headerphoto

Las malas lenguas

Foto del facebook del Ayuntamiento de B/CV
La comparsa las malas lenguas es la comparsa de Paco Puerto, es él que le hace la música, la letra y la dirección. En todos los carnavales gaditanos hay una comparsa que se singulariza por la personalidad de su líder. En los últimos años Paco Puerto es el Juan Carlos Aragón benalupense, con sus aspectos negativos y positivos, como todo en la vida.
 
Foto del facebook del Ayuntamiento de B/CV



Aunque Paco lleva 24 años en el carnaval benalupense ha sido desde el 2011 con Rumbo a tierra, tras la marcha de Pepino del grupo, cuando se hiciera con las riendas de esta comparsa. Dos son las grandes características de esta agrupación que se repiten en estas cinco últimas ediciones (además La Vieja Escuela en 2012, Sabores de fiesta en 2013 y el Séptimo cielo en 2014). Por un lado, el logrado aspecto musical de sus agrupaciones. Este año como los anteriores la agrupación suena afinada, redonda, compacta, acompasada… Lo que decía Santo el año pasado también sirve para este: “La de Paco Puerto es la más acompasada. En "El Pregón de los Ausentes" yo le decía que él era más que comparsista, "compasista". Él y José de la Yeguada son los que más saben de eso en Casas Viejas". La segunda característica la constituye sus repertorios. Destacan la letras duras, ácidas y críticas. La queja del político, banquero, juez, religioso… todo poderoso que se mueva. Me centraré en este segundo aspecto. 

Foto del facebook del Ayuntamiento de B/CV

Visceral como es la comparsa  y Paco Puerto, sus letras están claramente divididas. Por un lado las que se refieren a la presentación, el popurrí y los pasodobles caracterizadas por la crítica mordaz y dura. Por otro, de cariz totalmente distinto la de los cuplés, donde domina la ironía, el cachondeo, la sorna…. Si en todas las agrupaciones esta división aparece patente, en Las malas lenguas es más evidente si cabe. Tanto en la presentación, como en los pasodobles, como en el popurrí el tipo de esos malas lenguas que todo lo critican y denuncia es evidente. En la presentación y el popurrí nos encontramos unas coplas que nos explican su razón de ser. Aunque mantienen el mismo espíritu batallador y guerrero de siempre ya no lo tienen tan claro como en el 2005 cuando en “Al compás de mi organillo” optaba clara y meridianamente por una opción política, el blanco de sus críticas es ahora  toda la clase política, haciéndola extensiva, como siempre a banqueros, jueces, curas y militares. El único pasodoble que se escapa un poco a este temática, el de los pederastas, aunque termina colocándolos en el mismo saco y proponiendo un tajante castigo para ellos. 
Foto del facebook del Ayuntamiento de B/CV




Pero se le ve ahora ya más cansado, harto y desencantado que antaño. Decía Sabina que para que hubiera desengaño era necesario un engaño previo y esto parece que le ha ocurrido a Paco Puerto. Lo reconoce en el popurrí cuando dice “Y el paso de los años, y el maldito desengaño me ha hecho más inteligente”. Ese hartazgo, esa frustración, ese cansancio, esa desilusión… se extiende por todo el repertorio “Cuentan que antaño su gente luchaban a muerte, por su libertad”, pero al igual que Machado con el olmo seco el espera “un milagro de la primavera”  si el público al que van dirigidas sus letras lo acompaña “Pero sin duda si al final tú estás conmigo, me levantaré”. Puede influir en ello que el año pasado fue la comparsa que dio “el pelotazo” en el carnaval benalupense, por eso se despide diciendo: “Yo transformé mis alas del séptimo cielo en malas lenguas de chaqueta y de sombrero seguí cumpliendo mi promesa por febrero y por febrero. Regresé…”  





Parece que afortunadamente le han hecho caso en lo que pedía en su pregón de 2012 “se dirigió a los autores para que apuesten por la juventud, de manera que las agrupaciones se rejuvenezcan” y también ha aparecido aire fresco en nuestro carnaval. Algunos compiten en afinación y otros reniegan de su pito de carnaval.



En la presentación destacan, como en las últimas ediciones, su ganas de luchar y criticar, rendiendo su tributo a “los que lucharon por las libertades”. En el popurrí llevan su tipo de malas lenguas a sus últimas consecuencias. Allí la emprenden con gobierno que “no gobierna si no cobra comisiones, y al honor y la vergüenza la han mandado de vacaciones”, con el vaticano, que contrapone a los misioneros  o con los curas pederastas, así como con los jueces que ejecutan los deshaucios o dejan libres a los terroristas. En los pasodobles siguen ejerciendo de malas lenguas, de cirujanos implacables, como el que critica que le pongamos vallas a los africanos y que dejemos “España pal corrupto. Pa chorizos y ladrones”. O el que critica que la  generación de la historia de España mejor preparada tenga que emigrar por culpa de políticos y jueces o el pasodoble en contra de los bancos que fomentaron el consumismo impulsivo y cuando ha venido el tiempo de las vacas flacas ejecutan deshaucios y embargan preferenciales, mientras ellos reciben indemnizaciones millonarias. Incluso el piropo al pueblo se contagia de ese regeneracionismo que critica el estado actual de Casas Viejas y propugna un cambio radical.
 




La letra de los cuplés es totalmente distinta.   La música del estribillo tiene la mayor parte del de “Charlatanes de feria” (año 81) de Antonio Martín donde hacen una especie de trabalenguas, aunque mas largo. Aunque en los cuplés también domina la temática general sobre la local, aquí este último tiene mayor presencia sobre todo porque hay dos cuplés dedicados al mundo del carnaval benalupense. Uno se la autodedican ya que hablan de los cuatro nuevos fichajes de la comparsa y el otro ironiza sobre el hecho de que dos agrupaciones benalupenses, la chirigota y la comparsa La cárcel blanca, hayan coincidido en el tipo de locos. Los otros cuatros son unos tópicos en este carnaval; para las campanadas de Canal Sur, para la Pantoja, la Infanta Cristina y el pequeño Nicolás, aunque este último termina con una referencia local al compararlo con “el Feta”. Un verso
Un verso
Pues voy a desnudar el alma
Dos versos
Aquí to el que se lo lleva
se descojona de risa
Cuatro  versos
He pintao mi cara con
tintes de guerra 
por defender mi tierra, de
caciques y gusanos
Cinco versos
La cultura será del
pueblo y no habrá más
fuga de cerebros.
Y el Wert y su trabajo, se
irá al mismísimo carajo
10 versos
Los que se enriquecieron
vendiendo tu suelo
hicieron su agosto y te
han dejado tirá, su
Majestad gran Casas
Viejas cual de tus hijos te
ha traicionado.
Que ahora todos te
llaman...
Reina de los paraos.

 


En definitiva estamos ante la comparsa de Paco Puerto, tan afinada y acompasada como siempre, tan ácida y crítica como las últimas cinco ocasiones. Soy de los que piensan que el aire fresco y el de toda la vida, no solo es compatible, sino justo y necesario.

0 comentarios: