreno Cabeza vamos a analizar seis características comunes a muchos de los que participaron en los Sucesos y sufrieron represión y persecución por ello. Manuel Moreno Cabeza “Rompemontes” Nació el 30 de mayo de 1891, su padre fue  Rafael Moreno Moreno y su madre Cristobalina Cabeza Sánchez, tenía 6 hermanos más (Antonia, Andrea, María, Francisco, Ricardo y José, estos dos últimos detenidos por los Sucesos) y sabía leer y escribir.
Pertenece al grupo mayoritario de campesinos participantes en los Sucesos cuya familia procedían del valle del Genal, en este caso de Guaro. De hecho cuando salta la Guerra Civil ante el pánico que se apoderó de los que habían participado en ellos él marcho vía Alcalá y la Sauceda hasta Guaro donde se escondió en casa de familiares que tenía en ese pueblo. El hecho de haber participado en los Sucesos, junto con el de escaparse a la zona republicana van a ser las causas de que a él y a los del grupo que regresó en febrero del 37 tras la caída de Málaga le caigan 12 años y un día de prisión que luego fue conmutada por cuatros años. Como el resto de este grupo no había participado en ningún tipo de acción militar, deambularon por los pueblos de Málaga buscando trabajo y comida, huyendo de las posibles represalias que les podían caer en Casas Viejas. Cuando volvieron fueron directamente a la cárcel. La tradición familiar habla de visitas andando desde Casas Viejas a Medina para verlo encarcelado en esta época. 



Aunque en los Sucesos no pertenecía al grupo que tuvo más protagonismo y liderazgo lo condenaron por su participación a cincos años, ya que al ser buen cazador se apostó en los casarones con los muros a medio construir en frente de los cuarteles y fueron acusados de haberle dado muerte a los dos guardias civiles. También consta su participación en el incendio de los papeles de la oficina de arbitrios, un acto poco pragmático, pero muy significativo, pues simbolizaba la quema de los papeles burocráticos que había en el pueblo. Como los otros cinco permanecieron en la prisión del Puerto de Santa María hasta que se celebró el juicio en junio de 1934. Estuvo en la cárcel de Medina, el Puerto y Ocaña. Salió de Ocaña con la amnistía del Frente Popular de febrero del 36.
Manuel Moreno Cabeza con su hija María, su yerno Pepe Mañez y sus nietas en Torrent




Tras salir la segunda vez de la cárcel en 1940 sufre los años del hambre y la miseria del franquismo, agravada por la persecución y vigilancia de la Guardia Civil a la que se vieron sometidos los que habían participado en los Sucesos. Trabajó en el campo, como carbonero, buscándose la vida con la caza, los espárragos, las tagarninas… y siempre con el seguimiento estrecho de las fuerzas del orden. Vivió en la calle San Miguel hasta que a principios de los sesenta emigró a Torrent. Allí había emigrado su hija María no sólo por causas económicas, sino también políticas, huyendo del ambiente opresor que reinaba en Benalup. Manuel Moreno, ya con setenta años se va con ella. Allí vive con su hija María. Parece que la suerte le ha cambiado y pasa una buena temporada en Torrent hasta que su hija muere y se tiene que volver con sus otras dos hijas a San Fernando. Otro golpe más en su dolorosa vida. En la Isla pasa los últimos años de su vida ayudándole a su hija vendiendo chucherías en la puerta de un parque infantil. Muere a principios de los setenta, sin conocer la llegada de la democracia y sin encontrar la buena estrella que tanto había buscado, como tantos de los que habían participado en los Sucesos. 



Como el resto de los que participaron en estos hechos su lucha por la libertad, por mejorar y prosperar, sus actuaciones públicas se vieron sepultadas por un manto de silencio. De hecho, un nieto suyo, profesor de la facultad de Matemáticas de la Universidad de Cádiz se va a enterar de muchos de los detalles de la vida política de su abuelo por este blog. El poder y los poderosos habían conseguido su último objetivo; que los intentos por mejorar las condiciones de vida de ellos y sus semejantes no fuesen considerados dignos de ser conocidos, contados y transmitidos, ni entre la familia siquiera. 

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV