headerphoto

Los bandoleros

En 1963 la agrupación de Ángel Guillén salió por carnaval con el nombre de Los Bandoleros. Entre los componentes: Andrés “el Lito”, Manolito “el de la Calera”, Paco Ríos,      Paquichi González, Gaspar Zumaquero, Curro Cózar,  “Añe” (el director de la agrupación), Pepe “El Barbero” … En el libreto no aparecen el nombre de fiestas de carnaval, sino folklóricas benalupenses. Como ya hemos dicho otras veces, era la más culta de todas las agrupaciones, siguiendo el modelo del carnaval de Cádiz.



Como dice Mintz para el caso de los Turistas (agrupación que apareció tres años después) “Eran diestros peones de construcción, fundamentalmente albañiles, con algunos capataces de construcción y un oficinista de banco. Todos podían leer y escribir, y usaban una grabadora para ayudarles a dominar las letras.  El director trabajaba como dependiente en una tienda de tejidos. El compositor era un maestro de escuela”. Esa adscripción social, diferente a la de las murgas donde dominaban los jornaleros, nos ayudará a comprender mejor la agrupación.





Para entender las letras hay que situarnos en 1963, en plena dictadura de Franco, donde existía censura previa, ya que las letras pasaban por el alcalde y el cura. En este contexto el eclecticismo de las letras es evidente, ya que junto a temas clásicos en este autor como la independencia o la alabanza a la obra de las Lomas, aparecen temas políticos y sociales de diverso signo. Las dos primeras letras de carácter eminentemente político alaban a los principales personajes de la época. La primera es sobre “este plan formidable con las chozas miserables” que intentaría llevar a cabo la Diputación y que no se iba a hacer realidad hasta cerca de 20 años después. 
El Presidente
de nuestra Diputación
por ruegos de D. Nicolás
ha prometido que en Benalup
muchas viviendas
va a  edificar.
Acabará
este plan formidable
con las chozas miserables
y el abusivo alquiler.
Por fin los pobres 
vivirán como las gentes
en casa alegre y decente
sin nada ya que temer.
Como personas
que somos agradecidas
la gran obra conseguida
desde ahora se llamará
Barriada Alvaro Domecq
pues gracias a él
se levantará



La segunda copla va dirigida a Nicolás Vela . Este, administrador de las tierras de su familia y hermano del entonces vicepresidente de la diputación Antonio Vela, se va a convertir en uno de los políticos más importantes del segundo franquismo en Benalup. Aunque como alcalde pedáneo solo ejerciera un mandato a comienzos de la década de los sesenta. Fue concejal en Medina desde 1958 hasta 1987, excepto el periodo que va desde 1964 a 1969. Así lo elogiaban y pedían su reelección los Bandoleros en  1963 en un tono laudatorio, muy típico de la época..     
A ti, D. Nicolás hoy saludamos
y por tu obra al frente de la Alcaldía
con todo el entusiasmo felicitamos
brindándote del pueblo la simpatía
durante tu mandato se han realizado
mejoras que alabamos de corazón
pero por bien de un pueblo necesitado
debes seguir tu lucha con ilusión
sin interés
te has esforzado siempre por resolver
nuestros problemas
pues servir siempre al pueblo
ha sido tu lema
viviendas, calles y luz
son tantos a favor
ganados con paciencia
en dura contienda
con mucho tesón
por lo que afecta a las escuelas
tu obra será colosal
cuatro tienes ya construidas
y siete hay concedidas
que más se “pue” desear
como buenos benalupenses
te pedimos D. Nicolás
que cuando acabe tu mandato
de nuevo seas candidato
mejor que tú ¿quién lo hará?
Pero el alcalde de Medina, posiblemente motivado por el carácter reivindicativo y polémico de Nicolás,  va a elegir como pedáneo de Benalup a Salvador González y Nicolás Vela, pese a que siguió muy activo en la política local no volvió a ser alclade pedáneo de Benalup en otra ocasión. 



La tercera copla tiene un claro carácter social. Es una crítica a los propietarios que no permiten que los campesinos del pueblo hagan lo que han hecho toda la vida, aprovecharse de los recursos de la naturaleza para satisfacer sus necesidades. La denuncia no es por el proceso de apropiación de la tierra, sino porque ponga obstáculos a que entren en sus tierras a buscar espárragos, conejos, pajaritos, tagarninas…Se colocan en un punto intermedio entre los pobres y los propietarios, solicitando de estos últimos que se comporten como "cristianos". Dicen así:
Con sentimiento
porque son seres humanos
nos tenemos que lamentar
de que a los pobres
cuando están en paro
no se les deje su pan buscar.
Los propietarios
debieran tener en cuenta
que es una cosa muy cruenta
ver los hijos sin comer
y conceder
que aquellas cosas creadas
y por Dios al hombre dadas
se pudieran recoger.
Solo pedimos
que se porte como hermanos
si es verdad que son cristianos
y que tengan caridad
ayudando según manda Cristo
a “to” el que se encuentre
en necesidad.

Pero la parte más crítica y ácida de las letras de Los Bandoleros, como era habitual en Angelín, se las reservaba para Medina Sidonia y la ansiada independencia. 

0 comentarios: