Las necrópolis megalíticas del entorno de la Laguna de la Janda. Conclusiones. Y 6

A la hora de conocer los abrigos con pinturas rupestres hay que tener en cuenta el emplazamiento y la situación de estas cuevas. Ya que la ubicación concreta en lo alto de un risco permite un control estratégico de la caza, de la cosecha, de las vías de comunicación o del agua. La situación en las montañas que rodean la laguna de la Janda aumenta sus posibilidades estratégicas. La ubicación de estos dólmenes en túmulos y en altura considerable tiene una triple significación geoestratégica.
Por un lado, sirven para controlar el valle y estudiar distintas estrategias agrarias, por otra parte, hay un deseo  claro de perpetuarse en el tiempo, de hacerse visible en el espacio, de monumentalizar su presencia. En tercer lugar estas tumbas megalíticas están en estrecha relación con los abrigos con pinturas rupestres, ¿con las tumbas antropomorfas? y con los asentamientos de la población, las vías de comunicación y las zonas donde se sembraba, se recolectaba o se cazaba. Además de que reflejan una estructura social y política determinada. 
Croquis realizado por el grupo de investigación liderado por María Lazarich



En estas variables insisten los autores de la citada comunicación en su valoración final: “Existe una estrecha relación entre la necrópolis y los abrigos con pinturas, sobre todo con el principal “Tajo de las Figuras”. Desde la cola de este abrigo se divisa toda la necrópolis, visibilidad que se hace igualmente patente en las tumbas, pues no sólo desde ellas se ve el abrigo, sino que se visualizan entre ellas.
La orientación de las construcciones megalíticas se ha relacionado con la observación de los astros (solsticios y equinoccios), a veces relacionado con un punto del relieve donde se sitúa el sol o las estrellas de una constelación, posiblemente con el propósito de controlar los ciclos de la naturaleza para un mejor conocimiento y control de las estrategias agrarias. 
En el transcurso de nuestras investigaciones en el entorno de la antigua Laguna de la Janda hemos podido comprobar la existencia de un patrón espacial en el que las tumbas quedan enmarcadas en el territorio en estrecha relación con los asentamientos, con las vías de comunicación y con las áreas de captación de determinados recursos y, sobre todo, que existe una estrecha vinculación con los abrigos con pinturas rupestres de la zona.
Las tumbas megalíticas y sus estructuras tumulares, se convierten en monumentos funerarios que son el resultado de una acción social y una acción simbólica.
Las tumbas son testimonio de un esfuerzo constructivo que tiene que estar organizado y dirigido por un poder centralizado. Aunque las fuentes de aprovisionamiento de los materiales constructivos no estaban muy alejadas, ya que las obtuvieron de los afloramientos cercanos ubicados en los cerros donde se localizan los abrigos con pinturas, la complejidad técnica que requiere su traslado, la organización y cantidad de mano de obra necesaria para la construcción, así lo requerían.
Las construcciones funerarias megalíticas son el reflejo de una sociedad en la que la muerte tiene una importancia crucial en la vida, por lo que las tumbas serán depositarias de la identidad del grupo que se aloje en ellas. La idea de perpetuidad queda patente en los materiales constructivos utilizados, pero también la propia visibilidad de las tumbas aporta un carácter monumental a la necrópolis, que se expande al paisaje. La idea de que estas estructuras se construyen para ser vistas en el espacio y perdurar en el tiempo, obliga a los que viven con ellas a no olvidarse de aquellos que las erigieron…
Las estructuras funerarias se construyen para ser vistas en el espacio y perdurar en el tiempo. Ello conduce a que no se olvide en la memoria colectiva a los que las erigieron. De esta forma la monumentalización del paisaje sirve como elemento de legitimación de un territorio”.
Croquis realizado por Vincent Jenkins



Esta monumentalización de estas estructuras funerarias, esta presencia simbólica de una civilización organizada, esta importancia geoestratégica que han tenido siempre sigue siendo válido si los ponemos en relación con otros restos arqueológicos prehistóricos, las pinturas (íntimamente ligadas a ellas) y las tumbas antropomórficas y con otros valores ambientales y ecológicos como el hecho de ubicarse en la puerta del parque de los alcornocales, pero  dentro del parque, muy próximo a las islas, a los puentes construidos, a la zona recreativa del Celemín, etc. Pero además la propia historia sobre el conocimiento en la zona de estos dólmenes es un reflejo de nosotros mismos. Infravalorados y desconocidos por mucho tiempo, fueron puestos en la escena historiográfica por el francés Abate Brevil. Luego en 1924 Megelina pretende estudiarlos y excavarlos, pero la familia de propietarios que manda en el pueblo no lo deja, pensando que si hay tesoros deben ser para ellos. Uno, parece, pierde el ojo en el intento. Después pasan al olvido hasta que en pleno siglo XXI gracias a un inglés, Vincent Jenkin,  y un equipo de investigación de la Universidad de Cádiz, vuelven a ser "redescubiertos". Se trata de otro elemento más, y ya van muchos, que ha estado aquí siempre, pero ha sido olvidado y escondido ¿casualidad? Otro argumento más para luchar porque se conozca y difunda todo el patrimonio natural y cultural que poseemos, incluida la apertura del Tajo de las Figuras. En definitiva, que estos túmulos y tumbas se presentan como un atractivo más a sumar entre los muchos de la zona. Pero para ello, es necesario que los conozcamos y que sepamos que significan, que simbolizan y porque están ahí. Esta es la razón última de estas entradas.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV