headerphoto

Inauguración de la iglesia Nuestra Señora del Socorro


El 22 de junio de 1933 se inauguró oficialmente la iglesia de Nuestra Señora del Socorro, aquel templo que empezó a construirse en 1915. El acto va a estar marcado, a nivel general,  por el ambiente convulso de la Segunda República, donde el conflicto religioso se utilizó por uno y otros para dirimir viejos problemas endémicos de España, y a nivel concreto, por los Sucesos de Casas Viejas, que habían ocurrido cinco meses antes.




En un escrito del alcalde pedáneo Baltasar Alcántara de 5 de junio de 1933 éste pregunta si en la vía pública pueden entonarse cantos religiosos en un entierro, pues los socialistas encabezados por Suárez Orellana han protestado por ello aduciendo la aconfesionalidad del estado y la ocupación de la vía pública por la religión católica. Al mismo tiempo aprovecha el escrito para preguntar por: “También se presenta el caso de que para el próximo jueves 22 creo que se va a inaugurar la Iglesia de la Aldea de Casas Viejas y desearía saber si para dicho acto deben proveerse de la correspondiente autorización".

Fotografía de Gelán publicada en el Mundo Gráfico el 25-1-1933



En estas circunstancias a la inauguración no se le dio la pompa y el boato que en otras ocasiones, teniendo el acto un carácter privado ajeno  a la oficialidad y monumentalidad de tiempos de la Restauración o del franquismo. De hecho el acto no va a aparecer en los periódicos de la época, no hay ninguna noticia al respecto en los diarios gadintanos, sólo dos semanas más tardes en periódicos nacionales pero de orientación católica y con un claro sesgo ideológico. 



El más aséptico el Día de Palencia que en su edición del 5-7-1933 daba cuenta de la inauguración 13 días antes y relata brevemente en que consistieron los actos:  “Ha quedado abierta al culto la iglesia que hace tiempo se estaba construyendo en Benalup de Sidonia(Casas Viejas).Con delegación del Patriarca de las Indias, Obispo de Cádiz fue bendecida por el coadjutor de dicha aldea, don Andrés Vera Rivas. A las diez, se cantó por un grupo de señoritas de la localidad, la Misa Coral de Pío X que acompañó con armónium el organista de la parroquia de Santiago de Medina Sidonia, señor Serrano. Fue aplicada la Misa por el alma de la excelentísima señora doña Josefa Pardo de Figueroa. A pesar de no darse publicidad a la inauguración, asistieron, además de infinidad de vecinos del pueblo varias familias de Cádiz, Jerez y Medina Sidonia”.



Al día siguiente aparece la noticia en La Cruz. Diario Católico. En este caso las referencias ideológicas y políticas son más evidentes. No se hace eco del patrocinio de Josefa Pardo de Figueroa, que había muerto el 3-7-1928 y considera la apertura como fruto de los desvanes de Rafael Bernal, el médico mano derecha de la marquesa que coordinó las obras y del cura Andrés Vera. En la introducción a la noticia relaciona sibilinamente los Sucesos de Casas Viejas, con las carencias generales del pueblo y en concreto de un templo católico. En la conclusión de la noticia termina como empieza, recordando los Sucesos y deseando que la apertura de esta iglesia abra una “nueva era de reivindicación moral en un pueblo entristecido por la tragedia, y víctima inocente de las más vesánicas violencias”. La noticia entera se puede leer cliqueando la ilustración de arriba.



Dos días después en el semanario conservador y antiazañista por excelencia Gracia y Justicia aparece una escueta, pero significativa y dura nota: “Ya Casas Viejas tiene su iglesia. Para llorar en ella los crímenes del ateísmo”.



Es curioso como tanto el inicio de las obras, 1915, como la inauguración de la iglesia, 1933, coinciden con los dos momentos álgidos del movimiento obrero en Casas Viejas. En el primer caso la inauguración del sindicato anarquista de junio de 1914 concluye con su clausura en junio de 1915 tras la huelga general en el campo y el affaire de Zumaquero. En el segundo también coincide con el cierre del sindicato anarquista tras los Sucesos de Casas Viejas. Si hay algo más que meras casualidades lo dejo para vuestra reflexión personal. Como se decía en aquel viejo programa televisivo: “Hasta aquí puedo leer”

0 comentarios: