headerphoto

Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. José Rodríguez Quiros. Pepe Pareja.11

Aunque dentro del grupo de los que participaron en los Sucesos había mayoría de campesinos que se apuntaron a la ideología y el sindicato dominante sin mucha conocimiento del cuerpo ideológico y protagonismo, también los hubo que conocían en profundidad las ideas libertarias y que tuvieron un papel protagonista. De todos ellos, opino, que el campesino “con ideas” más importante y significativo fue Pepe Pareja. No sólo por su papel durante los Sucesos, sino sobre todo, posteriormente, consiguiendo que la versión propia sobre tradición campesina anarquista y los hechos pasará a las posterioridad.




José Rodríguez Quiros “Pepe Pareja” nació un 29 de marzo de 1888, hijo de Manuel e Isabel, domiciliado en la calle Benalup. Pepe Pareja tenía cinco hermanos (Bernardo, Sebastián, Pedro, Isabel y Francisco). Sebastián participó en los Sucesos y fue juzgado en el juicio del 34 (aparece también en la famosa foto) pero fue absuelto por falta de pruebas. Vivió con Antonia Márquez durante 75 años hasta que la muerte los separó. En unión libre 25 años, hasta que para salir de la cárcel en el 39 los presionaron para que se casaran por el rito católico. No tuvieron hijos, aunque criaron a su sobrina Mari Paz. Murió a los 101 años en la residencia “El Madrugador” en Jérez. Antonia Márquez murió con 90 años.



Pepe Pareja entró en el mundo del anarquismo hacia 1914 de la mano de José Olmo, ya no lo abandonaría hasta su muerte. Lector empedernido de novelas anarquistas, sobre todo, tenía un concepto particular de la vida que explicaba con infinidad de parábolas. La que Mintz utiliza para cerrar el libro de los anarquistas es una de ellas.  “… Estamos trabajando para construir un mundo mejor. Tenemos pensiones, casas baratas, salarios ajustados de acuerdo al tamaño de la  familia, pero todo es en vano, todo vacuo. Podamos los miembros, cuando el problema está en la raíz”. Su ideología marcó profundamente su vida. No fumaba, ni bebía, estaba en contra de los toros, de la propiedad privada, del individualismo optando por el colectivismo, del autoritarismo (en el sumario que le abren al volver de la guerra manifiesta que: “Que ha pertenecido a la CNT, antes y después del Movimiento y que no simpatizaba con los marxistas“), de cualquier tipo de violencia y era vegetariano. Dice su sobrina: “Se alimentaba exclusivamente de vegetales, mantenía por ejemplo que había que comer ajo azul por las mañanas, porque era muy bueno para la salud. Así, él tenía por costumbre comerse todas las mañanas 4 dientes de ajos y medio limón” Metódico en su grado máximo, le daba gran importancia a los hábitos saludables, ello la familia lo relaciona con el hecho de que tuviera una vida tan longeva.



Bregado en las luchas sindicales y en las celadas de las fuerzas del orden y los propietarios era cauteloso y precavido en estado máximo. Aunque participó en los Sucesos  y pertenecía al grupo dirigente consiguió que no se lo pudieran demostrar en el juicio y ser rápidamente absuelto.  Fue condenado a un año de prisión en el juicio de junio del 34. Pero como él siempre mantuvo que no participó, que no estaba en el pueblo cuando ocurrieron (una mentira piadosa) y como no se pudo probar que disparará contra la Guardia Civil, aunque fue condenado por un año, se acogió a la amnistía de agosto del 34. Al iniciarse la Guerra, como casi todos los de esta foto que nos sirve de referencia, huyó hacia la zona republicana, hasta Jimena, vía la Sauceda y el Picacho. De ahí, cuando cayó Jimena a Estepona, y Málaga. No participó en hechos de guerra, trabajando siempre en el campo. Así trabajó en una colectividad que dirigía Juan Sopas. Una vez caída la ciudad, como era del grupo más destacado no volvió a Casas Viejas, sino que siguió hacia Almería, luego Granada, terminando en Huelma, Jaen, en otra colectividad campesina. Una vez terminada la guerra hizo el camino a pie de regreso desde Huelma hasta Casas Viejas. Se entregó y estuvo en la cárcel de Medina. 



Pepe Pareja se mantuvo fiel a sus ideas anarquistas durante toda su vida. Entró en contacto con Jerome R. Mintz, siendo el anfitrión en todas sus actividades investigadoras. Su prevención y cautela natural le hacen ser reservado con Mintz, al principio lo engaña, no se reconoce como anarquista, que hubiera participado en los Sucesos o que hubiera vivido en unión libre con Antonia Márquez. Mintz lo cuenta él mismo en la introducción de los anarquistas de Casas Viejas: “Mi principal guía y profesor en las maneras del “campo” y del anarquismo rural era José Rodríguez Quiros, conocido por el apodo de Pepe Pareja … Aunque nos hicimos amigos íntimos, él no quería contarme su propia participación en el levantamiento. Durante mucho tiempo, negó haber estado en el el pueblo en ese momento, y sólo tras comparar sus relatos iniciales con los de otros acabó admitiendo que me había engañado…”Uno tiene que ser reservado y mantener los pensamiento dentro de uno mismo. Si la gente nos ve juntos, preguntan: ¿Por qué está aquí este individuo? Yo contesto: “Está aquí para estudiar español. Si no merecen confianza, no tengo que decirles nada”. 



Carla Mintz siempre cuenta que Jerome consideraba a Pepe Pareja como a un padre y que sin su ayuda no hubiera sido posible escribir el libro de los anarquistas. De hecho lo empieza dedicándoselo a él y a su compañera y lo termina con una de sus famosas parábolas. Aunque como dice Rodolfo Walsh “La historia parece  como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas. Nuestras clases dominantes han procurado siempre  que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan”. En este caso gracias  a esta relación simbiótica entre Mintz y Pepe Pareja (y otros por supuesto) a través del libro y de las decenas de horas que Mintz le grabó en audio la historia del campesinado de finales del siglo XIX y primera mitad del siglo XX de Casas Viejas ha pasado a la eternidad. Sin duda, Pepe Pareja es el símbolo, el icono de esos campesinos anarquistas de Casas Viejas, que lucharon por sus ideas y que consiguieron que estas y sus vivencias pasarán a la eternidad. Ante tanta derrota, este hecho constituye un verdadero brote verde.

0 comentarios: