headerphoto

Las necrópolis megalíticas del entorno de la Laguna de la Janda. Datos historiográficos. 2

España se convirtió a finales del siglo XIX y principios del siglo XX en el país donde se descubrían más y mejores pinturas prehistóricas, pero los especialistas que lo hacían eran de origen inglés o francés. El descubrimiento del Tajo de las Figuras el 17-4-1913 va a cambiar la tendencia, pero no sin una ardua disputa.

Tanto la escuela española, como la anglo francesa coinciden en su estudio, que en un principio colaboran pero rápidamente se enfrentan en una amplia y difundida polémica. Estos enfrentamientos que venían de atrás explotaron en una campaña de exploración prehistórica en mayo de 1913 en Sierra Morena, que significó la ruptura de las relaciones personales y académicas de ambos. Los primeros en visitarla fueron Cabré y Hernández Pacheco al reclamo del informe que había presentado Victorio Molina, tras el aviso del médico de Casas Viejas José Espina Calatriu. Estos habían sido enviados en junio a la zona por el Marqués de Cerralbo, Director de la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas.



Así los investigadores españoles, por un lado, y los ingleses y franceses por otro siguieron investigando por separado estos yacimientos prehistóricos. Como dice Mas Cornellá “A partir de entonces trabajaron en éstas y otras estaciones del Campo de Gibraltar J. Cabré y E. Hernández-Pacheco (en 1913 y 1914) y H. Breuil, M. C. Burkitt y W.Verner (en 1913, 1914, 1916, 1918 y 1919) Estos últimos presentaron al cabo de unos años el estudio más completo que tenemos hasta ahora (Rock paintings of Southern Andalusia 1929).”



En cuanto a los dólmenes del Celemín estos fueron descubiertos a nivel científico por Breuil en 1917 después de haber estudiado los del Aciscar (Tarifa). Dice María Lazarich y otros en la citada comunicación: “Fue también en esta misma la campaña de 1916 cuando H. Breuil y Verner, descubren la necrópolis megalítica del Tajo de las Figuras. Como ellos mismos nos narran, fue al venir por el camino que conduce desde el Convento carmelitano de San José del Cuervo a la aldea de Casas Viejas y pasar por la llanura que domina el abrigo del Tajo de las Figuras, cuando pudieron observar varias estructuras tumulares en ella. En los días siguientes llevarán a cabo una exhaustiva prospección localizando un total de 10 dólmenes (Breuil y Verner 1917). Ya entrada la década de los años veinte, ambos conjuntos dolménicos serán también estudiados por C. de Mergelina (1924). En la necrópolis megalítica del Tajo de las Figuras, tras realizar una prospección y el dibujo de las plantas de las estructuras, decide excavar el dolmen IV hallado por Breuil, por ser, a su parecer, el mejor conservado y con mayores dimensiones de todo el conjunto. Desafortunadamente, tras varios días de excavación y haber dejado al descubierto el corredor y la cámara de la sepultura, el propietario de la finca le prohíbe continuar con los trabajos. Entre los escasos materiales que localizó, cita un fragmento de plato de borde almendrado, varios elementos de hoz y otros restos de talla de cuarcita y sílex. A partir de esas fechas dejamos de tener noticias sobre ellos, hasta que varios años más tarde su propio descubridor señala que las tumbas habían sido saqueadas y explosionadas por buscadores de tesoros (Breuil y Burkitt 1929). Posteriormente, los dólmenes serán recogidos en las obras de E. Romero de Torres (1934) y J. y V. Leisner (1943), y de otros muchos autores, pero sin aportar nada nuevo.
Tras un gran vacío de investigación en la zona, en la década de los años noventa del siglo pasado, se reanudan los trabajos de prospecciones, afirmándose sin embargo de que no hay rastro alguno de los dólmenes ni de sus túmulos (Mas 1993 y 2000)”.



Yo conocía la existencia de estos dólmenes por los textos de Breuil en internet, pero no conocía de nadie que supiera localizarlos. En 2007 van a ser "redescubiertos" por Vicent Jenkin y el grupo de investigación de la universidad de Cádiz dirigido por María Lazarich. La existencia de estos dólmenes  me lo comunica a mí Vicent Jenkins, pero tras una fallida excursión con un grupo de amigos para localizarlos, no los vamos a localizar hasta que él mismo nos lo enseñó. Vincent Jenkins conoció estos dólmenes en los años sesenta cuando vino desde Inglaterra con su padre buscando el Tajo de las Figuras. Llegaron a Benalup y en el bar de Pepe, el camarero los puso en contacto con el Chaquetón padre. Este los llevó al Tajo de las Figuras y después de bajar de la cueva: "Volvíamos al coche y nos preguntó si teníamos ganas de ver los dólmenes.  Contestamos que sí.  Fuimos a lo que se conoce/conocía como el numero 4 o la Laja de la Listona.  Nos explicó que el gran hueco en el centro fue causado por buscadores de tesoro. Fuimos al nº 3  y entonces al nº 2 que también tienen huecos causado por buscadores de tesoro.   Dijo que había mas ejemplares al oeste...Pasaron 50 años, mas o menos.  Compré una casa en Medina. Conocí a Lothar Bergman. Me matricule en la Universidad de Cádiz para hacer un PhD,  me inscribí en un curso de verano de María Lazarich y Luis Aguilera sobre  hallazgos arqueológicos.    Tras unos sesiones abandonamos el aula y, sin muchas explicaciones empezamos a buscar yacimientos alrededor del pantano de Barbate y a cribar tierra en Monte Abajo... María dijo que los dólmenes se encontraban en una linea al SO del Tajo.  Yo imaginaba dólmenes de forma clásica y había olvidado que El Chaquetón llamo dólmenes a estructuras que para mi eran túmulos. Pasamos otro día buscando en vano.  Suzannah y yo volvimos solos.  Pensé por las fotos que los dólmenes tuvieron que estar a mas distancia del tajo.  Encontré en el área recreativa restos de tres estructuras megalíticas y una casa romana, pero su forma no correspondía con los planos, y la sierra al fondo no correspondió bien con las fotos.   
Mire cada vez mas a las fotos. Decidí utilizar Google Earth para determinar la ubicación del nº 4.  Sin mucho problema encontré la vista.  Ahora sabes que el punto cayo en la parte arbolada más allá de los edificios vacíos. Probablemente te acuerdas que fue casi imposible movernos entre la vegetación.  Fui dos o tres veces.  Una vez obtuve la misma vista que en uno de las fotos antiguas.  Estuve encima del 5 sin saberlo..  La próxima vez encontré el túmulo de Nº. 4, pero no conseguí en penetrar al centro.  Envié estas fotos a María por email y le dije que había encontrado uno de los dólmenes y con el mapa de Breuil debería ser posible encontrar los demás salvo por el problema de las plantas. Puedes ver por exif que fue 20/05/2007 16.08. Muchos árboles habían crecido.  En los años 60 el paisaje era todavía abierta ".
Foto de Vincent Jenkin el 20-5-2007

Una foto de María Lazarich (al centro en rojo) y el grupo de aquel día
 tras el momento de enseñarles el dolmen 10
 (El primero que redescubrieron).    23/05/ 2007  11.53.

1 comentarios:

Vincent Jenkins dijo...

En 1959 J-C Spahni, el descubridor de la Cueva de Albarianes, escribio que los dolmenes fueron en ruinas.