headerphoto

Los participantes en los Sucesos. Pedro Moya Paredes. "Moyita". 22

Pedro Moya Paredes de joven. 
Aunque la participación de Pedro Moya Paredes en los Sucesos fue escasa, su evolución posterior nos aconseja incluirlo en la nómina de los protagonistas de los Sucesos de Casas Viejas. Participa “Moyita” de muchas de las características de estos supervivientes de los Sucesos de Casas Viejas. Proviene del mismo mundo antropológico y económico que todos estos jornaleros que se adscribieron al anarquismo, participa en los Sucesos, de forma secundaria en este caso, y por ello ingresa por primera vez en prisión. En la Guerra huye también a la zona republicana e ingresa de nuevo en la cárcel. En la postguerra las circunstancias se radicalizan en Pedro Moya Paredes. La represión y el hostigamiento lo conducen a convertirse en maquis. También sobrevive a esto, pero termina en la cárcel. Luego como tantos otros emigra a Torrent. Allí consiguió un reconocimiento público que no obtuvo en su pueblo.




Pedro Moya Paredes nació el 11 de Diciembre de 1.912 en Benalup. Su madre se llamaba Teresa Paredes González y su padre, Cristóbal Moya López. Ambos de familia jornalera de Medina Sidonia. Tuvo dos hijos Daniel y Teresa. Muy joven empezó a trabajar ayundándole a su padre a hacer carbón, durante las temporadas de invierno que este pasaba en la sierra. También muy joven entró en el mundo del anarquismo. Pertenecía al grupo de las juventudes libertarias del que era secretario de la asamblea local, pero debido a su juventud su protagonismo era reducido, recayendo en otros como Gallinito, Pepe Pilar o Manolo Quijada. 



Su participación en los Sucesos se limitó a ayudar a hacer la zanja y a vigilar la carretera hacia Medina, a la altura de donde hoy está la gasolinera. Como consecuencia de esta participación pasa una breve temporada en la cárcel de Medina pero no va a ser juzgado. La guerra le pilló haciendo la mili, pasándose inmediatamente al bando republicano. Aquí se pasó del anarquismo al comunismo y empiezan las hostilidades con Antonio Gómez Máñez “Petaca”, que van a durar mientras ambos están vivos. Luchó en la sierra de Ronda, después en Málaga y fue comisario político de la IV Compañía del 270 Batallón, con el grado de capitán, del Ejército Popular de la II República española, en unidades que combatieron en Pozoblanco y los frentes del levante peninsular . De esa etapa es esta carta que escribió cuando se perdió la batalla del Ebro. El triunfo franquista le pilló en Castellón y regresó a Benalup de Sidonia. Ingresó en la cárcel por segunda vez, hasta el 20-6-1941 que fue puesto en libertad. 



Recién salido de la cárcel el 28 de marzo de 1942 se casó con Mariana Lago Estudillo (hija y hermana de Fernando y Manuela asesinados en los Sucesos). Comienza la etapa más dura de Pedro Moya Paredes desde 1942 al 22 de diciembre de 1963 que sale de la cárcel por última vez. En este periodo entra varias veces, pues se escapa de ella en algunas ocasiones. 



En las condiciones de miseria y represión de las postguerra en el Benalup de Sidonia Pedro Moya sobrevive con actividades legales (recolección de espárragos, caracoles, tagarninas, carbón…) y alegales (contrabando, estraperlo, furtivismo, pequeños robos y hurtos…). El 5 de abril de 1944 entra por primera vez en prisión en la postguerra. Está cinco días acusado de robar unos pavos. Pero en mayo vuelve a ser detenido, esta vez la acusan de denuncia falsa. Según cuenta el mismo en una carta que le escribe a Franco, su tradicional rebeldía política le ha hecho denunciar algunos comerciantes y al sargento de la Guardia Civil Manuel Marín Galindo por haber alterado los precios de los productos alimenticios. En el pueblo hay quien propone ajusticiarlo públicamente en la Alameda. Estamos  en los años donde el régimen franquista se basa en el dominio de los propietarios, la fuerza militar de la Guardia Civil y la moral de la Iglesia Católica. Pero en el campo o sierra la situación es distinta, allí merodeaban los maquis, los furtivos, los carboneros, los contrabandistas…



Si la guerra fue ganada en el pueblo desde el 18 de julio de 1936, en la sierra todavía hubo brotes incontrolados durante la década de los cuarenta. Pedro Moya no aguanta más la situación,  presionado y acosado, huye a la sierra y se convierte en maquis. A finales de 1944 creó y encabezó un pequeño grupo guerrillero formado por los hermanos José ( Chiquito ) y Francisco Fernández Cornejo ( Largo Mayo) , Miguel Fernández Tizón ( Cartucho ) y El Porruo. Estuvo dos años escondido y actuando desde la sierra, siendo numerosos los incidentes y enfrentamientos con la Guardia Civil. El más conocido ocurrió el 14 de marzo de 1945 cuando en compañía del Porruo fueron sorprendidos en el pozo “El Toro” en el Cermeño. “Estaban los dos durmiendo sobre una piedra, y como las escopetas antes tenían solo un tiro, pues solo le dio tiempo de matar a uno”, cuenta la familia. Un enlace de la Guardia Civil disparó y mató a su compañero el Porruo, él pudo escapar. Eso unido a la presión a la que era sometida la familia y los amigos para que no pudieran ayudarle y socorrerle lo convence de que tiene que huir. Si él lo estaba pasando mal, la situación de la familia no era mejor, como tantos otros su opción ideológica y vital empujaba a sus familiares a una situación calamitosa. Intenta irse a Francia, a pie, pero no lo consigue. En diciembre de 1946 pasó a Tánger donde se ve implicado (él argumenta que fue una celada franquista) en el asalto armado de una gasolinera. Detenido, fue juzgado y condenado a una larga pena . Fue encarcelado en Tánger desde el 20 de enero de 1947 al 15 de abril de 1952, cuando fue extraditado a la España franquista y encerrado en la prisión de Novelda (Valencia) . El 22 de diciembre de 1963 fue puesto en libertad condicional. 
A la izquierda Pedro Moya y Mariana Lago



En Benalup de Sidonia las fuerzas fácticas, con las que estaba duramente enfrentado, le habían dejado claro que no había sitio para él.  El año siguiente se instaló con su compañera Mariana en la comarca de Huerta Oeste, concretamente en Torrent, donde previamente habían emigrado muchos benalupenses. Allí trabajó como guardia de una fábrica y en otros oficios. En Torrent rehízo su vida, siguió con su proceso de autoaprendizaje y  se convirtió en un referente político dentro de la comunidad de casasviejeños. Llegada la transición batalló para conseguir una indemnización por veinte años pasados en las cárceles y fue uno de los que negociaron con el Ministro de Economía Rodrigo de Rato y Figaredo las indemnizaciones de las víctimas del franquismo. Participa en innumerables actividades como en el Congreso de Asociaciones Andaluzas celebrado en Jabalquinto (Jaen , Andalucía , España ). Escribió dos libros;  Los históricos sucesos de Casas Viejas y los responsables DIRECTOS de aquella barbarie y  Los reflejos del mundo libre. Eco de la sociedad internacional . Enlace patrimonial del siglo XX entre Ronald Reagan y Felipe González (1986 ).



Una vez jubilado vivió entre Torrent y Benalup. Mientras vivió su mujer Mariana  estuvieron más tiempo en la ciudad levantina, a su mujer no le gustaba el pueblo, le pesaba mucho el pasado. A partir de la muerte de ésta, en el 2007,  pasaba más tiempo en Benalup-Casas Viejas, que era donde a él le gustaba vivir. De hecho murió el 16 de enero de 2011 en el hospital de Puerto Real. Con las mismas ideas, con la vitalidad y el genio de siempre. Pedro Moya fue todo un ejemplo de superviviente. El que más tiempo de todos estos participantes estuvo en la cárcel, el que más significación política tuvo posteriormente, el último en morir. 
Encuentro mundial de asociaciones andaluza en Jabalquinto. Sevilla

1 comentarios:

Moises dijo...

Me quedo alucinado con esta entrada.Es triste que que no se le haya reconocido su lucha en su propio pueblo.Al menos una charla para escuchar de primera mano alguien que vivió los sucesos en primera linea.Y murió hace poco en 2011 y en Casas Viejas.Pero como él habrá muchos más.Se podía hacer algo.Salustiano que trabajo haces, eres un crak.