headerphoto

Visita al ECCV. y 4


Antes de abandonar el muro izquierdo nos encontramos con un último panel sobre los cinco días de enero. Se trata de un resumen del relato que escribió José Luis Gutiérrez Molina para el libro que coordinó con Gerald Brey Los Sucesos de Casas Viejas en la historia, la literatura y la prensa.




Es ahora turno del audiovisual. En él se narran  los cinco días de enero utilizando una metodología muy avanzada que junto a un texto histórico conciso y serio aparecen muchas fotografías de Casas Viejas de aquella época, las caras de los protagonista y una magníficas ilustraciones de Frank Valdes que sirve para darle continuidad a la narración. Por primera vez en el tratamiento audiovisual de los Sucesos se muestran  estos lugares y sobre todo la cara de los protagonistas. Se consigue con todo ello un formato dinámico, real y novedoso. Termina el audiovisual apareciendo el nombre de  los 22 casaviejeños que murieron en los Sucesos. Personalmente echo en falta el nombre de las tres miembros de las fuerzas del orden público que también murieron en estos hechos. Se recomienda que se vea completo, pues junto con las tablets constituyen, a mi modo de ver, la joya de la corona del espacio museístico. 




En el muro de la derecha hay dos paneles, las tablets y  algunos libros con documentos de la época y sobre todo dos estantes en los que aparecen recortes de prensa de la época. El primero se refiere a las noticias de Casas Viejas que aparecieron en prensa. Son tantos que se ha tenido que hacer una gran labor de selección. Lo mismo ha ocurrido con los juicios. Tanto los de al capitán Rojas, en 1934 y 1935 y a los campesinos en junio del 34 quedan recogidos mediante los recortes de prensa.  El primer panel se llama Sobrevivir la tragedia. Y habla como las víctimas de los Sucesos no solo fueron las 28 personas muertas en estos Sucesos, sino también sus familias y todo el pueblo en general, pues la represión se extendió como la pólvora por toda la localidad y se perpetuó en el tiempo. Aparecen tres fotos muy significativas, la de periodistas, médicos y víctimas mortales en el antiguo cementerio, hoy parque del Cañuelo, la del periodista y cura rodeado de niños a los que la caridad de los propietarios les da pan, como se hacía en las Calamidades y la de tres mujeres de riguroso luto, abuela, madre y esposa de víctimas rodeadas de periodistas y gente del pueblo. 



El segundo panel se llama Casas Viejas más allá de Casas Viejas y trata sobre las repercusiones políticas y mediáticas a nivel nacional. Es curiosa la frase introductoria del periódico el Sol, el 14 de enero, de su periodista estrella  Valentín Gutiérrez Demiguel: “Inmediatamente nos dedicamos a averiguar, con imparcial criterio, el origen de los sucesos allí desarrollados, y para ello nos pusimos al habla con el médico, el cura, el maestro de escuela y el alcalde pedáneo”.  Con esas fuentes en exclusiva no es extraño que tardará tanto tiempo en conocerse la verdad de los hechos.



Esos dos paneles se desarrollan en las dos tablets, apareciendo más de cien fichas bibliográficas, tanto de las víctimas locales  como de los protagonistas foráneos de estos hechos. En la primera aparecen los muertos del pueblo en aquellos Sucesos, las familia  y la solidaridad que despertaron. Se exponen fotografías y breve información sobre las familias García Beníetez, Cruz Jiménez, Del Río Barberán, Quijda PIno, Montiano Cruz y Benítez Sánchez. En los otros dos apartados aparecen algunos de los documentos que demuestran como muchos ayuntamientos españoles hicieron un donativo para las víctimas y en el otro la relación de los 22 muertos.



La segunda tablet incluye a los principales protagonistas de los Sucesos Casas Viejas, exceptuando a las víctimas mortales y familias que aparecen en la primera. Así a través de las fichas biográficas de los distintos personajes se puede analizar los precedentes, para ello se estudian a los propietarios nobiliarios, absentitas todos y a los locales propietarios, comerciantes y funcionarios. También a los socialistas y anarquistas de 1914. También aparecen las fichas de los que participaran en el fracasado intento revolucionario, así como los principales participantes como fuerzas del orden, gobierno, médicos, abogados, escritores o periodistas. En todos ellos aparecen unos breves datos biográficos, su papel durante los Sucesos y su experiencia vital posterior. En el caso de que sea posible se acompaña de una fotografía. Este intento de asociar hechos con imágenes es la primera vez que se hace de una forma tan sistemática y global en el caso de los Sucesos de Casas Viejas. Resulta muy significativo que para todas estas víctimas locales siempre ha sido una pesada losa su participación en los Sucesos y ahora aparece un ímplícito reconocimiento, no solo a nivel colectivo, sino también individual. 




En total aparecen en las tablets las fichas de 108 personas, la inmesa mayoría con foto. De ellas 68 son del pueblo y 40 foráneas. Estas sesenta y ocho, tanto los datos como las fotografías han sido obtenidos gracias a los trabajos de la comunidad educativa del IES Casas Viejas. Por eso se decía que estas tablets, junto con el audiovisual son de los elementos más logrados del espacio. En resumen, nos encontramos en un espacio conmemorativo, que como se encargan los elementos museísticos de repetir, tiene como objetivo que conozcamos y entendamos estos hechos, pero sobre todo restituir la dignidad y la memoria de las víctimas. El diseño permite una visita rápida y superficial y también otra más lenta y profunda. Pero sobre todo poner otro granito de arena más en superar e introducir en el acervo histórico del pueblo con normalidad unos hechos que durante muchos años no lo han estado.

0 comentarios: