headerphoto

La mitificación de Seisdedos


En el audio de hoy Pepe Pareja le cuenta a Mintz el verdadero rol de Seisdedos en los Sucesos y como el papel de este ha sido falsificado por la historia.  En torno a Seisdedos se ha forjado toda una leyenda y mitificación que ejemplifica el tratamiento general al que han sido sometido los Sucesos. Desde 1933 hasta la actualidad, Francisco Curro Cruz ha sido considerado el líder de los Sucesos de Casas Viejas, hecho que no coincide con la verdad histórica. Francisco Estudillo Orellana, Paco el de la luz, escribió en 1979 una carta al Diario de Cádiz a propósito de la película que estaba proyectando López del Río donde Seisdedos aparecía como el líder de los Sucesos:
“He leído que en el guión de la producción anteriormente mencionada, Seisdedos es descrito como un líder de los campesinos. Nada más lejos de la verdad, Seisdedos era un viejo que no participó en los acontecimientos, ni de iniciador ni de atacante. Estaba cansado de su vida de carbonero. Durante las largas noches montañesas, solía leer todo lo que su gran familia tenía entre manos. Es verdad que su libro preferido era La novela ideal, de Federica Montseny, El luchador y la Revista blanca. Me gustaría afirmar que lo que pasó en la choza de Seisdedos fue el producto de la falta de imaginación de sus hijos, Pedro y Paco, los cuales… se refugiaron en la casa… y allí llamaron la atención de los guardias de asalto. No se debería hacer ninguna película que describiera a Seisdedos como un líder. Sería un fraude a la verdad y a la Historia”.



Pero, hasta que Mintz y Ramos Espejo desmontaron la mentira, era una verdad admitida el liderazgo del viejo carbonero. La explicación hay que buscarla en que todas las partes necesitaban de un líder para darle coherencia a sus intereses. Como dice Mintz “la acumulación de información errónea desviaron los conflictos esenciales que subyacían a la tragedia y de la realidad de las personas que participaron en ella”. Dicho líder no existió, pues ni Monroy, ni Gallinito, ni Sopas…se puede entender como tales". Según Jerome Mintz fueron los mismos campesinos que habían participado en los Sucesos quienes contribuyeron a la exaltación de este líder, como una forma de quitarle responsabilidades a los verdaderos “cabecillas”  que aún vivían. Pero la paternidad de la leyenda hay que repartirla. Las fuerzas del orden se inventan el liderazgo de Seisdedos como forma de justificar la tremenda represión a la que sometieron la población de Casas Viejas. Por su parte, los anarquistas necesitaban también un líder que diera coherencia a la mitificación de los Sucesos de Casas Viejas. El ejemplo paradigmático de ello es la pluma de Federica Montseny. Si tuviéramos que señalar el autor que más ha contribuido a crear ese falso mito sin duda nos decantaríamos por Ramon J. Sender.. También Eduardo de Guzman cayó en el mismo error. Los historiadores no están exentos en esta mitificación. Hobswam utiliza un modelo para explicar los Sucesos en el que es imprescindible un líder carismático. La narración de Hugo Thomas del levantamiento está pintada de colores heroicos, con Seisdedos rehusando entregarse y la Libertaria actuando como su cargadora de municiones, hasta  que ambos murieron en las llamas cuando un avión, supuestamente, arrojó bombas a la choza. Durante el franquismo continuo esta mitificación y ese abuso de la mentira y la falsedad. Todo ello se plasma en la obra de Joaquín Pérez Madrigal “Casas Viejas palenque de sicarios” en 1954. 



Habrá que esperar a Jerome R. Mintz y a Antonio Ramos Espejo para que esclarecieran la verdad y desterraran esta mitificación, aunque sus efectos continúan. En la exposición de fotos de Sánchez del Pando y Serrano todavía sigue apareciendo que Seisdedos era un líder de la FAI o en la película de López del Río o en la obra de teatro del 90 sigue apareciendo como líder indiscutible del alzamiento. Volvemos a Mintz:” Esta conmemoración del papel de Seisdedos ignora, no obstante, la unánime opinión de los aldeanos de toda clase y partido político, quienes afirman que el anciano era apolítico y no tuvo nada que ver con el alzamiento. Esto se verificó en las declaraciones de 1933 y sigue siendo cierto hoy, como mis entrevistas revelan, según las cuales todos los espectadores y participantes en la revuelta estaban de acuerdo en que Seisdedos no había sido el líder y que no era más que un carbonero lleno de virtudes, pero con poco interés en el anarcosindicalismo. A pesar de todo, persiste el mito de Seisdedos…” Esta última afirmación sigue siendo válida para 2014. Son normales entre los historiadores no muy especializados y la gente del común la idea de que Seisdedos fue el líder de los Sucesos. David Gilmore, el antropólogo americano amigo de Mintz, en su conferencia sobre este en la Pablo de Olavide cometió este mismo error, al nombrarlo como líder de la revuelta. 



Definitivamente Seisdedos no fue el líder real de los Sucesos, pero es el personaje más conocido en relación a estos, con lo que nos indica todo el peaje al mito, la leyenda y la especulación que han pagado estos en sus más de 80 años de historia. Por ello la falsificación y la leyenda en torno a la actuación de Seisdedos en los Sucesos de Casas Viejas se convierte en un ejemplo paradigmático de lo que han sido estos en la historia de España.

Transcribo el audio
Pepe Pareja.- Seisdedos sin despreciar a nadie era buena familia. Familia noble, muy noble. Y ellos convivían casi todos juntos la familia, no había maldades de nada, muy sanos. Pero no eran personas intelectuales. Y aquí los Sucesos pues tenía que recaer sobre alguien y los Sucesos recayeron sobre esta gente, los que menos culpa tenían. Pero la historia pues se tuvo que inclinar a alguien y se inclinaron a esas personas que fueron los que sufrieron más consecuencias porque fueron refugiados en una chabola de castañuela y como ellos no se entregaban pues agarraron y les echaron bengalas impregnadas de algodón. Y de ahí parte la historia. Los que menos culpa tenían. 
J.M.- Ellos no tenían cultura, ¿pero tenían inteligencia?
Pepe Pareja.- Tenían fe. La fe de querer conocer un cambio de vida más factible, más loable, mejor para ellos
J.M.- ¿El comía carne, fumaba, bebía, jugaba a cartas?
Pepe Pareja.- Comía carne, lo demás no sé
J.M.- ¿Él era un jefe del sindicato?
Pepe Pareja.- Jefe no
J.M.- ¿El hijo¿
Pepe Pareja.- El hijo no, el que más se destacaba era su yerno Jerónimo
J.M.- ¿Seisdedos era un obrero consciente?
Pepe Pareja.- Un hombre sano y ya está


seisdedos.mp3

0 comentarios: