headerphoto

11.- La plaza del Pijo. Música Jesús Vela


Este es el penúltimo post de la serie musical que Jesús Vela ha hecho sobre Casas Viejas. En todas las estaciones por las que ha pasado hay un poco de pasado, otro de presente y futuro y mucho de Casas Viejas. En la composición musical sobre la plaza el Pijo esas características se acentúan. 




Las ciudades, y por tanto, los barrios, las calles, las plazas... son entes vivos, que van sufriendo transformaciones a lo largo del transcurrir del tiempo. El entorno de lo que hoy es la plaza del Pijo es un buen ejemplo de ello. Esta plaza era en sus orígenes el segundo centro en importancia del pueblo, actuando siempre a rebujo de la Alameda. Allí estaba la iglesia, el cuartel y las casas de la elite social del pueblo. Era el centro del pueblo. En sus aledaños, a través de la calle San Juan,  se fue formando una plaza, que daba entrada al pueblo y que pronto se especializaría en funciones comerciales. Constituía el lugar de llegada, razón por la que allí se ubicaban los establecimientos que se dedicaban a la venta de productos, unos con carácter ambulante, otros permanente Allí se instalaría a partir de 1929 oficialmente la plaza de abastos, también la oficina de arbitrios, la casa del médico y la escuela. Estos usos que empezarían a tomar fuerza con la Segunda República se consolidaría con el franquismo.  



Será con la transición, al igual que el pueblo en general, cuando empiecen las grandes transformaciones. Progresivamente va perdiendo los usos administrativos y son sustituidos por los propios del ocio. La escuela es sustituida por la caja de ahorros y después por un establecimiento de copas. Se construye un ayuntamiento nuevo en las Canteras y se hace un ambulatorio en el cañuelo, que luego pasaría a la Orativa. En la plaza se construye una fuente con un niño, del cual sale un chorrito de agua a través de su "penecito". Paco Ríos,en un memorial cuplet le pone nombre al lugar: "La plaza del Pijo". Mas tarde, a finales de los noventa, se hicieron las obras que le dan el aspecto actual, convirtiéndole en un lugar de ocio y expansión de los benalupenses. De hecho, en la actualidad, es el lugar que más concentración de bares presenta. Ni que decir tiene que la plaza del Pijo ha sido y tiene que seguir siendo uno de los lugares más importantes del pueblo, sobre todo, si consolida, dentro de la multifuncionalización del mundo rural actual, la importancia del turismo para nuestra economía local.




Pero  decía al principio que esta plaza tiene mucho de Casas Viejas, que participa de sus características. Aunque popularmente se llama Plaza del Pijo, porque así se lo puso con un cuplet Paco Ríos oficialmente ese no es su nombre. No aparece en los estamentos oficiales como tal; el aparato reproductor y urinario masculino no tiene la categoría como para llevar el nombre de una plaza, aunque popularmente lo haga. Esa diferencia entre lo real y lo oficial es muy propia de Casas Viejas. Es ese alejamiento característico entre lo que debería ser y lo que es. En segundo lugar, las distintas remodelaciones han hecho que desaparezcan todas las huellas de su pasado. Son las fotografías las únicas que nos recuerdan que aunque aquí no hubiera habido iglesia, ni casas señoriales, ni cuartel… este lugar también tuvo su historia y también paso el tiempo. Ese paso del tiempo, ese carácter popular por los cuatro costados y esa omnipresencia en la vida diaria del pueblo es lo que Jesús Vela retrata en su composición musical para piano sobre la Plaza del Pijo. 

0 comentarios: