headerphoto

Enlace matrimonial de Nicolasa Vela y Manuel Fernández

Tal día como hoy aparecía en el periódico madrileño La Correspondencia de España el recorte que voy a publicar y comentar.  A primeros de diciembre de 1920  se casó Nicolasa Vela Morales, la hija de Antonio Vela y Luisa Morales. No sé la causa exacta de que el hecho mereciera la atención del citado periódico madrileño, tal vez era publicidad encubierta previo pago o tal vez conocían a algún miembro del periódico o cualquier otro impoderable, lo cierto es que aparece  a modo de los enlaces de la aristocracia o la alta burguesía, costumbre que todavía perdura entre las élites sociales de España.




Nicolasa Vela era la hija de Antonio Vela y Luisa Morales, (matrimonio que a su vez se realizó de incognito por la procedencia menos ilustre de Luisa cuyos padres procedían de Algeciras y Gualchos, Granada), que pronto al heredar las propiedades y negocios de su padre Francisco se convirtió en la familia más poderosa de Casas Viejas de principio de siglo. Antonio y Luisa tuvieron cinco hijos; Juan (1984) Francisco (1987), José (1888) Nicolasa (1888) y Sebastiana (A esta le llamaban la Palma, “por esa manera de andar y moverse tan estirada”). Francisco murió muy joven y los otros cuatro iban a heredar las propiedades y el poderío social, económico y político de su padre. La boda se realizó en la iglesia provisional de la calle San Elías, propiedad de Antonio Vela y a ella, como se ve en el recorte, acuden los familiares más allegados de ambos clanes. 



Dice el recorte  “En Casas Viejas (Cádiz) han contraído matrimonio la Srta. Nicolasa Vela Morales y D. Manuel Fernández Pérez. El acto tuvo lugar en el oratorio de la morada de los Sres. Vela Pérez Blanco, bendiciendo la unión el párroco D. Manuel Barberá. Fueron padrinos el padre de la novia, don Antonio Vela Pérez-Blanco, y la madre del novio, doña Catalina Pérez Fernández, y actuaron de testigos los hermanos de la novia, D. Juan y D. José, y el hermano del novio, D. Rafael. Entre la distinguida concurrencia se encontraba doña Sebastiana Vela de Matute, doña Ana Barca de Vela, Doña Sebastiana García de Espina, Paquita Pérez y hermana, Carmela Barberá, Luisa Bernal, Luisa Vela Barca, Consuelo Vela Barca. De Cádiz llegaron en automóvil la madre del novio, su hijo D. Rafael y su esposa e hijo. Los nuevos esposos marcharon en auto a Cádiz. De Cádiz pasó la feliz pareja, a la que deseamos muchas felicidades, a Sevilla, donde han fijado su residencia”



Antonio Vela, con permiso de José Espina que había casado con una sobrina suya, era el mayor propietario de Casas Viejas. Aunque era también médico, nunca ejerció como tal y prosiguió los negocios de su padre. También estos negocios y propiedades pasaron a sus hijos. A su hijo Juan le donó en herencia la casa de la calle Nueva (hoy Rafael Bernal número 3) y diversas propiedades rústicas en la sierra, a José la casa de la Alameda (que luego se la vendió a Manuel Sánchez y Juan Pérez Blanco) y diversas propiedades en el extrarradio (el ensanche urbano del pueblo a partir de los setenta) y a Nicolasa las propiedades urbanas de la calle San Elías, las de la calle Fuentes, las del Patio de Cantalejo y la Orativa (cortijo Ahorrativo, aparece en los mapas de la época), también en el extrarradio. Todas estas propiedades luego pasarían a su único hijo José Fernández Vela “Pepito Fernández” y de ahí a sus herederos, salvo la Orativa que se vendió gran parte a Jesús Barberá. Estos herederos son los que más patrimonio urbano atesoran en la actualidad en el centro histórico. 



Cuando me tope con este recorte en el citado periódico de diciembre de 1920 me sorprendió que apareciera en un rotativo de carácter nacional. Y aunque, como ya dije, desconozco los detalles, parece claro que si algún enlace matrimonial que se realizará en Casas Viejas tuviera que aparecer en prensa nacional sin duda debía de ser de algún miembro de la familia Vela. La familia con mayor poder económico y social de las que residían en la década de los veinte (y mucho antes y mucho tiempo después también) en Casas Viejas.
Nicolasa es la primera de abajo por la derecha

0 comentarios: