headerphoto

La opción por el colectivismo de Pepe Pareja

Pepe Pareja había nacido en 1888 el 14 de marzo. Como esta entrevista se realiza el 22 de mayo de 1966 tenía 78 años cuando le habla a Mintz sobre el colectivismo. Es el primer campesino de Casas Viejas que le habla, sabiendo perfectamente lo que dice, sobre las ideas libertarias.  Sus ideas son un compendio de la tradición anarquista campesina de todo el siglo XX. Era la primera vez que Pepe habla para Mintz, con el tiempo se convertiría en su maestro, Cicerone y confidente. Dice Mintz en Los anarquistas de Casas Viejas: "Las observaciones de los campesinos acerca de los esfuerzos naturales por cooperar -el hormiguero y la colmena- reforzaron el axioma anarquista: la supervivencia dependía de su colaboración en el trabajo". En este audio Pepe Pareja habla sobre el colectivismo y nos recuerda al anarcolectivismo al proclamar que: “Un parcelista individual se lo come la miseria. Individual ni para comer. Ni pa comer en una mesa sólo sirve uno”.



Las razones por las que Pepe considera que el colectivismo es la mejor manera de organizarse para trabajar la tierra son de índole funcional o práctica: “ Las operaciones de la tierra llega la hora que tiene su tiempo prefijado para hacer todo lo que necesita de hacerse para criar las plantas y una persona sola se le pasa el tiempo y no lo puede hacer. Así es que se reconoce que para hacer producir la tierra con todos los preparos correspondientes de motores y de todo lo que se necesite es en colectividad. Un conjuntivo de todo el personal y cada cual que vaya desempeñando arreglado a sus facultades mentales y manuales. Aquel más débil por naturaleza, también tiene su empleo, ya en cualquiera cosa más simple que sea más llevadera y el más fuerte se pone en aquello que se necesita esa potencia”. Pero hay un segundo tipo de argumentos para su opción por el colectivismo, se trata de  razones de tipo moral, más importante, si cabe, que las primeras. Concluye Pepe Pareja: “Tratándose como hermanos, que no existe el egoísmo, sino todo con aquella fe y voluntad de hacer producir lo que necesitamos para la nutrición”. Para la tradición anarquista campesina el egoísmo era lo que caracterizaba al capitalismo y más en concreto a los latifundistas del campo andaluz. En eso coincidían con los marxistas, pero en otros puntos chocaron. Hasta tal punto fue así que los colectivistas de Mijail Bakunin fueron expulsados de la Primera Internacional por las discrepancias con Marx, sobre todo en lo referente al papel del estado y a la necesidad de la acción directa. Este enfrentamiento entre el marxismo y el anarquismo ha sido una constante histórica y en Casas Viejas ha habido muchos ejemplos de ello.

0 comentarios: