headerphoto

Los primeros días de la Guerra Civil en Casas Viejas

En Casas Viejas no hubo Guerra Civil pero sí consecuencias de que el golpe de estado hubiera triunfado en la provincia de Cádiz. Un grupo de falangista formado en Medina visitan Malcocinado y Casas Viejas. Asaltan y expolian las casas de Pepe Suárez y Francisco Guerra en Malcocinado, queman y destruyen en Casas Viejas las dos sedes de los sindicatos, la de los anarquistas y la casa del pueblo y sede de UGT, que estaba en lo que hoy es el pub Pajarito, como le dice Juan Pinto a Mintz en el audio.



Este cuenta con todo lujo de detalles como asaltaron lo que hoy es el Pub Pajarito y como el dueño se quejó. El grupo según cuenta Pinto estaba liderado por Diego García de Alzugaray y según escrito de 21 de abril de 1936 del ayuntamiento de Medina a la falange de Medina pertenecían entre otros los hermanos Manuel y José Patiño, Manuel Núñez, Javier Álvarez, Arcadio Ávila, Jorge González, Nicolás Jiménez, Antonio Rojas y Antonio Vázquez. Luego comunican en el cuartel de la Guardia Civil que todos los que habían estado en la cárcel por los Sucesos se tenían que presentan en los cuarteles de Medina. Ante los acontecimientos los anarquistas y socialistas huyen en masa. 



Los últimos días de julio y los primeros de agosto de 1936 fueron de psicosis colectiva en Casas Viejas, como dice el juez instructor en el sumario de Julián Fuentes: “La causa de su huida parece ser el miedo, el que al parecer se apoderó de muchos en dicha aldea, ya que tenían como precedentes los sucesos del año mil novecientos treinta y tres”. Por eso la gran característica de la Guerra Civil en Casas Viejas no fueron los asesinatos, sino el miedo que generó las posibles represalias, el recuerdo de los sucesos. Isabel Vidal le cuenta a Mintz en este audio como venían vestidos “disfrazados” de falangistas, pero sobre todo el miedo creado en todo el pueblo. Por ello la huida de una buena parte de la población, que fue cualitativamente más importante que en el resto de los pueblos de alrededor. Sobre los muertos que hubo en estos primeros momentos hablaremos en otra entrada. 



Transcribo el audio: 
Juan Pinto.- Cuando vino la república en el 31 entonces fue cuando se sindicó el sindicato socialista. Y en seguida como había libertad se puso el otro que era anarquista. El socialista fue el primero. El del socialista se puso donde está hoy el bar. Cuando saltó el movimiento vino Alzugaray y le metió dos o tres culatazos a la puerta, para romperla. Y el amo le dijo hombre aquí tiene usted la llave, para qué hay que romper la puerta. Es cojo, se dio una vuelta y se metió en su casa. Como la casa era suya y el centro socialista estaba ahí. Y los fascistas, Alzugaray que era el amo de Charco Dulce, vino con la culata del fusil y le metió a la puerta para abrirla, llevarse los libros y coger lo que había ahí. Entonces le dijo el amo hombre aquí tiene usted la llave y no rompa usted la puerta y entonces se dio media vuelta y se metió en su casa, no vaya a que esta gente me vayan a hacer a mí algo malo. 
J.M.- Y la gente aquí tenía mucho miedo
Isabel Vidal.- Si mucho miedo y yo también. Yo me metía en mi casa, sea lo que Dios quiera, si quieren venir por nosotros…
J.M.- ¿y eran de los moros?
I.V.- No, españoles. Entraban con los fusiles. Se vestían con esas ropas. Ellos venían con el objeto a ver como estaba el pueblo, a ver si estaban asustados, o a ver si huían o charlaban. Se metían en las tabernas a ver si cuchicheaban… Venían un día sí y el otro también a ver como estaba el pueblo. Uff yo no me quiero acordar de los fascistas, a mi no me hicieron nada, pero yo me asustaba.
En la ilustración uniformes de la falange

elataquealsindicatosocialista.mp3

0 comentarios: