Al rico acuífero

Tal día como hoy, pero de 1927, un tal FRANC escribe en El Noticiero Gaditano un artículo de opinión en el que habla sobre Casas Viejas. En la introducción plantea que como se está hablando del problema del abastecimiento de agua potable de la ciudad de Cádiz a él le ha venido a la memoria la existencia de un molino hidráulico en Benalup de Sidonia, (como hace poco tiempo que se le ha cambiado el nombre, entre paréntesis aparece el tradicional Casas Viejas). 



Así dice: “Escuchando hablar de diferentes medios de aumentar la cantidad de aguas que llegan a la ciudad, acude a mi idea, haber visto en el camino de Benalup de Sidonia (Casas Viejas) un molino, desde luego de escaso rendimiento, movido por fuerza hidráulica”. 



En el planteamiento o desarrollo del artículo argumenta que debido al acuífero que hay debajo de las mesas de esta zona la riqueza de agua es abundante, manifestándose en la existencia de molinos hidráulicos que sirven para moler trigo en maquila y para ser utilizada por los vecinos para el uso doméstico.  De hecho, un año antes José Vela Morales había aprovechado uno de estos molinos para además de moler trigo compaginarlo con la producción de electricidad por la noche. En efecto, el hecho de situarnos en una mesa ha posibilitado la existencia de riquísimos mantos acuíferos que afloran en fuentes o cursos fluviales como en los casos de Cucarrete, en el oeste, Los Badalejos al norte, en la dehesa de Benalup o en el propio Casas Viejas. En Casas Viejas, además de cuatro molinos (fábrica de la luz, el del Capataz y los dos de Luna) y los correntines de agua, hay que citar las fuentes y las huertas, de hecho en torno a la dehesa de las huertas apareció el poblado disperso bajo dominio musulman, en la Alta Edad Media. 



"Este molino, en el cual no se ha tratado de aumentar la fuerza, sino que se aprovecha solo la natural, demuestra la existencia de yacimientos, que viniendo de las llamadas mesas de Casas Viejas, se filtran y vienen a perderse en esa parte del camino vecinal, produciendo la fuerza que alimenta aquella pequeña industria. Esos mismos yacimientos, son sin duda los que dan al indicado pueblecito de Benalup de Sidonia, una abundancia de aguas por todas sus calles, que permite no tener necesidad de acumular en vasijas cantidad alguna del precioso líquido, sino que corre libremente permitiendo surtirse para todos los usos, sin limitación.



Esta “abundancia de aguas por todas sus calles”, como dice el artículo es la que va a singularizar a esta población dándole una originalidad y unos usos y aprovechamientos en torno al agua (hortelanos, molineros, correntines…) característicos. Pero el artículo no se ha escrito para poner de manifiesto esto o que el hecho de que las aguas circulen libremente denota la ausencia de canalizaciones y madronas que crean problemas de salubridad al pueblo. Este texto argumentativo tiene otra finalidad. Esta aparece en la conclusión en forma de pregunta. 



“¿Podrían estudiarse esos yacimientos de agua potable que solo distan de la capital unos cincuenta kilómetros?
Es seguro, que cuando los técnicos no han pensado en esta zona de producción, se deberá a no ser viable traer aguas de aquellos sitios, más por si acaso ¡allá va!
Perdone el municipio y perdone el lector que llegue al fin de estas líneas, para el cual será toda mi gratitud”



Al final pide perdón al pueblo, a Benalup de Sidonia, me imagino por pretender utilizar estos ricos recursos para la capital y no fijarse en las potencialidades que para el mismo pueblo tiene. En la actualidad los molinos de agua han desaparecido, las aguas han sido canalizadas y hay madronas y saneamientos por todas las calles. No obstante, la riqueza del acuífero sigue estando ahí y sus potencialidades turísticas y agrarias siguen siendo enormes, haría falta que alguien se fijara en ellas con intención de aprovecharlas para el pueblo, no para la capital o gente de fuera, cosa que no solo le ha pasado exclusivamente a este periodista que firma como FRANCH.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV