Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. José Pérez Franco "Pata de Paño". 31

El pasado importa más, la mayoría de las veces, para explicar el presente que para entender lo que ha ocurrido en otro tiempo anterior. Por ello los Sucesos de Casas Viejas, desde 1933 hasta la fecha han sido tan manipulados, tergiversados y falsificados, como voy a poner de manifiesto a través del personaje de la entrada de hoy, José Pérez Franco, Pata de Paño. A Ana, Gema, Carolina e Irene en su trabajo sobre los 26 de Casas Viejas le dijeron: “Era sobrino de “Seisdedos”, era uno de las mismos, de ideas. Participó en los Sucesos, era el más joven, con tan solo unos 18 años, ya era político y tenía problemas con ese tema, también lo metieron en la cárcel por cuestiones de política, como todos los que están en esta foto”. Sus informadores eran personas mayores del pueblo que lo habían conocido. 




José Pérez Franco “Pata de Paño” había nacido en Casas Viejas el 29-8-1910. Hijo de Juan Pérez y Francisca Franco Moya. Muy pronto se quedó huérfano de padre y como la madre no podía criar a todos los hermanos este se fue a vivir con un amigo de la familia Francisco Gutiérrez Barragan, según aparece en un incidente en el que se vio envuelto con un guardia municipal en 1934. Era propio de este tipo de sociedad la solidaridad y la familia de base ancha, al igual que los matrimonios no institucionalizados, como hemos visto en muchos casos de esta serie. 



Pata de Paño tenía 4  años la primera vez que se formó el sindicato de oficios en Casas Viejas para mejorar las condiciones de vida de los campesinos. Al año siguiente dentro de una oleada de huelgas provocada por la lucha contra el destajo y la carestía de la vida derivada de la no intervención de España en la primera Guerra Mundial ocurrió el incidente de Gaspar Zumaquero, la prohibición del sindicato y el encarcelamiento de sus principales militantes con José Olmo a la cabeza. En época de la Restauración y la dictadura no se dieron las circunstancias para que volviera el sindicato pero proclamada la Segunda República se reabrió y Pata de Paño, al igual que los de su situación social se apuntó al sindicato anarquista. 



Pero la República aunque intento aplicar una legislación reformista que favoreciera a los campesinos, fruto de sus propias contradicciones y de los obstáculos que opusieron los propietarios condujo al desencanto de los campesinos lo que llevó a muchos motines y revueltas, como el que protagonizaron en junio del 32 en donde con motivo de una huelga revolucionaria los campesinos de Casas Viejas también cortaron el teléfono para aislar “la aldea” de Medina, donde residía un poder institucionalizado más consolidado. Estos dos precedentes, el del 15 y el del 32, en medio de un contexto latifundista, del problema de la tierra iniciado con la desamortización, del subdesarrollo de todo tipo y de la dependencia política sobre Medina colocan a Casas Viejas en lo que Clara E. Lida llamó la ruta del descontento. Ya está más que superada aquella versión de los Sucesos que dio  Eric J. Hobsbawm que los consideraba fruto de una estación del año, el invierno cuando escasea el trabajo, fruto de un impulso aislado y espontaneo, un incidente o accidente fortuito y protagonizado por los miembros de un mismo clan o familia. En definitiva unos rebeldes primitivos, como se titulaba el libro donde exponía esa tesis.   



Pérez Franco era sobrino de Josefa Franco Moya, la viuda del hijo de la compañera de Seisdedos y por eso lo confunden las fuentes orales con sobrino de Curro Cruz. Es verdad que en la foto hay también otros parentescos, como los dos hermanos Duran o los dos Parejas,  o los tres Pavón, o los tres "Rompemontes",  pero ello constituye la excepción, el detalle curioso más que la característica general. Hay que entender a los más de 100 campesinos que participaron como dentro un grupo sociológico determinado, con características económicas, sociales, ideológicas, culturales... comunes, más que como miembros de un mismo clan.



Pata de Paño trabajaba, como el resto de jornaleros, en trabajos eventuales y en actividades propias de la economía depredadora. Buscaba espárragos, tagarninas, caracoles, cazaba furtivamente... En ese ambiente llegada la Segunda República entró a militar en el sindicato anarquista, como la mayoría de los jornaleros de la época de su pueblo. José Pérez Franco fue uno de los muchos que participaron en los Sucesos, sin un protagonismo especial. Fue detenido el 23 de enero del 33 por haber sido visto portando una escopeta, pero fue absuelto en el juicio de junio del 34. Se dice en el sumario del juicio: “ José Pérez Franco, (a) “Patas de paño”.- Según declara el guardia superviviente Salvo (folio 20), uno de los que disparó contra la fuerza, y según manifiesta el mismo en su declaración del folio 93, tomó una escopeta del Sindicato y por orden del llamado Juan Sopas, salió en busca dentro, llevando la orden de hacer fuego sobre la guardia civil, si se la encontraba. Procesado, artículo 255.” Entró en la cárcel el 15 de enero y salió el 3 de febrero. Fue defendido por Benito Pabón.



Como ya hemos visto en esta serie la Guerra Civil constituyó una segunda fase del escarmiento y la represión que constituyeron los hechos de enero del 33. En el franquismo continuo la represión al movimiento obrero y todo lo que significaba. Así se explica la versión simplista que dominaba en el pueblo de que estos presos lo fueron por “meterse en política”. Lo que no tiene justificación, sino acudimos a maldades, además de ignorancia  e implicaciones ideológicas claras es la explicación que dio sobre los hecho Cesar Vidal en el programa la mañana de la Cope:  "Recuerda los aspectos más terribles de la España negra...El porcentaje de niños que nacen con problemas mentales es muy elevado por la consanguinidad dentro del pueblo... en este sentido, en fin, no quiere hacer uno chistes malos, pero es que es el único pueblo que se suma a la idea de la revolución anarquista". Cesar se basaba en las teorías anticuadas y desfasadas de Eric Hobsbawm en "rebeldes primitivos", radicalizándolas tanto que se mete de lleno en el ridículo. Su animadversión hacia el movimiento obrero aparece nítidamente.



Tras la Guerra Pata de Paño, al que se le murió un hermano, Juan, tras sufrir prisión en la Guerra Civil, intenta mejorar sus condiciones de vida en Casas Viejas y al no conseguirlo emigra a Algeciras, donde encontró trabajo en una fábrica de harina. Allí vivió hasta su muerte. Como veremos, en otros numerosos casos de las fotos de los presos, fueron muchos los que encontraron la única salida para mejorar en la emigración. Estas consecuencias y las causas y precedentes esgrimidos si se pueden utilizar como de carácter general dentro de una explicación histórica seria, lo de la consanguineidad, lo de los clanes familiares, lo de la estacionalidad, lo del azar o el accidente responde a la ignorancia o la maledicencia ideológica o ambas cosas, como el caso de Cesar Vidal.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV