headerphoto

La emigración, el Cordobés y la competencia


A través de las letras de la murga de Los niños llorones podemos analizar la función que cumplía este carnaval de pueblo tradicional. La característica común es su universo. Sólo y exclusivamente le interesa lo que ocurre en el pueblo. A veces con una anécdota refleja una cuestión más general como en el caso de la emigración. El letrista de Los Llorones resalta lo doloroso y difícil que resulta la emigración, contando el caso de una pareja que emigró pero tuvo que regresar porque no se adaptaron. 

Son muchos los emigrantes
que han salido de este pueblo,
unos para Barcelona
y otros para el extranjero;
otros se van a Bilbao
porque aquí están aburridos
y se vienen a los tres días
porque están lejos sus hijos.
Un matrimonio de aquí
recién casados marcharon,
a ella no le agradó aquello
y enseguida regresaron.
Ella iba muy contenta
porque iba a una capital,
y cuando se encontró allí
no paraba de llorar; 
le decía a su marido:
aquí no quiero estar yo;
vámonos para Benalup
aunque sea de polizón.



Mintz le llamaba mucho la atención como en los pueblos andaluces el control moral se realizaba además de la religión, a través de los chismes y las críticas. En este rol el carnaval cumple un papel muy importante, pues se divulga y se critica aquellos comportamientos que no se creen deseables. Este es el caso de la segunda cancíón. Dice Mintz en Coplas de carnaval: "La murga expresó su indignación hacia una pareja que escribió una carta a El Cordobés, el popular torero, pidiéndole dinero. De hecho, necesitaban una mula, pero en su carta siguieron una estrategia diseñada para obtener compasión del gran matador".
Conocemos a un torero
que le llaman el Cordobés;
varios padres de familia
también se acuerdan de él,
hombre de buen corazón
y de buenos sentimientos
que hacen muchos beneficios
con los pobres en los pueblos.
Un hombre de aquí y su esposa
que acordaron cierto día
de escribirle una carta,
a ver si los socorría,
en cuya carta decía,
le decimos de verdad,
que tenemos un hijo enfermo
hace ya una “temporá”;
usted que es hombre de fama,
si tuviera la bondad
de socorrernos con algo
para poderlo curar.
Al otro día siguiente
le decía a un amigo suyo:
como me mande el dinero
de seguida compro un mulo,
ay que ver la cara dura
de querer engañar a un torero.
Como si el Cordobés fuera ahora
a  chuparse el dedo.


El carnaval siempre ha tenido un carácter de crítica que nunca lo ha abandonado. Siempre lo han realizado las capas más populares y menos poderosas de la comunidad. Por ello durante una semana se permiten decir cosas públicamente que durante el año no hacen. Esto dice Mintz sobre la tercera copla: "Los propietarios del cine local, que llevaban décadas proyectando películas del tipo de  Tarzán de los monos, fueron criticados por su desenfrenada envidia cuando un circo itinerante que pasó por el pueblo redujo temporalmente la asistencia al cine. Como los propietarios del cine llevaban  también la tienda vecina de caramelos, para recuperar al público perdido, ofrecieron una entrada de cine gratis con cada polo que vendían. Pero cuando eso no sirvió para superar la novedad del circo, se rindieron y volvieron a cobrar las entradas como de costumbre".
Este verano pasado
como lo recordaran
hemos tenido a nuestro pueblo
al estilo capital
teatro, cine y baile
y mucha atracciones más
y también en la terraza
ay que fresquito se está
También se ha traído una orquesta
invitar para bailar
y el que la sabio hacer 
lo ha podido disfrutar
Yo venía la calle arriba
para en el teatro entrar
compré un polo y
me regaló una entrada
Me encontré a un amigo
y me dijo por igual
yo no sé si será envidia
o el negocio así será
De negocio no entendemos
no lo podemos explicar
pero cuando no hay teatro
vale dos duros la entrada
Vamonos para el teatro
que dicen que está muy bien
porque cine hay todos los días
y el teatro es una vez

Me manda Esperanza Casas Toro una copla de los Llorones que aprendió del padre, pero que no está en el CD de Los Llorones, aunque sí en su repertorio, ya que aparece en el libro de Mintz coplas de Carnaval, en la página 109
Este verano pasado
escuchamos una pelea
una noche aquí en el pueblo
un muchacho y una vieja
ella le estaba diciendo
te digo de corazón
no te acerques más a mi hija 
te lo pido por favor
no quiero que tenga novio
porque todavía es muy chica
es que la pretende otro 
que tiene alguna cosita
puesto que le habla a un hombre
que tiene alguna cosita
y ese que la está queriendo
dicen que tiene perritas.
Y el muchacho le contesta 
traigo buenos pensamientos
tengo sembrado en mi casa 
cuatro matas de pimientos
 vendiéndolos bien vendidos
tendremos para empezar 
al precio que están las cosas 
juntaremos un capital
tengo una vaca suiza  
dice mi pare que es mía
y el día que yo me case 
montare una lechería
Y al oír aquellas palabras 
la madre se volvió loca
Enseguida llamó a la hija 
Vámonos a comprar las cosas  
tarara tarara.... 
Dice Mintz en el libro sobre esta copla: "Manolo el zapatero escribió una canción de cortejo que termina con vistas al matrimonio". La canción está llena de ironía y es una crítica a aquellos padres y madres que fomentaban el pragmátismo del dinero sobre otras cosas en los noviazgos de sus hijos.

lloronescacionemigrantes,cartaafrancoyelcineylospolos.mp3

0 comentarios: