Entradas

Mostrando entradas de marzo 9, 2014

La Laguna de la Janda. Las Lomas. 9

Imagen
El tercer proyecto vio en 1967 la desecación completa de la laguna de la Janda. Con ello apareció la explotación de las Lomas en la forma que se ha conocido aquí y que tanto ha influido en el devenir histórico de esta tierra. La tecnología holandesa había ayudado mucho en la tarea. Además de las infraestructuras necesarias en las tierras propias (túneles, drenaje…) hizo falta construir una serie de pantanos de contención (Celemín, Almodóvar, más tarde el Barbate y sigue en proyecto el del río Álamo). Junto al aumento cuantitativo  que suponía la desecación permanente de la laguna, se produjo un importante cambio cualitativo.

Las fotos de Casas Viejas. Las victimas empiezan a ser tenidas en cuenta

Imagen
Estas dos fotografías son de Leonardo Zambonino publicadas por el Diario de Cádiz el 13 de febrero de 1933. Con motivo de que se cumplía un mes de los Sucesos, una comisión presidida por Don José Martínez Regal, visitó la localidad para entregar el dinero recaudado por la Asociación de Artes de Imprenta entre los familiares de las víctimas. Obviamente, al mismo tiempo que entregaban los donativos escuchaban las quejas y la demanda de justicia por parte de los familiares.

La Janda 5. Por Francisco Martínez Guerra.

Imagen
Durante una media hora los excursionistas continuaron la ruta silenciosos en tanto la niebla despejaba y el valle se iba estrechando. Para entonces, habían dejado atrás el cerro de La Arenosa y llegaban al paraje que llaman las Gargantillas. Aquí, dijo
Joaquín:

El concurso de carnaval de 1966

Imagen
Si la polémica siempre acompaña al carnaval, está se hace omnipresente si hay concurso y premios. En el carnaval de 1966 salieron cuatro agrupaciones; los maletillas, los algodoneros, los niños llorones y los turistas del figuras. Estas dos últimas optaban el premio final. Pero su rivalidad no sólo venía de que tuvieran expectativas parecidas, sino además representaban mundos totalmente distintos. Los primeros eran la típica murga con raíces en el carnaval tradicional del pueblo, cantado por jornaleros con poca instrucción. Los segundos pertenecían a la clase media local y tenían en el carnaval de Cádiz su referente inmediato. Mintz cuenta la rivalidad en el concurso celebrado en el cine Román de esta forma. Abajo adjunto el audio que grabó y sobre el cual se basó para escribir lo anterior.

Fin de la exposición Lo que el levante se llevó

Imagen
El domingo cerramos la exposición lo que "El levante se llevó". Era un reto una cuarta exposición de fotos sobre Mintz (además de otras que le han hechos otras instituciones) añadiéndole cartelas, vídeos y audios por cada uno de los 20 temas. Me parece que es el proyecto más grande a nivel local que nos hemos embarcado desde la asociación. Los medios y recursos que tenemos son limitados y la infraestructura necesaria era muy amplia.

El séptimo cielo

Imagen
Por lo que he escuchado entre la gente que entiende de carnaval estamos ante una de las comparsas que mejor suenan, que más acompasadas están. Ya lo eran en la época de Pepino y ahora con Paco Puerto han ganado aire de los puertos, de carnaval de la bahía. La presentación es espectacular, aprovechando las buenas voces flamencas que llevan y algunas cuartetas del popurrí tienen un ritmo y un compás que roza la excelencia.

Las fotos de los Sucesos. La familia Benítez Reyes

Imagen
En la primera foto un montaje. En el collage de la izquierda aparece la foto de bodas de José García Cruz y Dolores Benítez. A la derecha Bárbara Benitez Reyes, segunda de negro Juliana Reyes Estudillo, el niño Manuel Benítez Reyes en brazos de  su hermana Isabel, y Dolores Benítez Reyes.. Abajo, Barbara, Petrolina “Tolina la chata” y Francisco García Benítez. Faltan otros cuatro hermanos; María, José, Dolores y Manuel.

El romancero

Imagen
Dice la Wikipedia: “Al igual que el coro, el romancero es una agrupación genuina del Carnaval de Cádiz. En ella, una o dos personas cuentan una historia rimada ayudándose de un tablón donde se muestran dibujos relacionados con dicha historia, con el propósito de hacer reír al público”. Efectivamente el romancero es una agrupación que no es tradicional del carnaval benalupense pero este modelo se ha convertido en el que hace carnaval de la forma más parecida al tradicional. Me recuerda a Los niños llorones de Manolo Lago y Antonio Capita, salvando las distancia claro está.