Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. Juan Rodríguez Guillén. Juan Sopas. 20

Las dos veces que se organizó el sindicato anarquista en Casas Viejas no tuvo una duración superior al año. La del 8 de junio de 1914 terminó a primero de junio de 1915 con el suicidio de Gaspar Zumaquero. La reanudación el 12 de enero de 1932 termina el 11 de enero de 1933 con los Sucesos. Hasta el 14 de abril de 1931 todos los concejales o alcaldes pedáneos que había tenido Casas Viejas eran grandes propietarios o representaban sus intereses. La llegada de la Segunda República significaba que por primera vez las clases medias y populares participaban en la política. Pero esta acción política estuvo salpicada de grandes enfrentamientos entre grandes propietarios, radicales, socialistas y anarquistas que contextualizaría el fracaso de la República y la llegada de la Guerra Civil. Especialmente significativas fueron las luchas entre los anarquistas y los socialistas, enfrentados radicalmente durante la república y unidos en la derrota y la represión durante la Guerra Civil y el franquismo. Esta derrota llevaría a muchos de los que habían puesto sus esperanzas en la política al desencanto y el ostracismo. Por otra parte, estos Sucesos han sido objeto desde su inicio hasta la actualidad de falsificación, tergiversación y manipulación política.  Para ejemplificar estas luchas,  este desencanto y la adulteración posterior de los hecho nos sirve el ejemplo de Juan Rodríguez Guillén “Juan Sopas”.




Juan Rodríguez  nació en Casas Viejas en 1898. Su padre Francisco Rodríguez Guillén y su madre Isabel Guillén Caravante, procedían como el resto de la familia de Guaro, una localidad serrana malagueña. Hijo y nieto de sopacas, su mote, como el de sus hermanos (Gazpacho y Refrito) está relacionados con el mundo del trigo. Sopas fue un hombre activo, inteligente, polémico, sociable y con una gran  capacidad de liderazgo. Sopas era un hombre que no pasaba desapercibido y que por donde estaba creaba un reguero de detractores y admiradores. En el campo tenía fama de ser un excelente segador, fuerte y rápido. Ambicioso como era, en 1930 decide dedicarse al mundo del comercio.



Juan sopas empezó en política en el PSOE, pero tras el paso fugaz por el socialismo y con abundantes guiños al mundo radical  se pasa al anarquismo. Se lo contó así a Mintz: ”Cuando vino la República, me pusieron en la junta municipal, pero entonces me cambié de bando, poniéndome al grupo en el poder- Suárez y el resto-, por lo que todos se unieron contra mí. Yo apoyaba al obrero. Me sacaron de la junta. Vi que no apoyaban al pueblo y que estaban en contra del todo. Entonces me opuse a ellos y me uní a la CNT. Me cambié a los anarquistas”. 



En el registro de asociaciones profesionales de la provincia de Cádiz aparece que el 12 de enero de 1932 se funda   el sindicato de trabajadores agrícolas, por Juan Rodríguez Guillén (Juan Sopas) y presidido por José Monroy (“El bailaor”). Aunque oficialmente no era uno de sus dirigentes, en la práctica era uno de sus ideólogos en Casas Viejas. Pertenecía al comité de defensa y no era, como los otros miembros del sector más moderado, partidario de sumarse a la huelga. Cuando el día 11 empezaron a llegar los guardias civiles, huyó andando hasta Cádiz. Ahí se escondió, siendo el único de los participantes con cierto grado de protagonismo que ni fue apresado, ni, por tanto, procesado. “La ciudad era más hospitalaria que el campo en invierno. La buena suerte que tuvo Sopas en escapar, sin embargo, se volvería luego contra él… Sopas se convirtió en la última víctima del levantamiento, siendo tratado como un paria en el pueblo. Su huida vino a ser su maldición. ” (Mintz). Por su parte Alejandro Stella dice: “Lo peor fue que entre opresión, sumisión y paternalismo, se construyó en el pueblo una versión infamante: la culpa de los " acontecimientos trágicos " de 1933 era para los jefes anarquistas, y en particular  para el que había estado fugado durante años; Juan  Sopas”. Así se entiende que cuando vuelve a Casas Viejas el 24-2-1936 tras la amnistía del Frente Popular, una masa popular dominada ahora por Suárez y los socialistas lo expulsan del pueblo como culpable de los hechos del 33. Hasta hace poco se mantuvo esta tesis.  Sobre Sopas recayeron todas las responsabilidades tanto del campo socialista como franquista.  “El principal responsable de los Sucesos de Casas Viejas” expresión repetida hasta la saciedad en su sumario y utilizada tanto por Suárez y sus seguidores, como por las fuentes franquistas, junto a la acusación de que actuó de topo de los propietarios tuvieron predicamento, hasta que Mintz demuestra que el papel de Sopas fue secundario en los Sucesos (no hubo un líder claro, pese a la oposición de los militantes que más peso tenían se fue a la huelga por el deseo mayoritario de la asamblea) y que la segunda parte no se corresponde con la verdad. 



Al estallar la Guerra Civil se alistó en el bando republicano, donde rápidamente consiguió un puesto dirigente en la colectividad agrarias de Málaga y  de Daya Vieja, en Alicante, siempre en el ámbito del anarquismo. Perdida la guerra volvió a Casas Viejas y lo metieron  en prisión hasta el 6 de octubre de 1945. Le dice a Mintz: "Suárez, que había vuelto al pueblo, también fue arrestado, y nos enviaron de Casas Viejas al juzgado esposados juntos: los dos enemigos mortales, esposados juntos". Fue el casaviejeño que más tarde salió de esta después de volver de la Guerra Civil. El franquismo fue muy duro para Juan Rodríguez y todos los que se jugaron a una carta su participación en política en la II República creyendo que había llegado el momento de las clases populares. Él que tanto había creído en la política como medio de transformación de la sociedad terminó rechazándola y condenándola.  Le dice a Mintz: "La República era una oportunidad de hacer algo bueno, pero había perdido".



Murió en 1978 en un accidente de tráfico a la altura de la Venta la Cabrala, junto a su cuñado, residía en Jérez, pero venía a veces  a ver a su hija a Benalup.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV