headerphoto

Aquí cabemos todos

Este es un blog de historia de Casas Viejas y la educación me parece íntimamente ligada con ello. Además escribo de lo que me importa y me interesa. Los resultados de selectividad me parecen algo trascendental, no sólo por sus implicaciones generales, sino también por las personales. Este curso era especial.




Les pongo un ejemplo. En el verano del 2013 media docena de jóvenes con más de veinte años están de velada en una casa alquilada de la Yeguada. Llevan un verano aburrido, como el año que han pasado. Medio en broma, medio en serio proponen apuntarse a bachillerato y probar por un mes en el IES. Como ellos, otros jóvenes que llevaban tiempos sin estudiar, o que vienen de diversificación o del ciclo o del mundo laboral también lo hace. Lo que unido a los que provenían de cuarto hacen que por primera vez en la historia en el IES Casas Viejas haya cuatro primeros de bachillerato. Muchos pensaron que eso no podía salir bien, que el bachillerato no era para todo el mundo, que la cultura del esfuerzo impone elitismo, que estudiar no lo puede hacer todo el mundo. Pues bien, más del 60% de los matriculados en bachillerato aprobaron segundo bachillerato y de los que se han presentado este año a selectividad la han superado el 94%. Como decía la presentación power point de esta promoción en el IES Casas Viejas "aquí cabemos todos o no cabe ni Dios"




Uno que lo ha vivido por dentro sabe que han sido dos años duros, difíciles, complicados. Llevo 23 años en el Casas Viejas y nunca había conocido una promoción que tuviera tantos obstáculos (la mayoría endógenos a ellos mismos) para superar segundo bachillerato como esta. Hasta la selectividad fue azarosa y complicada, solo un reflejo de los arduos y trabajosos que han sido estos dos años de esta promoción de bachillerato. La satisfacción de la comunidad educativa que hemos participado en este proceso es tremenda (el facebook está que arde), no sólo por los resultados en sí, sino también por lo que representa para la consolidación del modelo de centro y las perspectivas de futuro de estos alumnos. Unos científicos experimentaron con unos gusanos de seda cortándole ellos mismos el capullo para que no tuvieran  las mariposas que hacer el esfuerzo, pues la rotura a base de aleteos resultaba dura. La inmensa mayoría de estas murieron después, pues el hecho de no haber tenido que superar el trabajo que significa la rotura del capullo le hacían no estar preparadas para afrontar futuros retos. El hecho de que esta promoción haya superado el reto de superar las duras condiciones mentadas les posibilitan a ellos y al centro afrontar las que el futuro les pueda deparar. Unas veces se gana y otras se aprende, esta vez hemos ganado y aprendido. Las dos cosas. 



Esto de que las promociones de estudiantes de bachillerato sean veceras es una cuestión que no tiene explicación científica alguna, pero que algunas mentes matemáticas están incluso dispuestas a asumir que como las meigas existir no existen, pero haberlas haylas. La de este curso no ha tenido resultados tan excelentes como la del año anterior. El curso pasado aprobaron 2º de bachillerato el 89% de los matriculados y este curso el 65%. El año anterior hubo 15 alumnos que superaron el 10 en selectividad (sobre 14) y este año han sido la mitad; 8. En cuanto a los resultados los de la promoción anterior superaron la selectividad el 96% y este año el 94%. El año pasado conseguimos el record del IES Casas Viejas al conseguir que aprobaran 47 alumnos la selectividad y este año hemos estado muy cerca al situar la cifra en 45. Al haber este curso más suspensos que el año anterior, los que somos del bando del optimismo de la voluntad, (aunque nos tilden de paternalistas) pensamos que si hubieran aprobado más en segundo de bachillerato tendríamos un número más alto de alumnos del IES aprobados, aunque bajara el porcentaje.  



No obstante, que más del 65% de los alumnos matriculados en segundo de bachillerato lo aprueben y que el 94% de los que se presentan a selectividad la superan indica que seguimos demostrando que equidad y excelencia no son antagonistas. Ya dije que teníamos ocho alumnos con más de 10 sobre 14 (y uno ha obtenido un 13,19 -y es letras para que luego hagan chistes fáciles los de Ciencias-). Hace ya mucho tiempo que tenemos el honor de ser el centro de la provincia con mejor relación entre número de alumnos que obtienen título en bachillerato sobre los matriculados y los resultados de selectividad, los resultados de este año confirman esa impronta. 



Los que estamos dentro, los que sabemos de las dificultades y obstáculos que ha habido que superar, los que hemos vivido su estress, sus nervios que han puesto a prueba la paciencia de nuestro Job particular (el profe Antoñito) en selectividad  sabemos de la importancia de estos resultados y por eso estamos tan satisfechos. No sólo por lo que representa para el presente, sino también por el espaldarazo que significan por la opción que en este centro se tomó hace ya mucho tiempo por la equidad y la excelencia. 



Pero estos resultados también tiene sus aspectos negativos. Ha habido 26 alumnos que han obtenido una calificación de 6,5 a 10 (sobre 14) y 11 alumnos de 5 a 6,5. La gran mayoría de estos 11 alumnos no podrán cursar estudios universitarios el año que viene pues al no haber superado el 6,5 no tienen derecho a beca. Es decir, que pese a haber superado la selectividad no podrán seguir su camino en la universidad porque sus familias no tienen los medios económicos necesarios para seguir estudiando, mientras que otros que si se lo pueden permitir económicamente podrán estudiar por el simple hecho de las distintas condiciones económicas. Esto es nuevo y se puede cambiar. Ojalá los españoles hagamos lo que tenemos que hacer para que no continué esta arbitrariedad tan injusta e innecesaria, al menos desde mi punto de vista. La sustitución ayer del ministro de Educación Wert es un buen paso.



Y termino. Dice mi amigo Enrique Carabaza que el 90 % de los abuelos de nuestro alumnado eran analfabetos, mirando las notas de selectividad de este año y de los anteriores el despegue es digno de la NASA. Hasta el año 90 el número de alumnos que se presentaba a selectividad era residual, no acercándose ni a la docena. Hasta el año 96, curso del último COU, no superamos la veintena de alumnos presentados en selectividad, aquel año aprobaron 18, luego con el bachillerato y la ESO nos situamos en la treintena y en los últimos años en la cuarentena. Que este año aprueben cuarenta y cinco supone como dice Enrique una acción propia de la agencia espacial americana y más con las condiciones tan difíciles que se han presentado. 



La inmensa mayoría de aquellos veinteañeros que estaban de fiesta en la Yeguada, que algunos creían que se le había pasado el arroz, y otros que no han llegado aún a los veinte, que en el verano del 2013 pensaron matricularse en el IES ayer se enteraron que habían superado selectividad, como dijo Jean Cocteau “lo consiguieron, porque no sabían que era imposible”. Pero el triunfo por estos resultados no es solo de los alumnos, es de toda la comunidad educativa del IES Casas Viejas (y la de los dos colegios públicos de la localidad) que sabemos que “es indigno eludir las batallas necesarias”.  

0 comentarios: