headerphoto

Melchor Rodríguez "El Ángel Rojo"

Los Sucesos de Casas Viejas son la tragedia de la Segunda República y uno de los acontecimientos más mediáticos de la Historia Contemporánea española. Casas Viejas es lo que es en el cine, la literatura, la historia, la prensa, el teatro, la fotografía…. por muchas cosas. Por el intento de uno de aprovechar los Sucesos para acabar con la coalición republicano socialista en el gobierno, por el deseo de otros de no asumir ningún tipo de responsabilidades políticas y que no les repercutiera en su carrera política, por las películas que hay sobre los hechos, por las fotografías que se hicieron sobre estos hechos, constituyendo una de los primeros affaire mediáticos del siglo XX, por los distintos posicionamientos periodísticos, por las distintas obras de teatro que se han hecho, por las distintas escuelas y metodologías historiográficas que han abordado los Sucesos…y por los personajes relacionados con ellos. De tal forma que casi todos los personajes relevante de la Segunda República y Guerra Civil tuvieron, de una manera u otra, algún tipo de relación con Casas Viejas. 

Melchor Rodríguez y su madre en Sevilla. Antes de partir el primero a Casas Viejas



Un ejemplo el personaje que voy a tratar hoy, Melchor Rodríguez García, alias el Ángel Rojo. Melchor Rodríguez tomó gran parte de la relevancia que hoy le reconocemos por su labor en la Guerra Civil. Delegado especial de prisiones de la II República española fue un anarquista sevillano que salvó la vida de numerosas personas del otro bando. Consiguió imponer el orden en la retaguardia republicana, parando las sacas de las cárceles, los paseos y los fusilamientos, llegando a detener la represión en Paracuellos y la cárcel Modelo de Madrid. Finalizada la Guerra Civil, por su participación en el bando republicano fue sometido a varios Consejos de Guerra, salvo la vida porque muchas personalidades del régimen franquista testificaron a su favor, dejando claro su participación para la vida de muchos de este bando. "Se puede morir por ideas, nunca matar por ellas" es una de sus frases más conocidas.



Pero su contacto con Casas Viejas aparece en 1933, con los Sucesos. Una vez ocurridos estos se traslada a Cádiz, para intentar conseguir la libertad de María Silva Cruz, la libertaria, en prisión. Él era el responsable del Comité nacional pro-presos de la CNT y como tal intenta conseguir su puesta en libertad. Allí entra en contacto con el que luego sería el compañero de esta Miguel Pérez Cordón. En esta época destaca por sus feroces artículos periodísticos contra la coalición republicana-socialista en el gobierno y su actuación en la represión de enero en Casas Viejas.



Pero este no sería el único contacto con la pareja. El 26 de noviembre de 1933 es el encargado y presidente del mitin que la CNT organiza en el Cine Europa de la calle Bravo Murillo en Madrid. Es él encargado de presentar la intervención de María Silva en dicho mitin. Hay lágrimas de emoción cuando Melchor habla y cuenta la historia de una chiquilla, hoy ya mujer, que escuchaba las enseñanzas del viejo carbonero Francisco Cruz, Seisdedos, que como un apóstol sembraba las ideas en Casas Viejas, un pueblo andaluz como otros sometidos al feudalismo de los caciques señoritos y los curas. Después le cede la palabra a María. Tras unas breves palabras María rompe a llorar, entonces Melchor Rodríguez vuelve a coger la palabra y cierra el mitin leyendo lo que María llevaba preparado, que posiblemente se lo había hecho su compañero Miguel Pérez y terminando recordando la necesidad de seguir luchando ante tanta represión del gobierno. 

0 comentarios: