headerphoto

Supuesto rapto

Representación del rapto de Europa en una pintura romana hallada en Pompeya
Ya sabemos que los periódicos son una de las fuentes más utilizada para los historiadores ya que permiten conocer la época estudiada, aportando datos y características muy valiosas para entender una sociedad en un momento concreto. Pero, las noticias que aparecen en los periódicos, lo mismo que ahora, deben ser filtradas e interpretadas a la luz de muchas circunstancias. El caso que les traigo hoy puede ser un caso paradigmático. En teoría una madre denuncia que han raptado a su hija. El titular ya nos da algunas pistas al anteponer al sustantivo “rapto” el adjetivo de “supuesto”. El análisis de la noticia y el conocimiento de las costumbres antropológicas de la época nos permitirán entender la noticia del Noticiero Gaditano el 5-1-1928.





SUPUESTO RAPTO
A las 12 y 45 de hoy comparece en la Comisaría de Policía la que dijo llamarse Milagros Cantero San Juan, de 59 años, viuda, del Puerto de Santa María y domiciliada en Cádiz en la calle San Félix número 11, manifestando que tiene una hija llamada María Casas Cantero, de 17 años, soltera, natural de Medina Sidonia, la cual salió ayer mañana con ella, acompañada de su novio llamado Esteban Real Fernández, de 20 años y al llegar los tres unidos a la calle Feduchi esquina a Columela, se separaron de la compareciente, sin que haya vuelto a saber nada de su hija ni del novio.
Que su hija prestaba servicio como criada en casa de D. Manuel Galán del Pino, que habita en la calle José del Toro número 17, y que en dicha casa le dijeron, que en todo el día de ayer no había aparecido por dicha casa, aunque sí la vieron por la mañana temprano de ayer en la puerta de la casa, acompañada de su novio…
Ayer por la mañana muy temprano se personó en casa de su novia, muy compuesto, y diciendo que tenía que ir a San Fernando; sospechando la denunciante que su hija y el novio se hallan juntos en esta o caso contrario es probable hayan marchado a la aldea de Casas Viejas, porque allí tienen su hija una hermana llamada María. 
Al llegar a su casa la Milagro Cantero notó la falta de unas 16 pesetas que su hija tenía guardadas en una alcancía, cuyo importe se lo había dado el novio en diferentes partidas sospechando que la dicha joven haya sido raptada por el novio”



Aunque formalmente el periódico da cuenta de una denuncia de una madre ante la desaparición de su hija (la relación con Casas Viejas es evidente en el hecho de que posiblemente naciera allí, aunque diga Medina, los apellidos Casas Cantero son casaviejeños, en la calle José del Toro tenía su residencia gaditana la familia Espina García, aquí vivía la hermana de la supuesta raptada...) en realidad estamos ante la vieja tradición denominada “rapto” o “llevarse a la novia”. La costumbre consistía en que los dos novios se marchaban de la localidad donde residía la novia, con el consentimiento de esta, para evitar algún obstáculo que se había presentado para consumar la unión. Estas dificultades podrían ser económicas, porque no tuvieran dinero para celebrar los actos, sociales, por que una de las dos familias se opusiera a la unión por las diferencias de clase (en el archivo parroquial de Benalup aparece sobre Antonio Vela "casado de secreto en esta aldea” con Luisa Morales,) o de otro tipo, o religiosas, porque la mujer se hubiera quedado embarazada… El acto consistía en irse a otra localidad a pasar más de una noche juntos y como se suponían que así perdía la virginidad la mujer, luego debían legalizar la unión, bien religiosamente o consuetudinariamente.



Pitt Rivers, en “Los hombres de la Sierra” (1971) dice: “Sucede a veces que los jóvenes novios quieren forzar la boda, por lo que se escapan juntos. Luego se establecen en una casa del pueblo, perteneciente en muchos casos a los padres, que viven en una casa del campo, allá en el Valle. Algunas veces los padres de la muchacha insisten en recuperar a su hija” Al día siguiente, la pareja visitaba a los padres de ella y éstos mostraban su enfado, tanto en privado como en público, "para que los vecinos se enteraran ya que si el hecho no tenía el componente de publicidad, el rito no tenía validez". Aunque los familiares expresaban su disgusto, esta escenificación era más aparente que real. Muchas veces el disgusto llevaba a expresarse en forma de llanto por la familia ante "la deshonra" que significaba no casarse "de blanco y por la Iglesia" que asemejaba los duelos por la pérdida de algún familiar.  Con los padres paternos solía haber menos problemas.




La costumbre de "llevarse a la novia", un tradicional fenómeno en las zonas rurales españolas se ha ido perdiendo a consecuencia de evolución social y económica y el papel de la mujer en la sociedad española. En las zonas rurales españolas ha permanecido hasta los años ochenta y en algunos casos hasta los noventa. En Benalup, un pueblo de interior pero con mentalidad en muchos aspectos de uno de costa, empezó relativamente pronto a desaparecer. Antes de la llegada del franquismo y la vuelta del tradicionalismo más ortodoxo, menudeaban las uniones libres y los matrimonios consuetudinarios. La razón está en la importancia del sustrato ideológico anarquista. Dice Punset: "El anarquismo es la base de la corriente del pensamiento a la que estamos apuntando. Proudhon en Francia; Bakunin y Kropotkin en Rusia; William Godwin en Reino Unido, y Ricardo Mella en España. La realidad es que nunca hubo sociedades anarquistas, es decir, dirigidas con métodos anarquistas. El anarquismo aspiró siempre a una mezcla entre el orden y la espontaneidad". En la actualidad, estamos asistiendo a una revolución en el rito del matrimonio;  las uniones por el rito católico ya no son mayoría. Las uniones  tipo "amor libre" de las que fueron vanguardistas los anarquistas que se caracterizaban por la ausencia de trámites burocráticos y administrativos para la convivencia están menudeando. La flexibilidad, la apertura y la libertad también están llegando a las uniones entre personas para formar una familia.

0 comentarios: