Los movimientos migratorios en Benalup-Casas Viejas

Son 17 cursos los que lleva el IES Casas Viejas realizando una exposición con motivo de la celebración de su Semana Cultural sobre algún tema relacionado con la historia y la geografía de Benalup-Casas Viejas. En esta ocasión se titula: Los movimientos migratorios en Benalup-Casas Viejas. Válvula de escape y soplo de aire fresco.




La historia de la humanidad es la historia de las migraciones. Estas no sólo explican los grandes avances militares como pudo ocurrir en el imperio romano, en su desintegración, en la conquista musulmana o en la mal llamada “Reconquista, sino también están relacionados con los periodos de expansión o crisis económica, además de tener un alto contenido político. Son en definitiva una respuesta a los desequilibrios existentes en el mundo. Movimientos naturales de la población que también se producen en los animales, como las aves y de los que nosotros somos testigos privilegiados. 



Por la ubicación de Benalup-Casas Viejas y por su historia la relación de este con las migraciones adquiere un carácter especial, hasta tal punto que se convierte en una de sus señas de identidad. Somos un pueblo nuevo, de aluvión, de migración que nos diferencia social, cultural, política y económicamente de otros del entorno como Medina, Alcalá o Vejer donde la relación con “el terruño” ha sido tradicionalmente distinta. 



Y es que en todas las etapas históricas del pueblo las migraciones han tenido un rol fundamental. En el periodo de su formación la llegada de inmigrantes de Medina, del Valle del Genal y de otros lugares marcan esta fase histórica, al mismo tiempo que hay que poner en relación estas venidas con el intento de resolución del problema agrario en la zona y la aparición de nuevos latifundios que demandaban mano de obra y que requerían masa jornalera adicional en las campañas de verano para la siega. Algunos de estos segadores se quedaron en el pueblo completando su economía con otras actividades económicas como el carbón o prácticas depredadoras. Como se demuestran en los gráficos que se muestran en la exposición la población fue creciendo hasta el momento cumbre que significó la Segunda República. Los pobladores tienen el mismo origen ya comentado e iguales son las actividades económicas que realizan. El fracaso del proyecto anarquista y socialista de solucionar el problema de la tierra está en la raíz de que en el periodo que va de la Segunda República a la transición no sólo no se gane población, sino que se pierda. Esta emigración, que al principio es silenciosa y continuada y a partir de los sesenta va a ser explosiva, no sólo tiene causas económicas, sino que las causas políticas también están muy presentes. 



El éxodo rural de los sesenta se va a convertir en uno de los puntos de inflexión de la historia de Benalup-Casas Viejas. Estas emigraciones hacia Alemania (consternados y aturdidos por el accidente aéreo de ayer del avión que se dirigía a Alemania, una tierra con la que tanta relación tiene esta), Valencia, Costa del Sol, Bilbao, Barcelona, Pamplona, Madrid… van a tener como consecuencia la crisis de la agricultura tradicional. En efecto, a las malas condiciones tradicionales de vida en la zona se le unió la atracción de las zonas urbanizadas e industrializadas. Es la teoría de los vasos comunicantes. La pérdida de mano de obra en el campo tuvo la consecuencia de subir los salarios de los jornaleros con lo que hizo que los propietarios modernizaran sus explotaciones. Lo que no habían conseguido ni los ilustrados, ni los liberales, ni los anarquistas, ni los socialistas... lo consiguió la emigración. Se calcula que emigraron en la década de los sesenta y principio de los setenta cerca de 1000 personas, un tercio de la población, pero ello posibilitó que la nueva situación preparará al pueblo para que asistiera a la época de mayor crecimiento económico de su historia a partir de 1975. 



Las Lomas como pulmón y la construcción como corazón permitieron funcionar una economía que posibilitó que gente de pueblos vecinos en un principio; Alcalá, Medina, Vejer, luego de otros más lejanos como Arcos, Coronil… después de toda España y a finales de siglo de todo el mundo (iberoamericanos, asiáticos, africanos,  alemanes, franceses, belgas…)siguieran convirtiendo a Benalup-Casas Viejas en una especie de torre de Babel que siempre fue. Pero el gigante que se formó a partir del 75 tenía los pies de barro, las Lomas perdió peso y la construcción se desinfló. En 2007 comenzó una crisis de la que todavía no hemos salido totalmente y eso desembocó en nuevos movimientos migratorios en este caso de salida, de emigración. Así la generación más preparada de la historia del pueblo no ha podido desarrollar su actividad profesional en su pueblo, ni en Andalucía y España siquiera teniendo que marcharse a Inglaterra, Alemania… Son por tanto las migraciones un hilo conductor de la historia de este pueblo. Con sus distintos movimientos pendulares podemos conocer y analizar los distintos periodos. A veces sirven como válvula de escape y otras como soplo de aire fresco, pero siempre tienen consecuencias positivas para la comunidad. Otra cosa distinta es a nivel individual. La persona que emigra o inmigra tiene que adaptarse a una nueva cultura y a unas nuevas circunstancias y soportar la nostalgia y la morriña de la tierra abandonada. La hija de un amigo mío lleva un tiempo en Londres. Siempre que va a visitarla y alterna con su grupo de amigos, emigrantes igual que ella, saca la misma conclusión. Se trata de personas que han abandonado su tierra, que echan de menos a sus familias y amigos, que se tienen que enfrentar a una gente distinta, a una cultura diferente, a una lengua extraña y a una sociedad, a veces hostil, son por eso unos valientes. Y es lo que han sido siempre los migrantes, unos valientes que posibilitan el equilibrio necesario. Benalup-Casas Viejas siempre ha sido un pueblo de valientes que han traído aire fresco cuando ha sido necesario y han servido de válvula de escape cuando las circunstancias así lo demandaban. 


El vídeo ha sido realizado por Macarena y Victoria dos alumnas del IES Casas Viejas dentro de los trabajos hechos para la confección de dicha exposición.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV