Los participantes en los Sucesos de Casas Viejas. Antonio Durán Fernández. 5

Dentro de los participantes en los Sucesos de Casas Viejas Antonio Durán es un otro ejemplo paradigmático de cómo su participación en los asuntos públicos le lleva a arruinar su vida personal. Su familia lo tiene claro: “Tuvo muchos problemas con la política, porque por ejemplo, yo puedo ser de un partido o de otro pero no meterme en nada y así me libro de problemas”.

Antonio Durán Fernández, hijo de Juan y Catalina, nacido el 29 de junio de 1897 en Casas Viejas estaba casado con Juana González Parrado tenía cuatro hijos en Casas Viejas Juan, Domingo, Antonio y Ana. Antonio jornalero de profesión, pertenecía a una familia de adscripción anarquista, ya que su tío José había sido uno de los fundadores del sindicato en 1914. Este junto a su padre y otros hermanos se habían establecido en Casas Viejas procedentes de Juzcar. Eran por tanto sopacas que habían venido en la campaña de verano a segar y se establecieron en el pueblo. 



Tras el affaire de 1915 y el suicidio de Gaspar Zumaquero este se cierra y se vuelve abrir en 1932. Antonio formó parte del comité de defensa del sindicato en el pueblo junto a Sopas y Pedro Cruz, siendo Monroy el presidente, Villlarrubia el secretario y Juan Estudillo el tesorero. Es uno de los veinte presos que aparece en la sede de la CNT en Cádiz antes de ser juzgado, siendo condenado a un año, por: “ Puede decirse que fue uno de los directores del movimiento, aunque secundario. Dio órdenes para agredir a la guardia civil, fue visto en la tienda de Montiano desde donde se hizo fuego y mandó cortar la carretera, por orden del Gallinito, desarmando a los reacios. Artículo 255”. Fue el encargado de cortar la carretera en dirección a Alcalá de los Gazules. Se  le impuso una pena de un año. En el sumario que se le hace una vez que vuelve a Casas Viejas después de terminar la guerra vemos su trayectoria: “Que el 18 de julio se encontraba en la dehesa de Espartina, de este término, propiedad del Marqués de Negrón, cortando leña. Que el día treinta y uno de agosto del mismo año se marchó a la Zona roja, voluntariamente, a causa de los rumores que circulaban de que le maltratarían, dirigiéndose a Estepona donde estuvo varios días trabajando en las faenas agrícolas y pasando a Almería donde se dedicó a hacer carbón de eucalipto durante sis meses trasladándose a Daya Vieja (Alicante) donde estuvo veintitrés meses también ocupado en las faenas de campo, donde encontrábase cuando terminó la guerra”. 



Vemos que como la mayoría de casaviejeños huyó por miedo a las represalias, hacia Málaga. De ahí a Almería, pues su significación le impedía volver al pueblo una vez caída la capital de la Costa del Sol. Y de ahí terminó en Daya Vieja, en la colectividad anarquista dirigida por el casaviejeño Juan Sopas. Aunque le caen 12 años de prisión, sale absuelto rápidamente porque a la altura de 1940 aquellos que no habían participado en acciones militares, como el caso de Antonio, no cumplían penas militares. 



En los dos años que estuvo en Daya Vieja, al igual que otros muchos formó allí otra familia. Cuando vuelve a Casas Viejas en 1939, se encuentra un panorama desolador, el poco trabajo que existe se le niega a gente como él que se han significado en la Segunda República. No sólo era una cuestión de recursos económicos sino también del papel que los vencedores tenían asignados a los vencidos. En esas circunstancia decide abandonar su familia de Benalup y volver con la de Daya Vieja. Cuando al final de su vida vuelve a la zona, tiene que irse a Vejer, con su hermano Juan donde mueren. Dicen en la familia: “Su mujer crió y sacó adelante a sus hijos sola y todo porque su marido la abandonó por problemas con la política. Huyó de Benalup para ir a Alicante dónde creó otra familia este fue uno de los emigrantes que se tuvo que ir porque si no lo hacia lo mataban. Y vino a Benalup, para morir con su hermano Juan en Vejer”. Este tipo de situaciones explica el nihilismo político de una parte de la población que durante el franquismo sufrieron la represión hacia sus familiares que sí habían participado en la cosa pública.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV