headerphoto

La libertad de expresión

Dice Almudena Grande que hasta Nadiuska y el destape todo fue Guerra Civil. Mantiene que la posguerra se asumió como la guerra, que incluso para algunos esta fue más dura que la misma guerra, porque como se decía en “Las bicicletas son para el verano” en el 39 llegó la victoria nunca la paz. Pese a esto, la represión no fue igual de 1939 a 1945, el denominado terror blanco, que en los años cincuenta o sesenta donde se relajó o del 73 al 75 donde volvió con la fuerza de antaño.




Hoy todos los historiadores están de acuerdo que para la consolidación del régimen hizo falta la institucionalización de la represión a través del Tribunal de Orden Público (TOP) y la Brigada Político Social. Parece ser que fue el general Mola quien diseñó la política de represión como una forma de eliminar la disidencia y atemorizar al conjunto de población, ya que el objetivo no era solo ganar la guerra, sino eliminar la otra España. Así hasta 1947 los tribunales militares trabajaron a ritmo forzado. Se crearon cerca de 180 campos de concentración en el estado español, coordinados por el Servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas. 



Aunque oficialmente fueron 40.000 los muertos causados en estas fechas por la represión franquista, algunos historiadores llevan la cifra a 190.000 personas. Los fusilamientos, la desnutrición, la tortura y las enfermedades eran las principales causas de la muerte de los represaliados y encarcelados. España es el segundo lugar del mundo con más desparecidos después de Camboya en el periodo de los Jemeres Rojos entre 1975 y 79. "No existe equivalente en Europa respecto a la intensidad y duración de las atrocidades» producidas en España", dice Paul Preston en su obra El Holocausto español. 



Muchas personas que habían optado por la República tuvieron que exiliarse en el extranjero o en el interior haciendo de topos o maquis. De todas estas modalidades de represión hemos visto ejemplos en nuestro pueblo en este blog. Pero, la represión, como una gota malaya, no sólo tenía como consecuencias el exilio, el encarcelamiento o la muerte, también afectaba, sobre todo, a la vida cotidiana. Como suele pasar en todas las dictaduras; las libertades, la de expresión, pensamiento, reunión… fueron las más afectadas. 



Os traigo dos documentos del archivo municipal de Medina que nos sirven de ejemplo de ello. El Comandante de puesto del cuartel de la Guardia Civil de Medina Sidonia le envía escrito al alcalde con fecha de 18 de agosto de 1941 en el que le dice: "En contestación a cuanto me tiene interesado en relación con el vecino de esta Ciudad Tomás Sánchez González, tengo el honor de informarle que las personas que oyeron al citado individuo proferir palabras ofensivas para el Gobierno fueron José Pantoja Bravo con domicilio en la calle Muro 10 y Manuel Grimaldi Recio domiciliado en el nº 22 de la misma calle". Con fecha de 22 de agosto de 1944 el Gobernador Civil de Cádiz le envía al alcalde de Medina el siguiente telegrama: “Disponga V.S. que por Agentes Municipales se vigilen las reuniones elementos izquierdistas en esa localidad que ahora son más activas amparándose en la falta de luz; y que asimismo, eviten pululen por las calles grupos de mozalbetes, profiriendo gritos y cantando coplas inmorales. De sorprender dichas reuniones o grupos de mozalbetes, dispondrá la detención a mi disposición, dándome inmediata cuenta”. En el libro de Almudena Grandes, las tres bodas de Manolita se dice: “No se podía pensar, no se podía creer, no se podía aceptar y seguir viviendo como si tal cosa, pero no nos quedaba más remedio que hacerlo, teníamos que seguir viviendo, levantarnos con el amanecer como si la víspera no hubiera pasado nada”. 



El pluralismo político, la libertad de opinión, de pensamiento, de reunión… es consustancial a la democracia. Pero la calidad de la democracia y de la libertad que se goza suelen ser sinónimos.  Se puede medir la salud democrática de un país evaluando la diversidad de opiniones, la libertad de expresión y el espíritu crítico de su opinión pública. La libertad de expresión es amiga del cambio y de la revolución y enemiga de la tiranía. El poder, por definición, tiende a perpetuarse, por tanto, no se lleva demasiado bien con la libertad de expresión, ni con la de pensamiento, ni con la de reunión… Hoy es 3 de mayo, y en tal fecha la ONU declaró como día Mundial de la Libertad de Expresión. Como decía Vargas Llosa “Todas las dictaduras, de derechas y de izquierdas, practican la censura y usan el chantaje, la intimidación o el soborno para controlar el flujo de información”. Defendamos la libertad de opinión, expresión y pensamiento… también de la misma libertad. Con más libertad.

0 comentarios: