Los incendios en las chozas

Foto Mintz

El debate sobre que marca más en la vida de una persona si la genética o el medio ambiente en el que se forma tiene su paralelismo en el grado que influyen las condiciones económicas en los accidentes que ocurren. En la prensa digital podemos rastrear los incendios que ocurrieron en Casas Viejas a finales del siglo XIX y principio del siglo XX. A través del análisis de algunos de estos recortes podemos caracterizar este tipo de accidentes. 



Foto Mintz
Debido al material del que están realizadas y a la facilidad de ser pasto de las llamas, los incendios se propagan de unas a otras rápidamente. Este es el caso de este incendio que aparece en el Correo Militar de fecha 27-8-1889 donde ardieron 11 chozas:“Casas Viejas.- Por el cabo segundo Andrés Cobos Lobos y guardias Antonio Martín Morales, Antonio Díaz Martín, Sebastián Soto Ruiz, Constantino Suárez Meilán y autoridades locales, ha sido apagado, después de muchos y penosos trabajos el incendio que el día 9 del presente mes se declaró en las dehesas Mesas Bajas  y Espartina, y salvadas de una muerte segura dos mujeres con siete criaturas que se hallaban en una choza de las 11 que fueron pasto de las llamas”. En la Correspondencia de Cádiz el 16-8-1905 menciona el material del que están realizadas: “Por la guardia civil de Casas Viejas se da cuenta de un incendio habido en una choza denominada “Castañuela” en la que habitaba Francisco Silva Lara, salvándose de las llamas todo el mobilario, ropas y demás enseres que en la misma existían, quedando la referida choza completamente destruida. El fuego fue casual”. Si el fuego se produce en tiempo atmosférico donde domina el viento de levante la propagación está asegurada. En el Correo de Cádiz 12-5-1920 se puede leer: ”En Casas Viejas, en una choza propiedad del vecino José Gómez Gutiérrez, se declaró un violento incendio a la tres de la tarde del día 8, no pudiéndose sofocar debido al fuerte viento reinante, propagándose a otra choza y a una casa de la calle Polavieja también de la propiedad del Gómez. El fuego fue extinguido a las ocho de la noche, salvádose los muebles de los vecinos y no ocurriendo desgracias personales. Se quemaron diversos instrumentos de labranza que se encontraba en la choza, varios aparejos de caballería y una yegua. Las pérdidas se calculan en 4.225 pesetas y el hecho se cree ha sido casual”

Foto Mintz



Al contrario que ocurre con los incendios de los campos que suelen ser intencionados y responde a la conflictividad laboral, los incendios de las chozas se producen casualmente, o mejor escrito, no son quemadas adrede. Lo podemos ver en la noticia del Guadalete el 15-10-1890: “El día 9 en Casas Viejas se prendió fuego casualmente a una choza donde dormía tranquilamente su dueño, que pudo salvarse de ser paso de las llamas por un milagro. Las pérdidas materiales se calculan en 250 pesetas”.



La quema de la choza implica su destrucción y también la pérdida del mobiliario interior. Esto se puede ver en la noticia del Sol de 20-9-1922: “En la aldea de Casas Viejas se incendió una choza. Se quemaron muchos enseres, valorados en 500 pesetas”. Pero además también eran muy frecuentes las pérdidas de vida humanas. En el Noticiero de Cádiz el 4-7-1923 se dice: “En las proximidades de la aldea de Casas Viejas un incendio destruyó tres chozas; en una de ellas pereció un pobre hombre llamado Ramón Servant, de 60 años de edad, natural de Vejer, dueño de un ventorrillo y de la choza destruida. Se ignoran las causas del siniestro y para exclarecerlas hace diligencias la Guardia Civil”.

Foto Brey



La mayoría de estos incendios de chozas que aparecen a finales del siglo XIX hasta el primer tercio del siglo XX se localizan en el tramo urbano que se extiende por la Calle Nueva, parte septentrional de la calle Medina y calle Benalup.  La zona que hace de ensanche urbano acogiendo a todos los jornaleros que bien proceden de Medina o sopacas de la serranía de Ronda y establecen su choza en Casas Viejas. En  la Vanguardia de Barcelona un 16-5-1931  decía: "A la una de la tarde, en la casa número 40 de la calle de Medina, del pueblo de Benalup, se incendiaron varias viviendas que fueron destruidas por las llamas, quedando numerosas familias pobres sin albergue. Las pérdidas ascienden a unas 15.000 pesetas. Se ha organizado una suscripción en favor de los damnificados". El número 40 de la calle Medina corresponde al entramado de chozas que había entre esta calle y la calle Nueva, donde las familias Cruz, Lago, Montiano establecieron sus chozas. Dos años después ardieron dos caserones en esta misma zona pero estos de forma intencionada.

Foto Mintz


Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV