El ninguneo a las víctimas de los Sucesos de Casas Viejas. La utilización política. 2




La politización de los Sucesos y su utilización partidista está en la base del ninguneo a las víctimas y a la población de Casas Viejas, pero también en su presencia en los medios periodísticos, historiográficos, políticos… desde 1933 hasta la actualidad. Los Sucesos han tenido y tienen la repercusión obtenida en gran parte por este intento de resolver con el pasado problemas del presente.



Los Sucesos se convirtieron en el arma arrojadiza política de la Segunda República, en un instrumento de  crispación. Los Sucesos quedaron en la memoria colectiva de los españoles por la polémica política surgida, como dice Josep Fontana. Casas Viejas pasó pronto de ser un asunto público, a convertirse en la “tragedia” de la II República, pero también en “mito y leyenda”. Dice José Luis Gutiérrez Molina en el citado artículo: “La politización de los procesos fue una constante. Cuando un suceso traspasa el ámbito particular para convertirse en un asunto colectivo se suele rebajar la presencia de los directamente implicados…. Así que la “razón de Estado” y la “crónica de la insidia” fueron, y siguen siendo en gran medida, los protagonistas de lo ocurrido en Casas Viejas… Para quienes participaban de este combate, de uno y otro lado, no interesaban los muertos y vecinos de la población… Un asunto ante el que se toman posiciones decididas, a favor o en contra de una u otra visión. Los hay que defienden, hasta el punto de considerar a Manuel Azaña casi tonto, la versión gubernamental dando por verdades de fe sus declaraciones públicas, discursos parlamentarios o declaraciones judiciales. Como quienes consideran, igualmente falsas desde el principio, todas aquellas otras que las contradigan” 



Casas Viejas se había convertido en la excusa perfecta de la derecha y la izquierda radical para atacar a Azaña. Tras los Sucesos la oposición de la derecha tiene un doble objetivo. Por un lado, procurar romper la alianza republicano socialista y de otro lograr la unión entre el partido radical y las demás fuerzas de la derecha. Los Sucesos se convierten en el tema central de las elecciones que habían forzado toda la oposición. Lograda la victoria en noviembre del 33, durante el bienio conservador continuaron arrojándole la sangre y la tragedia de los Sucesos a Azaña, pues era considerado como el único político capaz de unir a toda la izquierda y arrebatarles el poder. La coalición republicano-socialista y Manuel Azaña al frente intentan que los Sucesos le afecten políticamente lo menos posible, lazando balones fuera siempre que es necesario. Para unos y otros, en el fondo, las víctimas en una cuestión secundaria. 



Dice Gerard Brey “suscitaron en las Cortes y subsiguientemente en la prensa que reproducía o resumía y comentaba los discursos, apasionados debates y solapados ataques, que acabaron por debilitar aún más la coalición formada por republicanos de izquierda y socialista… La matanza de Casas Viejas y la conducta del Gobierno en aquel asunto, fueron por supuesto instrumentalizados por unos y otros durante la campaña electoral… El recuerdo de Casas Viejas, la transformación en contra-lemas electorales de las fórmulas “ni heridos, ni prisioneros” o “tiros a la barriga”, contribuyeron no poco al masivo abstencionismo popular y al triunfo electoral de los partidos conservadores”. En el juicio de mayo de 1934, estando la izquierda ya en la oposición, la verdad de los hechos o las victimas también fueron ninguneados. Un ejemplo paradigmático es que entre las muertes de los campesinos por la que se condenó a Rojas se incluyera la de Rafael Mateos Vela, cuando había ocurrido estando este todavía en Jerez. Otro la relevancia y fama que adquirieron frases como la  de “tiros a la barriga”.



En la guerra civil, como ya veremos en otra entrada, los Sucesos también fueron utilizados políticamente, saliendo gravemente perjudicados las víctimas y los que habían participado en ellos. Luego Franco los quiso borrar del mapa, como si nunca hubieran existido, haciendo desaparecer hasta el topónimo de Casas Viejas, una vez amortizados y utilizados contra la España republicana. Instalándolos en  lo que Josefina Cuesta llama "la cultura del desaparecido". Todavía se recuerda en la memoria colectiva de los casaviejeños como en las familias no se hablaba del hecho o como en el ámbito militar la “leyenda de Casas Viejas” tuvo grandes connotaciones revanchistas y su significado caía directamente en aquellos jóvenes de la localidad que hacían el servicio militar durante tres largos años, bajo las órdenes de superiores que entonces más que nunca, utilizaban el topónimo  de “El casas viejas” para marcar los días del recluta. El atraso y la dependencia de Benalup Sidonia en el franquismo también tenía relación con los Sucesos. Nicolás Vela, concejal independiente por Benalup en el Ayuntamiento de Medina, en el pleno del 13 de mayo de 1982, hablando de la segregación, dijo: “Demasiada nobleza la de este pueblo, después de haber estado reprimido durante tantos años, excepcionalmente por aquellos tristemente Sucesos de Casas Viejas,  de lo que hasta el último momento bien se estuvo aprovechando Medina”
El Mundo 3-11-2005



En la transición, el enfrentamiento político y las polémicas públicas en torno a los Sucesos no desaparecieron. Los Sucesos han seguido siendo ese oscuro del deseo de muchas formaciones políticas y económicas, aún mucho tiempo después de haber ocurrido. Esa explosión contra el poder establecido y su severa respuesta en forma de escarmiento en medio del laberinto español de los treinta sigue atrayendo a mucha gente y por tanto es susceptible de ser utilizados. En esas circunstancias era muy difícil que se insertaran de una forma tranquila y pacífica en nuestro acervo histórico y cultural. Dice un viejo proverbio que cuando dos elefantes luchan la que sufre es la hierba que pisan. El Santo en la comparsa del Dornillo del 2006 decía:
Nos borran del mapa con Franco
y nos ignoran derecha, izquierda
y los anarquistas
vienen solo pa recordarnos
que nuestros muertos son patrimonio
de su exclusiva.
Se notan todos invitados
en el banquete de ese pastel



Recordemos los casos de 1991 cuando desde el pueblo se intentó integrarlos en el proyecto Benalup 2000 o en el 2005 con la polémica del Hotel Libertaria, primero, y luego Utopía. De aquel affaire y como resultado de las presiones del mundo sociológico anarquista el Ayuntamiento compró al propietario del hotel una parcela donde se ubicaba parte del casarón de Seisdedos. Se creó la Fundación Casas Viejas 1933 y empezó a gestarse el proyecto de la realización de un centro de la memoria, llegando a construirse el edificio donde iría albergado dicho centro. Con la crisis económica y los cambios políticos el proyecto se paralizó. Pero en enero del 2014, la Diputación Provincial, dirigida en ese momento por el PP, anunció la realización y conclusión de un “espacio conmemorativo de las víctimas de los Sucesos de Casas Viejas”. Parece que  la Fundación Casas Viejas 1933 está coordinando los contenidos de este espacio conmemorativo. Esperemos que por una vez, ojalá que sirva de precedente, el PP, que rige la Diputación, y el PSOE, que lo hace en la Fundación y en el Ayuntamiento, le den prioridad a los intereses generales, sobre los partidistas y particulares. A ambos se les ha presentado una gran ocasión, calva dicen que la pintan, para demostrar que están a la alturas del momento histórico y utilizando un símil, que ellos  utilizan mucho, saben leer el partido. Nos encontramos en un momento especial de desarraigo, hartazgo y desencanto hacía la cosa pública. El momento actual exige la participación de lo diferente sin pretensión de homogeneizarlo. Es la revalorización de la diferencia lo que están imponiendo los tiempos nuevos, es el protagonismo absoluto y central de las víctimas de Casas Viejas lo que exige este espacio conmemorativo. 


El ninguneo tradicional sufridos por las víctimas, la utilización política hasta la fecha y el nombre del centro  (“Espacio conmemorativo de la memoria de las víctimas de los Sucesos de Casas Viejas") se  merecen que en este centro los auténticos protagonistas sean ellos. Decía  Lucien Febvre, que el pasado no es relevante en sí mismo, sino según los problemas que a través de él se quieran resolver. Opino que este espacio conmemorativo no debe venir a zanjar ninguna polémica partidista, sino el menosprecio, la relegación y la marginación tradicional a la que han sido sometidas las víctimas de los Sucesos de Casas Viejas. Sobre todo si tenemos en cuenta que la perspectiva desde la que tenemos que abordar estos hechos es la local, pues el centro va a estar la calle Nueva de Benalup-Casas Viejas. El ninguneo tradicional y la preponderancia de los intereses partidistas  llevan ya cerca de 81 años.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV