headerphoto

La plantilla del bar de Pepe


En 1968, el asidonense José Candón, afincado hacía muchos años en Benalup, deja de trabajar en el Bar Román y abre el suyo propio. Lo hace en la calle don Manuel Sánchez y, esta decisión, le traería alguna incomprensión de los vecinos, que pensaban que el bar estaba muy lejos del centro del pueblo. 




En la fotografía, además de Pepe Candón en primer plano, aparecen Manolo González Rodríguez, José González Rodríguez, Paco Vidal y Miguel El Pato como integrantes de una joven plantilla en una época en la que existía la categoría profesional de aprendiz. Entre la clientela se reconoce a Antonio Fernández Nono. 



Cuatro camareros orgullosos y satisfechos de serlo posan ante la cámara del americano, mientras que Pepe, el dueño, atiende a un cliente. Estamos en una época en la que se empezaba a trabajar muy pronto y el sueldo era muy bajo, pues como parte de él se consideraba el aprendizaje. Estos niños-hombres maduraban muy pronto y aprendían rápido, más en un lugar como los bares donde la mundología es la asignatura más importante. El problema es que el trabajo le impedía cubrir otras necesidades como la educación, pero la circunstancias socioeconómicas de la época así lo imponían. 



Pepe fue el fundador del bar que llevaba su nombre. Este bar-restaurante-salón recreativo esta situado en el Centro del pueblo y como tal constituye y ha constituido por cerca de 50 años un punto clave en la vida diaria de Benalup- Casas Viejas. Pero en los años sesenta no era así. De hecho cuando se inauguro el 23 de Marzo de 1968, cuando su propietario Pepe Candón abandonó el bar que regentaba en los comienzos de la calle San Juan, mucha gente consideró que era un atrevimiento y que se trasladaba a las afueras del pueblo. Es otra anécdota más que prueba el vertiginoso crecimiento reciente del pueblo. En principio un solo local, alquilado. Después dos con sus mesas y sillas. Posteriormente se lo llegaron a comprar al dueño con gran satisfacción por su parte ya que era la ilusión de su vida desde que llegó a Benalup: Montar el primer Restaurante de Benalup.  Allí asistía lo más granado del pueblo y de lo que venía a él. Y se formó un gran emporio. Se le podía aplicar aquello de tanto monta monta tanto Pepe dando la cara en el bar, como María cocinando. En 1987, 88 y 89 tras respectivas reformas el local consigue el actual estado. 



Después pasó a su familia y de esta a otros que intentaron explotarlo con desigual fortuna hasta que recayó en el que lo regenta en la actualidad, Floren, con el cual ha vuelto a recuperar la centralidad de antaño. De hecho pese a la crisis económica y de modelo, ya que la gente está cambiando de hábitos de ocio, este bar la está enfrentando bastante bien, siendo uno de los de referencia para la población foránea que acude al pueblo, ya sea porque viven en el campo de golf o vienen de visita al pueblo.
Esta fotografía forma parte de la exposición que hicimos los amigos de Mintz en 2011 sobre los bares de antes. En esta serie de ¿Qué fotografíó Mintz? pretendo traer las otras diecinueve.

Personalmente estoy muy agradecido por el trato que María y Pepe nos han dispensado a mi y a mí familia desde que llegamos a este pueblo hace ya más de 22 años. Me consta que es el típico representante de él que sin haber nacido aquí, se hace de aquí y recibe con la manos abiertas a todos los que recalamos aquí. Igual  que a sus amigos los madrileños; la familia Regino. Y tantas otras. Por eso me apetece colocar esta serie de fotografías, a modo de agradecimiento y humilde homenaje a Pepe y María los del bar. ¡Gran apodo!

1 comentarios:

mpontiv dijo...

María y Pepe son lo mejor de lo mejor.