headerphoto

Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. Juan Estudillo Mateos. 21

De los más de 100 participantes en los Sucesos de Casas Viejas y de los 425 militantes de la CNT sólo un pequeño grupo conocía y llevaba a cabo en profundidad los postulados ácratas. Son los “campesinos con ideas” los que más protagonismo van a tener en los Sucesos y que por lo general sufrieron menos penas de cárcel que el resto porque supieron resguardarse mejor. Dentro de ese grupo de gente más comprometida hubo un personaje especial, Juan Estudillo Mateos, que era el más intelectual del grupo, el que más sabía de la doctrina, el que más leía, el que mejor ejemplo daba, el que corresponde a la figura del típico “santo anarquista” de cada célula. 



Juan Estudillo Mateos nació en Casas Viejas en 1984. Era zapatero, ese oficio tan tradicional de Casas Viejas y de los que la mayoría militaban en el sindicato de oficios varios como Juan y Estebán Moreno. Hermano de Rosalía, la mujer y madre de Fernando y Manuela Lago. Tenía el apodo de Carabela presumiblemente por el aspecto enfermizo y demacrado que le producía el hecho de ser vegetariano.



A Mintz le interesó mucho este personaje y lo analiza muy bien en el libro de los anarquistas de Casas Viejas. De él dice: “Juan Estudillo, un zapatero apasionado por aprender. Era un gran lector de novelas populares que se hizo vegetariano bajo la influencia de un carabinero local que escribía artículos sobre el naturismo con el pseudónimo de Duende de la Pena. Estudillo, que cumplió treinta años en 1914, hablaba poco en público, pero siempre se le llamaba cuando necesitaban a alguien para colaborar en los periódicos o escribir libros o folletos. Vegetariano, de carácter gentil y humilde, era considerado un piadoso santo del anarquismo. Juan mantenía correspondencia constante con la prensa anarquista:Recibía los folletos y novelas más actuales, y contribuía ocasionalmente a La Voz del Campesino” . Era el más intelectual de los anarquistas de Casas Viejas. Destacaba por su afición a la lectura, sobre todo de novelas de temática anarquista. En la Revista Blanca del 1-11-1930 nos lo encontramos como el único suscriptor de ella en Casas Viejas. 



Juan fue uno de los fundadores del sindicato en 1914 Fue nombrado Secretario primero en la ejecutiva inicial. Fue el segundo presidente después de Bernardo Cortabarra. Cuando el affaire de Zumaquero en junio de 1915 fue encarcelado por su pertenencia al anarquismo. En 1916 abandona José Olmo Casas Viejas quedándose Juan Estudillo como el personaje referencia y clave del anarquismo en Casas Viejas. Por ello cuando el sindicato se refunda el 12 de enero de 1932 a Juan se le da un cargo el de tesorero. Por su cargo, pertenecía al comité de defensa del sindicato, el órgano gestor. Juan Estudillo presidió con José Monroy la asamblea de la tarde del 10 de enero, donde se discutió la proclamación de la huelga general, el no estaba de acuerdo y no participó en los hechos revolucionarios, se fue  a la casa de su amigo Juan Moreno Vidal, también zapatero. Juan Estudillo fue encarcelado junto con otros compañeros mientras investigaba el caso de los asesinatos y aunque no había participado en los hechos también se le acusó de ser el que había realizado los disparos mortales contra los dos guardias civiles. No fue a juicio.



Era propia de las organizaciones anarquistas la figura del Santo anarquista. Este personaje por su abnegación, su sentimiento de seguir una misión histórica, funda su acción sobre la defensa de los explotados, de los oprimidos. Utilizaban la estrategia de  la propaganda por el hecho.  Era uno de los principales soportes de la difusión del anarquismo. Se expresaba mediante la cultura,  la union libre comunicada públicamente, la vida sana y vegetariana, etc. Por eso era vegetariano y ayudaba a otros como Gallinito o Pepe Pareja a serlo. Por eso Juan Estudillo Mateo se unió en Amor Libre  con María Toro, la madre de José Utrera Toro (uno de los doce fusilados en la corraleta de Seisdedos), en 1935. Por eso al final de su vida, de película por cierto, cuando llegaron noticias del triunfo de los golpistas en aquella zona en el inicio de la Guerra Civil se quita la vida. Juan Estudillo cuando intuye lo que se avecina se tira al pozo carabela (topónimo que aún se conserva en el pueblo en honor a su apodo) suicidándose. Con su inmolación no sólo acaba con su vida, también termina con la ideología dominante de los campesinos de Casas Viejas del primer tercio del siglo XX. Parece sintomático como la vida de Juan Estudillo acabará con la Guerra Civil. A partir de ahí la leyenda y la mitificación como santo aumentó entre sus conocidos. Así Isabel Vida dijo de él:” Juan Estudillo cogió los cordones de sus zapatos y se ató los pies con ellos para tirarse al pozo. Era un santo al que le gustaba leer” Y Pepe Pilar: “Se sacrificó en el asunto de imprimir folletos, libros y todo eso. Todo lo que ganaba de zapatero lo dividía con sus compañeros”. Y Mintz sentencia: “Tenía reputación de santo”.

0 comentarios: