Cabalgata 2015


El sábado tuvo lugar la cabalgata de carnaval (aquí los premios). Fue todo un éxito de participación, tanto cuantitativamente, como cualitativamente. Aunque persiste el debate sobre si la fecha idónea es el sábado o el domingo, parece que está atemperado. Los que le dan más importancia a las agrupaciones la prefieren el domingo, los que le dan más importancia al carácter generalista del carnaval optan por el sábado. La verdad es que lleva ya mucho tiempo siendo la cabalgata el acto central del carnaval benalupense. A través de una serie de presentaciones con sendas fotografías voy a mostrar las peculiaridades y la relevancia de este desfile. La primera presentación está realizada con fotos de Pepe González. Las otras con fotos mías y del facebook del Ayuntamiento.




Uno de los aspectos que es novedoso en el carnaval es la fotografía. Hace mucho tiempo que las fotografías y el carnaval se han asociado, pero la generalización de las cámaras digitales y de las redes sociales han hecho que echarse una foto en la cabalgata se haya convertido en un acto esencial de la misma cabalgata. ¡Cuántas fotografías se han hecho en la cabalga! ¡ Cuántas veces se ha escuchado eso de foto, foto!. Tantas fotos hay en la cabalgata que a veces uno se pregunta si la gente no se disfraza para fotografiarse. Son nuevos tiempos y el carnaval no es ajeno a las novedades y las nuevas circunstancias, obviamente.




Pero si por algo ha destacado la cabalgata este año ha sido por la creatividad que han demostrado los participantes. Todo el mundo con el que lo he comentado coincide que este año no ha habido disfraces "tramojo" en el argot. Todos tienen un gran trabajo previo y casi todos requieren una importante inversión en dinero, tiempo y sobre todo, lo más bonito, en imaginación. Las causas de este aumento de calidad son variadas y por tanto cada uno toma la que le interesa más para su argumentación. Es verdad que la fecha es más propicia, también que estamos saliendo de la crisis o que hay mucha competencia entre grupos o que se subvencionan adecuadamente o... Lo cierto es que la creatividad de la cabalgata de este año se ha impuesto claramente sobre otras variables y eso es muy positivo.






La cabalgata es un lugar para muchas cosas, pero hay una que le quita el protagonismo al resto, obviamente me refiero a la diversión. Se bebe, se canta, se baila, se juega, se planifica, se especula, se chismorrea, se confiesa, se... pero sobre todo se divierte el que participa. Esa puede ser una de las razones del éxito de esta modalidad del carnaval. Aunque participa todo tipo de público, desde mayores hasta niños, es el protagonismo de los jóvenes el que destaca, por ello la diversión es el hilo conductor de este evento. Pero además, de otras muchas cosas, la cabalgata se ha convertido en un lugar de reencuentro, es una cita obligada donde los amigos se reúnen, algunos que llevan mucho tiempo sin verse porque por cuestiones laborales o de estudios así se lo impiden. Las nuevas redes sociales posibilitan el contacto no presencial y la posibilidad de preparar la cabalgata y sobre todo seguir discutiendo y especulando sobre el disfraz. Es el lugar también para las pandillas de amigos. Tanto las de toda la vida, como las que se están formando ahora. También para los que echamos de menos, los que han tenido que emigrar, la única forma de impedirles disfrutar de su carnaval.




Mañana voy a publicar un post de Paco el de la Cueva el que nos habla de los grandes grupos que antes salían en la cabalgata. A veces superaban el centenar de componentes. En la actualidad no se llega a esa cantidad, pero sí son muchos y muy variados. Las condiciones de coordinación, implicación y gasto que requieren estos grandes grupos denotan la centralidad de la cabalgata. En ellos participan pandillas de amigos y familias al completo, por lo que el papel de la socialización en el carnaval está más que patente. Conozco casos en los que han participado hasta tres generaciones de la familia; desde el nieto al abuelo, pasando por el padre y la madre. Otro aspecto a destacar es el buen nivel este año de las carrozas, tanto las institucionales como las privadas. 


La cabalgata tal como la entendemos ahora tiene su origen en los años cincuenta en el carnaval recuperado. Hay que buscar el origen de esta cabalgata en la figura de la Reina de las Fiestas. En Cádiz se nombraron reinas y damas a las hijas de la élite política y se invitaron a la cabalgata a las grandes figuras del espectáculo. "A finales de los sesenta la Comisión de Fiesta contrató como gran novedad a un grupo de majorettes de la ciudad francesa de Montpellier que desfilaron en la cabalgata levantando gran expectación, por su marcialidad, pero más por la brevedad de sus faldas, a las que no estaban acostumbrados los españoles" (Ramos Santana). Si antes dijimos que el carnaval es de la juventud, otra de sus características es que también es de las mujeres. Afortunadamente, al contrario que pasa en otros ámbitos, en este el rol de la mujer es fundamental e incluso ha superado al masculino. La cabalgata se ha convertido en un lugar para divertirse, pero también para exhibirse, y ambas cosas de forma tranquila, sana y regulada.


Estoy de acuerdo con Paco el de la cueva en que el carnaval es un todo global, formado por un conjunto de actos como los bailes, los disfraces, la cabalgata, los pasacalles, las comparsas y las chirigotas... El carnaval es una fiesta cíclica, que tiene su origen en la edad media, allá cuando el cristianismo ejercía un dominio absoluto sobre la forma de vivir y ser de las personas. Por un tiempecillo les daban vidilla. Luego se ha ido manteniendo y adaptándose a las circunstancias hasta llegar a nuestros días. El carnaval cumple unas funciones sociales y psicológicas que ninguna otra fiesta propociona. Se trata de una fiesta de participación activa del pueblo, que es el verdadero protagonista. No es un espectáculo que yo veo, es uno que yo hago. Es la gente la que hace las comparsas, la que le da colorido a los bailes de disfraces y la que le da vida a la cabalgata. Pero como personas subjetivas que somos a cada uno le atrae unas actividades más que otras. A mí, personalmente, lo que más me gusta del carnaval son las coplas, por su significado, por la organización necesaria  y por el esfuerzo requerido. Pero el carnaval, la fiesta de la crítica, de la libertad, de la transgresión, de la diversión... es sólo un paréntesis en el acontecer diario. Ahí  reside parte de su grandeza. Pero aunque ayer cantábamos el pobre de mí, dentro de un mes estaremos debatiendo sobre la fiesta de la Independencia. Y es como dice uno que yo conozco no ganamos para tanta fiesta.

Comentarios

Moises ha dicho que…
Hola Salu, a mi me encanta la cabalgata el sabado.Es un acierto total.Lo que tienen que cambiar es los días anteriores.No hay nada y lo poco que hay mal organizado.Es una pena y eso lo sufren las agrupaciones.Aquí es donde hay que sentarse ayuntamiento, agrupaciones, bares y todo el que tenga una idea para que se pueda mejorar.Contamos con un carnaval antiguo y podemos explotarlo mucho más y mejor.No solo se puede quedar en una buena cabalgata.

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV