Visita al ECCV. 1

Inaugura este post una serie de cuatro entradas sobre el ECCV. Mi intención es aportar mi grano de arena en la comprensión y difusión de él. Pretendo profundizar y dar algunos datos sobre los contenidos museísticos de él, a tal fin que queden en la red y sirvan a aquellos que lo visiten. 
Empieza la visita al ECCV en el panel de bienvenida. Este local de la calle Nueva, pertenece al Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas, siendo adquirido para la Fundación Casas Viejas 1933 en 2006. Corresponde a la corraleta del casarón de Seisdedos en 1936. Detrás de la pared, sito en las instalaciones del hotel Utopía se encontraba el casarón, que aparece destruido a la izquierda de la fotografía. Por tanto la fotografía de 1933 de Campúa que hay en el panel no está dentro del espacio museístico. 



Es muy importante insistir en el panel de bienvenida, pues eso de “un lugar destinado a recuperar la Memoria y la Dignidad de las víctimas de los Sucesos” tiene una gran trascendencia, si se sabe que hasta este momento las víctimas y el pueblo general no han tenido más que consecuencias negativas. Además de los 28 muertos, más de cien personas fueron encarceladas y el clima de represión y miedo fue muy grande. En la guerra civil la mayoría de los que participaron se fueron a la zona republicana y al volver otra vez a la cárcel. Luego se le quito el nombre de Casas Viejas y no se podía hablar de los hechos. Desde la transición se ha estado recuperando estos sucesos para la memoria colectiva, pero las víctimas y el pueblo siempre quedaban en un segundo lugar. Por eso es tan importante un centro dedicado especialmente a ellas. En el panel aparecen el nombre de los ocho que murieron en el casarón, no "choza de brezo y castañuela", como aparece conscientemente en el panel y se puede comprobar en las fotos que aparecen en este post. Falta el guardia de asalto Ignacio Sebastián Martín Diez. Tampoco aparecen el nombre de los doce asesinados en la razia de las siete de la mañana el día 12, estos sí, en la corraleta que sirve para dar cabida a la rampa que da acceso a la sala.




Otra cosa interesante a destacar, es que estos Sucesos han sido objeto tradicionalmente de utilización y polémica partidista y mediática. Esta vez se han puesto de acuerdo todas las administraciones, como aparece en los logos. 




Para entender el centro  que vamos a visitar tenemos que partir de la base de que el espacio en el que se ubica es pequeño, limitado. Corresponde a la parcela que compró el ayuntamiento, que correspondía a la corraleta de Seisdedos y la planta alta del garaje propiedad del Hotel Utopía. En la corraleta para cumplir la normativa legal de acceso para las personas minusválidas se ubica la rampa de acceso. Esta funciona a modo de preámbulo de la sala de arriba, donde aparecen tres elementos con una gran carga simbólica.  




Estas tres fotografías nos pueden servir para situarnos donde estamos y como se encontraba estructurado el casarón de Seisdedos. Se podían diferenciar claramente tres partes. La corraleta donde está situado el patio de acceso al ECCV, el casarón en sí, que hoy se encuentra dentro de las instalaciones del hotel Utopía y el huerto y las chozas auxiliares que también está en el mismo lugar. 




La calle Nueva se convirtió en los años veinte de siglo pasado en una especie de ensanche urbano, donde la gente que se instalaba en el pueblo, como los Seisdedos que venían del cortijo Zapatero, construían sus chozas o casarones. Alternaban estas con las casas con tejado de tejas, de un agua o dos. Las chozas y los casarones se colocaban sin orden y sin calles o plazas que los ordenaran.  La familias Cruz y Silva vivían muy cerca una de la otra. La choza de Jerónimo Silva estaba justo frente a la Calle Nueva, mientras que la de Juan Silva, estaba a unos pocos pasos, en la misma calle. En las fotografías todavía se observan el algodón que se utilizó para prender el techo de paja del casarón, que fue lanzado desde la casa de la derecha. En estas dos fotografías realizadas desde la parte posterior, se ve la parte trasera del casaron. Era habitual que hubiera chozas auxiliares para la cocina o el ganado y un huerto cercano para el autoconsumo. 
Aunque todavía hay quien sostiene lo de "la choza de Seisdedos", las fotografías de Serrano demuestran que era un CASARÓN






También había un horno para hacer pan. La chimenea y el campanario de la iglesia de la primera foto nos sirven para ubicar y comparar con la actualidad. En el casarón vivían siete personas: Seisdedos y sus dos hijos, Perico, y Paco, Josefa Franco Moya, viuda de su hijastro Miguel García y los dos hijos de ambos Francisco y Manuel. María Silva también vivía con ellos. En la parte frontal del casarón, donde dormían Seisdedos y sus dos hijos, había una chimenea de piedra que servía de cocina... 


La calle Nueva fue la protagonista de los Sucesos, no sólo porque aquí murieron 21 de los 28 muertos, sino porque aquí vivían también la mayoría de los jornaleros que participaron en los Sucesos. Nos sirve, por tanto este primer panel para hacer una introducción a la visita insistiendo en el significado del centro y en sus características relacionadas con su contexto espacial y temporal. 


Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV