headerphoto

Los niños hombres. La miga. 5

Las «migas» tienen su origen en escuelas para niñas: las «amigas», que pronto se conocerían en la zona como las «migas». En ellas las mujeres de las clases populares no reciben más instrucción que la que puedan alcanzar aprendiendo a hacer calceta o rezar. Durante el franquismo se establecen dos escuelas para las niñas y estas «migas» evolucionarían hasta escuelas de párvulos, parecidas a las guarderías actuales, para que los niños no estuvieran todo el día en medio de la calle. La mujer los hacía cantar, les contaba cuentos y ellos debían llevar una pizarra, un pizarrín y un trapo atado al marco de la pizarra para borrar. Un ejemplo es la «miga» de Mercedes Lara o la de Pilar Sánchez. 




En este caso estamos ante una fotografía de la miga que tenía Mercedes Lara en la calle Medina. En ella aparecen en torno a treinta alumnos, tanto niños como niñas: José Guillén, José Franco Guitito, Angelines Macías, Angelín y Miguel Casas (Fogarines), Begoña Cruz, Ramona Guillén, Ana Coronil, Paqui Pérez, José López, Antonio González Pérez, Zumaquero... y dos chicas jóvenes que probablemente ayudarían a Mercedes. Se encuentran en el patio, a la sombra de la parra, y con una ausencia total de cualquier tipo de material escolar o lúdico. La mezcla de niños y niñas, la ubicación de los alumnos libres en torno a una mesa central y el ambiente distendido, nos dan a entender que estas «migas» estaban muy lejos de la escuela reglada de la época.

0 comentarios: