Entradas

Mostrando entradas de noviembre 9, 2014

El bar de Palomino

Imagen
Los tres personajes que aparecen en la primera fotografía son Curro Cózar Guillén, Juan Moreno Vidal y José Matías. Se encuentran en el bar Palomino, nombre que le viene de la bodega Palomino y Vergara. Era el bar de los cazadores por excelencia. De los tres almanaques que vemos, uno de Cruzcampo, los otros dos son de cartuchos de cacería.

La calle Rafael Bernal

Imagen
El lugar central urbano de Casas Viejas siempre ha sido la Alameda. Los ejes viarios que han comunicado está con el exterior han tenido gran importancia, sirviendo como ensanches urbanos. Así, la calle San Juan hacia el norte y la calle Medina y Nueva hacia el Oeste. Parece ser que el origen de las tres hay que buscarlos en viejas cañadas ganado. La calle Nueva sufrió una gran modificación en su nomenclatura en diciembre 1942, pues la parte más noble (desde la intersección con la calle Medina hasta la Alameda) pasó a denominarse Doctor Rafael Bernal, en honor al médico asidonense que había muerto en febrero de ese año.

La falsa quiniela

Imagen
Hoy les traigo dos audios sobre el mismo tema. Aquella quiniela que falsamente le tocó al hijo de unos trabajadores de las Lomas un quince de marzo de 1965. El tema lo trataron Los niños llorones, Los turistas del figuras y Estebita, el zapatero de la Yeguada. En la letra de los Llorones se critica al banquero, su egoísmo por ganar dinero y su hipocrecía. Los turistas tratan el tema más superficialmente y sólo le dedican un cuplet. Mientras que Estebita se fija más en el hecho gracioso y en la pobreza de los padres del chiquillo que decía que le había tocado la quiniela. Mintz dice de este tema en Coplas de Carnaval:

El ninguneo de las víctimas de los Sucesos de Casas Viejas. El tratamiento de los restos mortales. 6

Imagen
El tratamiento de los cadáveres producidos por los Sucesos refleja la forma en que se han tratado estos y su evolución en el tiempo. Las fotografías realizadas en el cementerio en 1933 fueron de las más famosas y utilizadas por los distintos medios de comunicación. En ellas se observa tres grupos de personajes; por un lado las autoridades, representadas por el alcalde pedáneo Juan Bascuñana, los guardias de asalto, guardia civil y de arbitrios. Por otro lado el personal sanitario, dos forenses, Joaquín Hurtado y Fismato Pérez Uclés, el médico de Casas Viejas, Federico Ortiz, el de la sección de la Cruz Roja de Jerez, Dr De la Villa, el prácticante Jesús Escobar y el estudiante de medicina local Alfonso Pérez-Blanco. Un tercer grupo está compuesto por los periodistas Sánchez del Pando, Gelán, Gil Gómez Bajuelo y Joaquín López San Miguel. El tercer plano corresponde para las víctimas. Al fondo el pueblo, se observa el cercado del cura, la calle San Juan y a lo lejos las dos grandes casa…

Los primeros días de la Guerra Civil en Casas Viejas

Imagen
En Casas Viejas no hubo Guerra Civil pero sí consecuencias de que el golpe de estado hubiera triunfado en la provincia de Cádiz. Un grupo de falangista formado en Medina visitan Malcocinado y Casas Viejas. Asaltan y expolian las casas de Pepe Suárez y Francisco Guerra en Malcocinado, queman y destruyen en Casas Viejas las dos sedes de los sindicatos, la de los anarquistas y la casa del pueblo y sede de UGT, que estaba en lo que hoy es el pub Pajarito, como le dice Juan Pinto a Mintz en el audio.

El bar de Juan Román

Imagen
Los bares eran en los años sesenta los lugares más importantes de socialización de la época. Su ubicación estaba al lado de los centros de poder económico, religioso y social. El lugar donde más bares había en estos años  era la calle San Juan, la arteria principal del pueblo. En ella estaba el de Ricardo, el de Alfonsito el de Pérez, el de Manolo Flor y el que aparece en la fotografía el bar de Juan Roman.

Hurto del simpático billete de mil pesetas

Imagen
Tal día como hoy, pero de hace 92 años aparecía en el Noticiero Gaditano, el 26-10-1923, la siguiente crónica, que no sé si calificar de noticia, reportaje o cuento con moraleja. Se llama “Hurto de “simpático” billete de mil pesetas”.“ La “tentación” tuvo lugar en la Cañada de Medina, situada en el término de Alcalá de los Gazules. Allí estaban Francisco Gutiérrez Román y su criado Antonio López Moray “El Miracielos”, que sin duda apartó su vista de las celestiales regiones y las fijó en los bolsillos de su honrado patrono y quizás hipnotizado por la idea de un próximo reparto de las riquezas, tal vez por un impulso de irresistible deseo de echar una canita al aire, ello es lo cierto “que sin saber lo que hacía” se afirma contrito y confeso el bueno de “Miracielos” le hurtó la cartera que contenía un billete de mil pesetas y además, sin duda “también sin saber lo que hacía” tres monedas de a cinco pesetas más bellas y más blancas que las bella Doña Blanca de Navarra.