headerphoto

La sandía


De nuevo vuelve a salir Jesús Mañez como romancero. Pero en esta ocasión no le escribe Sito y Fran. La verdad es que se nota. Las letras no son ya un repaso a la vida política, social y cultural del pueblo, tampoco hace un recorrido por los lugares y personajes más sobresalientes, tampoco hay una crítica al abandono de nuestras raíces o señas de identidad...
Pero bueno como decía Tagore, "Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas". Las letras las ha escrito el propio Jesús Mañez, y son monotemáticas. Son letras Mañez en estado puro. Domina el asunto sexual. Se trata de un repaso a las supuestas virtudes afrodisiacas de la sandía. Salvo algunas excepciones honrosas, los protagonistas no son personajes reales del pueblo, sino que es un vecino, una soltera, una viuda, un cura o un homosexual o muchos "maríos". Salvo cuatro cuartetas que tienen temática política y dos que lo son de carácter general (influencia creo de sus romanceros anteriores) todas giran en torno a como las cáscaras verdes de la sandía posibilitan la erección y el acto sexual. Estamos ante un tipo de carnaval de los de antes, de pueblo pueblo, con sus virtudes y sus defectos, pero con la autenticidad de lo de toda la vida por bandera. Resulta que Jesús no ha editado libreto y nos ha parecido buena idea publicar completo su repertorio en este blog para que pase a la posteridad.



Ahora dicen los entendidos
que la sandía es afrodisiaca
y que si te comes la parte verde
se te endereza la estaca

Mi cuñao al enterarse
puso un puesto de sandías
y vendió 14.000 kilos
en menos de medio día

Se las quitaban de las manos
y eso que estaban porías.

Yo llevo 50 años
jartándome de sandías
y pòr mi mare de mi alma
que yo eso no lo sabía

Y en los tiempos aquellos
con toa la hambre que había
me comía la parte verde cáscaras,
pitas y to lo que había
pero el franciscano como nunca
de su nivel se subía

Había un hombre en el pueblo
que solo comió sandía
y su mujer lo dejó
porque el hombre no respondía

Al cura que había en el pueblo
le dio por comer sandía
y lo tuvieron que echar porque el
hombre no servía

Una muchacha del barrio
dijo a su vecina Pura
mi marío será muy bueno
y trabajador la criatura
pero ni con la sandía
se le pone al pobre dura

Mi vecino de mi calle
decía con sentimiento
quien ha sido el cabronazao
que ha sacao este invento
que yo me jarto de sandía
y no me como ni un pimiento

Una señora casada
le decía a su Patricio
si no tenemos cochino
pa que traes más esperdicios


Otro que tenía un huerto
y montó un invernadero
lo sembró to de sandía
y le crecieron los cuernos

Uno quiso hacer la prueba
y se jartó de sandía
se fue una noche a los lLagos
y después no respondía

Mi vecino Pedro Antonio
va al trabajo to los días
y lleva en la fiambrera
cáscaras de sandía

Otro muchacho del pueblo
dijo ser vegetariano
y tiene lleno el congelador
de sandías de verano

Otro cerquita de aquí
lleva cuatro o cinco meses
jartándose de sandía
pero el trono no le crece

A una viuda del pueblo
yo le escuché que decía
mi marido pa responder
no necesita sandía
se comía un moniatro
y la tenía en pie to el día

Había una solterona
que le decía al vecino
yo no quiero más sandía
lo que quiero es un pepino

Otra muchacha del pueblo
que está cachonda perdía
le decía a su marío
tu no comas más sandías
tómate cuatro viagras
que eso es una garantía

El boticario del pueblo
que viagras no vendía
se fue pa el Ayuntamiento
y denunció al de la sandía

El de la acera de enfrente
también probó la sandía
y le dio una punza en el culo
que el pobre se derretía

Un matrimonio del pueblo
que ellos hijos no tenían
ella se quedó preñá
por culpa de la sandía
a él le dio un ataque de cuernos
que se murió al otro día

Un hombre que sin saberlo
era alérgico a la sandía
se pegó una pechá
y también palmó enseguía
la mujer se murió al rato
de un ataque de alegría

Una señora casada
le decía a su Faustino
tu pa que quieres sandía
tu me come a mí el chumino
y déjate de tonterías

Una viuda que había
diciéndole a su vecino
tu no comas más sandía
tu te comes un pepino
que lo que se come se cría

Una se quedo preñá
y le escuche que decía
lo que me vine a tragar
fue el rabo de la sandía

Una que le dijo al novio
que te pasa a tí chiquillo
que tu funcionas más menos
que andeito el monaguillo
te voy a tener que cambiar
por el burro de Cepillo

Otro le dijo al marío
será verdad lo que dicen
la gente de la sandía
la vas a tener que probar hijo
porque tu cada 20 ó 30 días

A mivecino Pepín
no le gustó la sandía
se refregó un pimiento chil
no veas como le hervía
aquello quemaba más que un guiso
de papas cocías

Uno se volvió chalao
y se le fue la chaveta y buscaba una zoleta
el hombre desesperado
y arrancó toas las sandías
que en el huerto había sembrado

A un hortelano del pueblo
le robaron las sandías
y el hombre muy disgustado
a un vecino le decía
la primera que vea preñá
me paga a mí la sandía

Una que se divorció
por no ver las cosas claras
porque al marío se le ponía dura
solamente la cara

A nuestro amigo Vicente el Bola,
el hijo de... María la Esquina
se dio un un jartón de sandías
y ahora no se le empina

Y nuestro amigo Riscardín
un hombre culto y decente
le dio por comer sandías
y pèrdió hasta los dientes


Aquí nuestro amigo José, el médico
hombre con mucha vista
comió mucha sandía
y se volvió socialista

Al pequeño Nicolás
le llevaron una sandía
y dijo con alegría
esta se la voy a llevar
 a la Junta de Andalucía
para que la puedan probar
Chávez, Griñán y Susana Díaz.

Y la señora alcaldesa
que en un mitin dijo un día
menos los jardines de Murillo
los voy a sembrar tos de sandías
antes de que llegue podemos
y me quite la alcaldía

Porque a nuestro amigo Paco
aunque le siembren toas las Lomas de sandías
no se va a comer un pimiento
en lo que le quea de vida.

Pero hay que ver este mundo
que está lleno de mentiras
te comas lo que te comas
el tranco no se te estira
si algo bueno se te presenta
aprieta el culo y suspira
y se echa un tarugazo
dile adios y te retiras

Y hablando de retiro
yo me voy a retirar
no digo más tonterías
no vaya a venir un gracioso
y me eche a la policía
y me tengan que mandar
al carajo con la sandía.



Mintz tiene un capítulo, el 7, de su libro Coplas de carnaval dedicado al tema. Me ha parecido interesante extraer algunos fragmentos: "En 1978, una murga llamada Los Volaos  ofreció una inspirada presentación dramática de una anormal unión sexual especialmente conocida por jóvenes pastores aislados en el campo: la bestialidad. La murga estaba dirigida por Jesús Mañez, un albañil enérgico que era en ese tiempo el comediante de carnaval más gracioso de Benalup. Sus letras eran escritas por Pepe Colmena, cuyo bar era el centro del carnaval. Cada copla concluía con un grito, "¡Burra a la vista!", para indicar que el solitario muchacho de campo había encontrado una vía sexual de escape.
¡¡BURRA A LA VISTA!!
Cuando las agrupaciones procedieron a presentar sus repertorios en el escenario del teatro, Jesús Mañez, aparentemente transportado por su encaprichamiento, caminó al centro de la escena, desenrolló un fajo de papeles andrajosos y empezó a leer apasionados poemas de amor a su no identificada novia. En  medio de su recitación, sus compañeros murguistas realzaron la romántica escena llevando a su ostentoso amor -una asustadiza y perpleja burra de campo- al pasillo central del teatro. El público andaluz estalló a carcajadas. Era el tipo de escena que habría encantado al público del Sueño de una noche de verano en el Teatro Globe o al de la obra de Apuleyo, El asno de oro. Los restantes días del carnaval, Jesús Mañez continuó su ataque a los asuntos animales leyendo sus poemas desde los tejados y muros de piedra localizados en varios barrios del pueblo...
Las letras de carnaval pueden leerse como medio de revelación de las corrientes sexuales existentes en la sociedad andaluza. Sin embargo, hay que dar una seria advertencia: es crucial darse cuenta de que las coplas de carnaval están compuestas y cantadas casi exclusivamente por hombres. Estos son bulliciosos hombres del trabajo, de la calle y de la taberna. Una mirada a los temas presentes en veinticinco años de coplas de carnaval confirma la autoría masculina. Muchas letras serias tratan de asuntos que atormentan el corazón de todos los hombres: el trabajo, el desempleo y la emigración. Un número aun mayor de coplas se centran en motivos sexuales desde el punto de vista del hombre...Si el Carnaval se ve como un tiempo de libertad sexual en que se da rienda a los pensamientos eróticos, el contenido de la fantasía depende casi exclusivamente de la libido masculina. El arco del amor se eleva y luego cae en asuntos más picantes y salados o quizás más mundanos.
Un tío con mucha cara 
a su suegro le espetó:
vengo a pedirle el conejo 
de su hija Concepción.  
La mano querrás decir 
le digo el suegro muy serio.  
Yo le pido a usted el conejo, 
el tío carota dijo, 
porque de la mano tengo 
hasta callos en el "pi..."

(Juglares, 1980)
Es más común que las coplas de tema sexual revelen qué necios y temerarios somos desde la época del noviazgo hasta la vejez. Las letras seleccionadas a lo largo de muchos años en Benalup muestran que la ridiculización es la moneda corriente de los autores. Algunas coplas hablan de parejas que, atrapadas por su pasión, fueron obligadas a casarse. Algunas revelan relaciones ilícitas entre personas casadas con otros. No nos coge de sorpresa que el tema de un cuplé favorito sea un saludo a una erección fracasada: ese momento en que la pasión tropieza y el orgullo parece en su punto más bajo. Las erecciones son una fuente principal de humor, yendo de coplas que expresan la arrogancia de la juventud a las preocupaciones de aquellos cuya potencia está en decadencia, a causa de la edad o de la maldición de un amante traicionado".  Han pasado más de veinte años desde que Mintz escribiera esto,  y cerca de cuarenta desde que Jesús saliera en los Volaos...pero ya se sabe... los clásicos son los clásicos.

0 comentarios: