headerphoto

Periodismo inteligente y urgente

De vez en cuando el Diario de Cádiz nos sorprende agradablemente mediante grandes trabajos periodísticos relacionados con nuestro pueblo. Si el otro día lo hacía con uno sobre el Tajo de las Figuras, ayer publicó dos sobre la política local. El primero dedicado a la figura de González Cabaña y el segundo, más general, sobre  las próximas elecciones municipales. En este último voy a centrar mi opinión, sobre el artículo firmado por Pedro Ingelmo . La verdad es que el trabajo periodístico, más que sobre las elecciones, es una mirada de un periodista inteligente  sobre el Benalup-Casas Viejas, que dentro de pocos días celebrará elecciones. Se trata de la publicación de una persona que viene de fuera y  retrata de forma intuitiva  la realidad de este pueblo ante el próximo evento electoral.




Presenta la lucidez del que ve los toros desde la barrera, pero falla en los pequeños detalles al no conocer concienzudamente el terreno sobre el que pisa. Si el periodismo en general tiene el problema de las prisas, en este caso se agudiza pues es de destacar, bajo mi punto de vista, que coinciden con un retrato acertado y realista de nuestra situación actual, fallos de bulto que resultan especialmente llamativos. 



Empezaré, por tanto, por lo que no me ha gustado del citado reportaje. Como ya viene siendo habitual los grandes errores se localizan en el tema de los Sucesos. Peca  de apuntarse a los tópicos falsos, ya largamente establecidos. Se equivoca Ingelmo cuando sitúa a Seisdedos como único mártir de los Sucesos o atribuye a Rojas la condición de Guardia Civil cuando era Guardia de Asalto o cuando califica a la Alameda como campo de fusilamiento. Otros fallos menores hay en el trabajo al confundir  la nacionalidad alemana con la belga al hablar de la procedencia mayoritaria de los que compraron chalets en el campo de golf. Pero lo que menos me gusta es el subtitulo: "Benalup es un pueblo pensado por el histórico dirigente socialista sobre los rescoldos de la trágica historia de Casas Viejas". De hecho, la primera impresión que me dio el escrito en su inicio fue nefasta pues creía que iban a ser otros los derroteros del mismo. Me parece un titular amarillista que no se corresponde con la realidad y que está en la línea de confundir los árboles con el bosque. El pueblo era pueblo mucho antes de que llegara en el 83 Francisco González Cabaña a él. También se equivoca al atribuir la apertura del Centro Cultural Jerome Mintz a la época dorada de éste como alcalde. El nombre se le puso a  la Casa de la Cultura cuando ya era alcaldesa Amalia Romero y  fue construida, con la oposición del Ayuntamiento de Medina, en los años setenta, siendo alcalde José Romero Bohollo. Francisco González Cabaña por esa época solo venía al pueblo a visitar a la familia desde las Lomas, donde residía con sus padres.



Dicho lo anterior, si pusiera en una balanza lo positivo y lo negativo del citado trabajo, ganaría ampliamente lo primero. Me han gustado del reportaje muchas cosas. Empecemos por el rebujo o mezcla que hace del pasado y  presente ( se intuye también el futuro): la frase textual de "este pueblo huele a historia" vale un potosí. Lo mismo que esa afirmación de que estamos ante un pueblo con dos nombres, el de Benalup y el de Casas Viejas. Si un periodista de la talla de Pedro Ingelmo, que viene a hacer un reportaje sobre las elecciones municipales locales, pone su acento en la historia del pueblo, me quito el sombrero, o la pamela de Catalina. Por cierto, me parece otro gran acierto que elija como hilo conductor a Catalina Sánchez, a modo de Cicerona o anfitriona de la Alameda. Solo un pero, si fuera verdad el argumento que ella dice para explicar sus nervios, algo también tuvo que ocurrir en 1946, el año que nació su hermano Sebastián. 



También creo muy acertada la presentación que hace de las cuatro candidaturas y las distintas jerarquías que establece, lo mismo que el recorrido indirecto que realiza por el pueblo sin detenerse en críticas o alabanzas concretas. Estoy totalmente de acuerdo con la dicotomía que Pedro Ingelmo presenta sobre el final del siglo XX y principio del XXI caracterizado por el boom económico y urbanístico y la crisis actual retratada por el estado del hotel Utopía, el campo de golf o el hecho de que las cuevas del Tajo de las Figuras estén cerradas. 



Termina su reportaje Ingelmo con otro acierto al hacer referencia a la relación del pueblo con Jerome Mintz y su obra cumbre "Los anarquistas de Casas Viejas". Mi comentario a su reportaje lo voy a terminar  refiriéndome al titular del mismo. Ese a "la sombra de Cabaña" es algo más que un titular. Refleja el peso que tiene el número dos no sólo en la lista electoral del PSOE (por cierto también son muy importantes los números dos de la lista del PP y de IU), sino también en la vida política del pueblo. De hecho, me ha recordado aquel refrán que decía"quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija". Si todos los refranes son ciertos o no, o si los tiempos actuales requieren o no cambios profundos después de 32 años, será una cuestión que diriman los benalupenses casaviejeños el 24 de Mayo, que son y deben ser los verdaderos protagonistas de su historia.

0 comentarios: