headerphoto

75 aniversario de la creación de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno. La Segunda República. 2

Gelán. 27-1-1933

El periodo de la Segunda República también está dentro de los precedentes de la fundación de la hermandad de Jesús Nazareno, pero la relevancia de los hechos y el grado de enfrentamiento surgido me aconseja dedicarle una entrada aparte. Durante la Segunda República, debido a la agudización del problema religioso las procesiones sufren un parón importante, aunque celebraciones tradicionales como el corpus siguieron celebrándose. La cuestión religiosa ocupa un lugar central en la confrontación política de la II República. Aunque en problemas como el agrario el enfrentamiento de fondo y social era más evidente, esta división de la sociedad española se hizo más nítida en cuestiones más superficiales como la religiosa.



En este contexto, la celebración de la Semana Santa fue un escenario más de la tensión vivida. La conmemoración dividió a la sociedad, y fue preciso difuminar su contenido con actos civiles. Las élites que habían llegado al poder sostenían que había  que separar el poder civil y lo religioso, por lo que las manifestaciones no podía pasar el ámbito de lo privado. Hay documentados tres momentos que reflejan esa oposición y aunque no se refieran exclusivamente a la Semana Santa nos hablan de ese enfrentamiento religioso. Por otra parte, su conocimiento nos sirve para entender las circunstancias en las que nació la Hermandad. 



En el ambiente crispado de la segunda república en Casas Viejas el alcalde pedáneo Baltasar Alcántara hace la siguiente pregunta en escrito de 5 de junio de 1933 al alcalde de Medina Sidonia: "Por la alcaldía pedánea de Casas Viejas se autorizó la celebración de un entierro católico con asistencia del clero, el cual entonó responso en la vía pública y ante las manifestaciones de varios vecinos contrarias a esos cantos religiosos, no estando la vigente legislación muy concreta en estos casos, me permito suplicar de V.E me informa sobre si en un entierro católico autorizado pueden entonarse en la vía pública esos cantos. También se presenta el caso de que para el próximo jueves 22 creo que se va a inaugurar la Iglesia de la Aldea de Casas Viejas y desearía saber si para dicho acto deben proveerse de la correspondiente autorización". Para entender el escrito debemos conocer que  Baltasar Alcántara había sido elegido alcalde pedáneo en sustitución de Juan Bascuñana al que cesaron en relación a su actuación en los Sucesos. Aunque era un hombre próximo a los propietarios y a la religión hace esta pregunta por las presiones del hombre más fuerte políticamente en esos momentos. Me refiero a José Suárez Orellana, socialista, antianarquista y anticlerical. La inauguración de la iglesia el 22 de junio se llevo a cabo discretamente, sólo algunos periódicos católicos se hicieron eco del evento. El escrito refleja el bipolarismo que adquirió la cuestión religiosa en la Segunda República.  Al mismo Suárez Orellana nos lo vamos a encontrar en los otros dos altercados.



Tres años más tarde el 11 de junio de 1936 en la celebración del día del Corpus ocurrió otro incidente que aunque tenía revistimiento religioso, poseía un gran trasfondo político. Las hermanas Vela se dirigían a misa de Corpus acompañadas por su hermano Antonio Vela (hijo de Juan). Un grupo de jornaleros entre los que estaba Francisco Vargas Casas  se mofaron de ellos y el "tuerto manguita" le quitó el velo a Carmen Vela. Su hermano Antonio, entonces, se abalanzó hacia él, dándole un puñetazo. Los amigos de Francisco Vargas se organizaron para lincharlo y asaltar la casa si hacía falta. Pepe Suárez intervino, habló con la  Guardia Civil y  se lo llevaron al cuartel para su seguridad. Su madre Ana Barca decidió que la familia se fuera a Medina (donde como las “grandes” familias del pueblo tenían su primera residencia) unos días hasta que se tranquilizará el ambiente. Y el ambiente estaba tan tenso que la República estalló por los aires un mes después, concretamente el 17 de julio de 1936;  era la Guerra Civil.



En la comarca,  en lugares como Vejer o Paterna las iglesias fueron asaltadas por masas exaltadas e incontrolables durante esta etapa. Una vez los nacionales en el poder se vengaron duramente de esa afrenta, la fotografía que se realizó de ese acto sirvió para identificar a los que iban a ser asesinados posteriormente. En Casas Viejas no sufrió daños la iglesia durante la República. Pepe Pilar le cuenta a Mintz en los anarquistas de Casas Viejas: “Ocho o nueve vinieron de Cádiz dispuestos a causarnos problemas. Esto sucedió durante la República, antes del suceso. Eran del partido comunista de Rusia. Conversaron con Suárez, dado que había propuesto reformas agrarias y cosas por el estilo. Preguntaron a Suárez si había aquí una organización con suficientes ánimos para seguir el movimiento. Su intención era quemar la iglesia. Pintaron la hoz y el martillo en las puertas y en el suelo. Nos acusaron de maricones, incapaces de hacer nada, porque no acudimos a su convocatoria de quemar la iglesia. Querían organizarnos, pero Suárez dijo a los hombres:”No tenéis que hacer nada. Estos han venido aquí a crear conflictos y nosotros debemos impedirlo”. Y no se hizo. Ni siquiera les escuchó nadie: nadie se unió a ellos ni tomó parte en nada”. Juan Pinto también se lo cuenta a Mintz, pero esta vez la fuente son los audios: “Si le hacen daño cuando salta el movimiento en el 36 entonces hubieran liquidado a todos los que había aquí en el pueblo. Como no le hicieron daño, el cura cuando vino el movimiento lo que hizo fue favorecer al pobre que atacaba sobre él. Aquí Juan Ayo, Andrés Martínez… eran de la junta de la izquierda y se tuvieron que ir a la sierra y a todos esos los salvó el cura”. El hecho de la represión sufrida en el 33, la huida masiva de los jornaleros en el 36 y que no se quemara la iglesia durante la Segunda República contribuyó a que la postguerra fuera menos incruenta que en el resto de España y que se intentara integrar en el sistema franquista a los sectores republicanos más moderados. En ese contexto se entiende la fundación de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

0 comentarios: